Archive for: noviembre 2013

Cuba en 3D

Cuba en 3Dcuba-en-3dPor: Harold Cárdenas Lema

“Y el cuervo dijo: nunca más” 

Edgar Allan Poe

Cuba ha cambiado mucho en los últimos años, la isla que durante mucho tiempo estuvo suspendida en el tiempo, además de sobrevivir ha comenzado a moverse. Hay situaciones que ya no pasan inadvertidas y dinámicas que no funcionan igual. Por eso, cuando el Estado anuncia el cierre de las salas de juego y los cines 3D, la respuesta que recibe es una desaprobación general.

Ya no basta con gobernar a nombre del pueblo y por sus intereses, los políticos deben recordar qué significa gobernar con el pueblo, teniendo en cuenta su opinión y utilizando canales más transparentes de los que utiliza nuestro Partido para medir los estados de opinión. Las redes sociales y los blogs pueden ser uno de estos mecanismos, pero hacen falta más porque los empoderados de las nuevas tecnologías siguen siendo pocos. En fin, quien haya estado conectado estos últimos días habrá sido testigo de las fuertes críticas que se han hecho a la nota informativa publicada en el Granma el pasado sábado.

Lo primero que habría que preguntarse es si este es realmente un tema tan prioritario, mientras nos dedicamos a debatir sobre cine hay muchas cuestiones más emergentes que laceran al país y sin embargo no aparecen en las portadas de nuestros periódicos, ni provocan medidas tan inmediatas.  Como la corrupción en las grandes empresas o la indisciplina social generalizada en tantos y tantos aspectos de la sociedad.

Más información

¿Está preparada Cuba para un millón de blogs?

Por Claudio Pelaez Sordo
La respuesta es sí. Así que, amigo lector, ya no tiene que seguir leyendo este post. Si lo desea puede cerrar esta página y continuar rumbo en Internet. Pero como “porque sí” no es una respuesta le doy a continuación mis razones.

Cuando me situé por primera vez frente a una computadora fue en mi escuela primaria Ignacio Pérez Zamora. Allí me divertía muchísimo animando las imágenes prediseñadas del Power Point. Ni Walt Disney me hacía competencia. También los softwares educativos ocuparon parte del tiempo.  Recuerdo aquel para aprender ortografía cuya misión consistía en liberar a una princesa llenando con la letra correcta varias palabras; si se cometía un error una voz gruesa muy retadora decía: “La princesa sigue en mi poder”. Fue de esta forma que desarrollé ciertas habilidades computacionales. De otra manera hubiese sido imposible.

Aunque los turnos de computación se tornaron los más irregulares desde la primaria hasta la universidad, ya fuera por la falta de profesores o por la escasez de recursos tecnológicos, no se puede negar que lo aprendido sirvió para conocer otras herramientas que no formaban parte del plan de clases. Más información

A %d blogueros les gusta esto: