Pensar a #Cuba con Buena Fe

BuenaFE #Cuba

Mi amor por ellos no es nuevo; muchos saben de la admiración que me provocan por ese tino con el que ven a Cuba, por esa manera tan genial, artística y políticamente hablando, con que meten la mano en el entramado social que no siempre es tan amable –como ellos mismos me han confesado- para hacer música con entrañas de nación.

Y es que Buena Fe es eso, sentir el palpitar de una isla con objetividad pero también con optimismo; quizás por eso me identifico tanto con ellos. Claro que mis expectativas se superan cada vez que tengo la oportunidad de conversar “en vivo” con Israel y Yoel, e intercambiar un poco acerca de nuestra realidad, más allá de las letras de sus composiciones.

Esta vez, durante la última entrevista que compartimos en Guáimaro, al inicio de su gira por las provincias orientales en el verano, hablamos de la Cuba de hoy y los jóvenes. Sus respuestas, como siempre, merecen la pena compartirlas.

“Hoy Cuba está en un proceso muy complejo, de reformarse, de encontrar nuevas vías, nuevos caminos” –me decía muy confiado Israel Rojas, voz principal y director de Buena Fe-. “No siempre es tan sencillo, dejar la rémora de lo viejo y abrir las puertas a cosas nuevas para uno no siempre es fácil, imagínate para una nación, para todas las estructuras, para el cambio de mentalidad que se requiere”.

“Yo creo que estamos como en una etapa de dejando atrás la adolescencia, las quimeras imposibles, y poniendo los pies sobre la tierra, para entrarle a una nueva etapa de la vida nacional espero que, sin sacrificar la solidaridad, con mucho más realismo, con mucho más pragmatismo desde el punto de vista económico. Hasta cierto punto con mayor capacidad de ser sustentables más allá de los devaneos del mundo, de la economía mundial, porque no puede ser que sigamos dependiendo tanto del mercado internacional para comer cuando tenemos tantas hectáreas sin cultivar”.

“No podemos seguir los cubanos con la ineficiencia y la mediocridad. No podemos seguir dándonos el lujo de perder a tantos jóvenes que migran del país por no encontrar potencialidades materiales, y economía y vida para poder desarrollar un proyecto de familia”.

“Sobre todo porque estamos en una etapa donde aprecio que los que se nos están yendo son nuestros mejores jóvenes, o sea, ya no es la etapa donde se iban los que aquí no cabían porque los buenos puestos eran para los buenos; ahora está pasando algo que es mucho más triste, que es que se están yendo nuestros mejores muchachos”.

“Yo siento que hay que hacer la Revolución aunque sea con la generación del reguetón, siento que hay que seguir echando pa´lante, siento que no podemos permitir que la mediocridad nos coma, siento que hay que seguir luchando contra las poderosas fuerzas internas y externas que tratan de derrocar al país, pero hay que echarle pa´lante, no hay de otra, en definitiva yo sigo pensando que este es el país de la utopía y de la esperanza, lo que por primera vez nos estamos mirando para adentro con autocrítica de verdad; ojalá que no perdamos los sueños”.

Realmente no me queda mucho por decir, pero me retumban sus palabras cada vez que se habla de la juventud cubana. Para mí también es triste pensar en los amigos y amigas que se han ido no porque estuvieran en desacuerdo con nuestro sistema, sino porque querían buscar un futuro mejor para sus hijos. Si lo encontraron o no solo ellos lo saben, pero se decidieron a irse, y eso es un paso bastante definitivo. Y respeto su decisión, y hasta su valentía.

Ahora sí, estamos nosotros, los que nos quedamos, los que vemos a diario problemas, errores, malas decisiones y pésimos procedimientos, pero seguimos aquí, enfrentando eso que nos devora los sesos a cada minuto porque queremos una Cuba mejor, donde podamos vivir de nuestro trabajo y formar una familia sin miedo a no poder darles lo que queremos. Y entre nosotros también hay muchos de esos mejores muchachos que han decidido permanecer anclados a esta isla de los desafíos.

Sigo pensando, junto a Buena Fe, que este es el país de la utopía y de la esperanza, y desde aquí, con todo el amor que se respira en este blog, les invito a no perder los sueños. (Tomado de Gelen por Cuba )

One comment on “Pensar a #Cuba con Buena Fe

  1. Excelente artículo, gracias Gelen y La Blogosfera por reproducirlo, de hecho pienso rebloguearlo en Jagüeyenses en la Red (http://citricultoresenlared.cubava.cu) pues tiene mucha relación con uno que recién acabo de publicar “La matemática invertida y los profesionales”, aún cuando en este no se hable de Buena Fe, un grupo que encabeza la lista de mis preferencias musicales, además de sentir una profunda admiración por Israel Rojas como compositor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: