Cuba es un ejemplo a nivel mundial de los Derechos Humanos

Tomado de La Cachaza

por Lis García

Lis y Ofelia

La Reverenda Doctora Miriam Ofelia Ortega Suárez, una personalidad del mundo religioso cubano, reseña sus valoraciones sobre la labor que realiza nuestra Isla a favor de los derechos humanos en todos los ámbitos de la vida
En la terraza de su casa me recibe con una sonrisa, alegre de que una joven recién graduada de Periodismo fuera a entrevistarla. “Para mi Cuba es un ejemplo a nivel mundial de los derechos humanos”, confiesa la Reverenda Doctora Miriam Ofelia Ortega Suárez (1936), Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias para América Latina y el Caribe.
Actualmente imparto las clases de Ética y de Teología y Género en el Seminario Evangélico de Teología, de Matanzas, rememora la diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba.
Tono enérgico de voz y preciso como su carácter. Alta, dulce apariencia. Vestida elegante con un juego de pantalón negro y blusa floreada. Maquillada, peinada y perfumada.Se emociona al hablar y gesticula delicadamente con sus manos.
Un platanal, junto a otros árboles frutales conforma su patio. Una pecera y macetas con plantas ornamentales son algunas de las decoraciones del lugar del encuentro, que reflejan su amor por la naturaleza y la ecología. Uno se siente a gusto al lado de Ofelia, a quien parece que conociera de toda la vida.

 
_Doctora, ¿cree usted que en Cuba se respetan los derechos humanos?
 
_Voy a empezar hablando de noviembre 20, Día de la Declaración de Derechos Humanos sobre la niñez, porque creo que nosotros escuchamos todas las declaraciones del Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y si hay un país donde realmente se puede decir que los niños son protegidos y en donde la niñez es muy importante es en Cuba.
 
Cuando nos referimos a los derechos humanos, tenemos que hablar de cada ser humano y de los derechos que tienen, no solo el niño, sino todos las personas, y en Cuba los derechos de cada ciudadano han sido respetados a través de todos los años, porque tenemos derecho a la educación, a la salud, al hábitat, etc.

Estamos en un país donde se viven los derechos humanos, cada día, y se viven no solamente a un nivel superior, sino en la vida cotidiana de las personas.
 
Hay muchos países que tienen leyes, pero que luego no se cumplen. Nosotros tenemos ley, Lineamientos, nuestra Constitución, pero si se cumplen.
 


_En cuánto a los derechos al hábitat, considera que en Cuba se atiende a las personas necesitadas de un lugar donde vivir.
 
_En Cuba se hacen cosas sorprendentes, por ejemplo un hecho que me llamó la atención recientemente fue el escuchar que en el hogar de niños sin amparo filial de la ciudad de Matanzas, cuando ellos van terminando todos sus estudios, no pueden irse a la calle, ahora le construyen sus casas. Ellos están ahí hasta que acaben la universidad o sean técnicos, y luego salen con un empleo. Eso sucede nada más que en Cuba.
 
El derecho al hábitat lo vimos con el paso del huracán Sandy, que a todos los afectados por la destrucción de sus casas, el Estado les edifica sus viviendas. Nuestra cubanía pasa por suplir toda la cuestión de los derechos humanos, o sea que está a todos los niveles, está a través del barrio, de la comunidad, de las necesidades que hay.
 
Nosotros no tenemos personas durmiendo en las calles, cuando hay tantas personas en el mundo que lo hacen bajo los puentes, respetamos al ser humano, de manera que pueda tener un techo, aunque sea humilde, pero un techo donde estar, donde vivir.
 

_Reverenda, cuál es su opinión acerca de los derechos de los reclusos cubanos.
 
_He pensado en estos días en nuestras cárceles, cómo ahora se les da la oportunidad  a  las personas que están en las cárceles a tener un oficio,  una carrera. Los presos salen en muchas ocasiones después de cumplir su pena con un título en la mano, que le da derecho a un trabajo. No hay otro país en el mundo que haga eso, es decir que aún en nuestras cárceles, a aquellas personas que han cometido delitos se les respetan sus vidas, de una manera increíble.
 
 

_¿Respecto a la solidaridad de los cubanos, el derecho a la salud y la educación, cuál es su valoración al respecto?
 
_En muchos países lo que es la sabiduría y el conocimiento se guardan, se cierran, aquí se comparten todas las vacunas que sean necesarias para los otros países, a nuestros médicos, maestros,  eso es derecho humano. Los conocimientos míos, no son solo para mí o para mi Isla, son para compartirlo con otras personas y eso es parte de los derechos humanos, que lo que tú tienes, no es tuyo, no te pertenece solamente a ti, que tienes que compartirlo con aquellos que están cerca o lejos de ti.
 
Nuestros hospitales atienden no solo a cubanos, sino a enfermos de otros países que vienen a reponerse, y a curarse. El compartir el conocimiento, la medicina, la enseñanza, el método de alfabetización Yo si puedo, eso son derechos humanos, que son amplios y llevan  a la conexión con otras naciones. Todo esto significa que la solidaridad es parte de los derechos humanos y somos solidarios.
 

_Doctora, usted cree que los ciudadanos cubanos tienen derecho a ejercer plenamente sus creencias religiosas.
 
_Tenemos libertad religiosa y se practica a todos los niveles, dentro y fuera de nuestros templos. Hay muchas iglesias con proyectos de servicio, de diaconía, proyectos de servicio a la sociedad.
 
Esa libertad la apreciaremos ahora en las navidades porque en la televisión se presentarán programas de la Iglesia Católica Romana, del Consejo de Iglesias, ahora que estamos entrando en la época de adviento en toda la Isla se va a celebrar en teatros, en iglesias y el pueblo cubano será partícipe.
 
Las puertas de nuestras iglesias están abiertas para toda práctica de expresión religiosa; el único país en el mundo que ha recibido en el año 1998 a un Papa, y ahora hemos recibido a otro segundo Papa. El Seminario Evangélico de Teología de Matanzas funciona perfectamente, tenemos 514 alumnos matriculados en distintos niveles y de distintas ciudades. La libertad religiosa la experimentamos a nivel local, en nuestras congregaciones, a nivel municipal, provincial y nacional.
 

_Como Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular ha sentido que respetan sus derechos como una personalidad religiosa cubana.
 
_La Asamblea Nacional es un lugar de derechos humanos tremendo. En ella están representadas todas las clases sociales. Nunca me han negado la palabra en las Asambleas, ni en la municipal, ni en la provincial, ni en la nacional, siempre que yo pido la palabra, inmediatamente me la dan. Escuchan lo que digo y a veces  he tenido la respuesta directamente del Presidente de la Nación, desde el pódium hasta donde estoy, eso ha sido en más de una ocasión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: