Archive for: junio 2nd, 2015

Yulieski Gourriel: Ni tan bueno ni tan santo… ¿o es que hay algo más?

Para bien o para mal: Yulieski Gourriel sigue en el centro del debate del béisbol cubano. (Foto: Dennis Grombkowski/ Getty Images)

Para bien o para mal: Yulieski Gourriel sigue en el centro del debate del béisbol cubano. (Foto: Dennis Grombkowski/ Getty Images)

Por Reynaldo Cruz

Era de esperar que el culebrón que se armó en torno a Yulieski Gourriel, su no presentación a buscar su documentación para viajar a Japón y honrar su contrato con los Yokohama DeNA BayStars y la cancelación de dicho contrato iban a generar polémica durante largo tiempo. Lo que nadie sospechó fue que dicha polémica fuese a generar efectos más impactantes ante la ya deteriorada imagen que tiene la afición cubana de su béisbol, y ahora con la no presentación de Yulieski a los entrenamientos de la preselección del equipo Cuba y su posible exclusión del plantel de Industriales, la gente no sabrá qué pensar, hasta que la Federación Cubana de Béisbol, con total silencio al respecto, decida hablar y decir la verdad.

En primer lugar, cuando Gourriel abordó el tema en entrevista concedida a Joel García del periódico Trabajadores, declaró que la fecha de partida fue acordada por el club y la federación sin notificarle. O sea, que los federativos —tal y como es su costumbre— decidieron el destino del jugador de manera unilateral, sin notificarle, sin discutirlo con él:

Hubo algunas irregularidades del contrato que comenzaron al desconocer yo el tiempo tan rápido en que debía incorporarme al club Yokohama. Desde el mes de marzo ellos preguntaron cuándo debía ser mi partida hacia Japón y la primera fecha que acordaron nuestros federativos, sin habérmelo comunicado, fue cuatro días después de terminar con mi equipo en la Serie Nacional.

Por supuesto, a nadie le gusta ser objeto de algo como esto, pero él no fue el primero, puesto que esto le sucedió a Alfredo Despaigne, Yordanis Samón, Frederich Cepeda… todos han sido “manejados” sin haber sido informados inicialmente, y esto puede haber influido en las decisiones que ha tomado el jugador luego. Además, su alegato de que no se había entendido bien con los médicos en Japón se presenta débil desde el primer momento que analizamos la presencia en ese equipo de Tony Blanco y Aarom Baldiris, quienes también en algún momento de la temporada sufrieron lesiones… ¿será que en el fondo Yulieski Gourriel simplemente no quería irse a Japón?

Ahora lo que ha dejado a todos atónitos ha sido la no presentación de Gourriel a los entrenamientos de la preselección que se prepara con vista a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, y que su hermano Lourdes Y. Gourriel tampoco se presentara a los entrenamientos de la selección Sub-23 de La Habana.

¿Qué está sucediendo? ¿Se ha procedido bien del todo o es puro capricho de los Gourriel?

Un repaso a la vida pasada de Yulieski nos muestra que ha sido sin dudas el jugador más mimado y adorado por los poderes dentro del béisbol cubano. Nunca ha sido excluido de un equipo nacional, nunca fue llevado a la banca incluso siendo necesario para el conjunto, o tampoco fue sustituido por un emergente en situaciones en las que no había lugar para otra decisión. Este proceder llevó al jugador a un camino sin salida, convirtiéndolo sin lugar a dudas en el ser más mediático de la pelota cubana, para bien, pero mucho más para mal… eso sin contar que debido a este “trato diferenciado” se afectó también al equipo nacional y provocó no pocos disgustos a varios jugadores.

Entonces, ahora la reacción de Gourriel sorprende a todos, ¿o no?

Una reciente declaración de Lourdes Gourriel, publicada en el Miami Herald, parece aclarar las cosas, pero no mucho así:

“Lo que he escuchado es que el más chiquito (Lourdes Jr.) no está en la preselección por problemas de lesión y enfermedad’”, apuntó Gourriel padre, una verdadera leyenda de la pelota de la isla. “Y eso ha conllevado a que él (Yuliesky) tampoco esté en la preselección”.

Y sobre el asunto contrato —primer gran culebrón—, declaró:

“Hubo un mal entendimiento con los contratos de Japón”, djo Gourriel padre sin ahondar mucho. “Como Yuli rompió su contrato, pues (Lourdes Jr.) también rompió el suyo (con el Yokohama)”.

¿Qué se pregunta entonces todo el que tiene un poco de sentido común?

  1. ¿Está Lourdes Jr. verdaderamente lesionado? ¿y cómo es posible que el padre no sepa con claridad y tenga que escuchar si su hijo menor está lesionado o no?
  2. ¿Por qué Yulieski no está en la preselección? ¿lo decidió él? ¿lo decidieron los directivos?

La última observación de Gourriel padre dice que su hijo menor rompió el contrato, pero todo parece indicar que está en la lista restringida, y que no puede ser fichado por nadie más hasta que no cumpla sus dos años con Yokohama. Igualmente, si rompió su contrato porque Yulieski canceló el suyo, entonces ¿la lesión era una farsa?

Es verdaderamente lamentable que esto esté sucediendo, pero los directivos del béisbol cubano fueron gestando esta avalancha con sus malas prácticas, y cada día que pasa les resulta y les resultará más y más difícil arreglar los problemas. Desde que debutó en la temporada 2002, el mediano de los Gourriel fue tratado como una estrella del pop, algo sin duda alguna condicionado por el status de intocable e inmortal que ostenta su padre debido a aquel jonrón ante Jim Abbot en Parma, que nadie puede olvidar.

Año tras año, las críticas a Yulieski fueron muy poco frecuentes y en ciertos casos llegaron a ser hasta inexistentes, aunque por el bien del jugador y del béisbol fuesen necesarias. Poco a poco se fue creando un manto protector en torno suyo, que motivó a la prensa cubana a hacer una “declaración de defensa” en la que las entrevistas hechas al jugador dejaban claro que se trataba de una plegaria para parar o tratar de mitigar la ola de ofensas e insultos de las que fuese objeto en varios de los estadios del país en los que jugaba.

Sin embargo, ni él ni su familia ayudaron mucho a su causa cuando poco tiempo después el entourage completo se dirigió a la capital y se vistió con el uniforme de Industriales, en un caso sin precedentes en la pelota cubana.

Ahora se anuncia la preselección de los azules para la venidera campaña y a pesar de que los tres hermanos están incluidos en el roster, la nota aparecida en Cubadebate trae una “explicación” que no explica mucho pero que da una perspectiva de por dónde anda la situación:

Con respecto a la convocatoria de Yulieski Gourriel se conoció que el antesalista está en un proceso de liberación, motivado por su no presentación a los entrenamientos del equipo Cuba rumbo a los Panamericanos de Toronto 2015, pero que aún no se ha hecho oficial y por eso fue convocado. En cuanto a su hermano Lourdes Y. Gourriel tampoco se ha presentado a la preparación del equipo sub-23 de La Habana, que entrena desde hace dos semanas.

Bien, ¿es que acaso los federativos no tienen autoridad o conocimiento para saber por qué no se presentó a los entrenamientos? ¿o es acaso que saben que fue simplemente decisión suya y están tratando de “pasarle la mano” nuevamente? ¿tendrá todo esto algo que ver con las declaraciones hechas por Alfonso Urquiola, igual que la “destitución” de Víctor Mesa como manager de la selección nacional?

Esto podría bien ser una cacería de brujas, un caso de vendetta personal, o un intento de arreglar muchas cosas que han estado mal durante mucho tiempo. Sin embargo, nuevamente se hace silencio total: el sitio oficial de la Federación Cubana de Béisbol hace parecer como si nada de todo lo anterior —y muchas otras cosas— estuviesen sucediendo. La telenovela que se está consumiendo por las redes sociales es de total desconocimiento para aquellos que pudieran tener a la Federación como fuente más fidedigna de información.

Como en la historia de la rana que permitió que el escorpión se subiera en su espalda para cruzar el río, Yulieski Gourriel da la espalda a toda la maquinaria del béisbol cubano y a gran parte de su afición luego de 14 campañas de haber sido su niño mimado. Bastó solamente que le dieran a él (o a su hermano) el mismo trato que reciben los demás atletas en Cuba para que decidiera en cierto modo que no quiere tener más nada que ver con ellos. Podría ser este el fin de la carrera de Yulieski Gourriel en Cuba, y lo peor es que existe la altísima posibilidad de que nunca sepamos a ciencia cierta quién lanzó la primera piedra.

 

http://universobeisbol.mlblogs.com/

Viaje Al extremo de una isla. Parte VI: Viaducto La farola

10394869_10204356948979177_989951333893600902_n

Le temo a las alturas. No puedo decir mucho de mi fobia, solo que cuando me topo de cerca con algún precipicio me paralizo. Apenas puedo moverme. Por eso durante años, cuando localizaba en algún mapa la ciudad de Baracoa, o me llegaban fotos de sus paisajes, enseguida preguntaba si existía alguna vía alternativa para así prescindir del famoso Viaducto La Farola.

Algo sí tenía claro, visitaría esa ciudad a como diera lugar. Una de los mayores atractivos de este encuentro de blogueros para mí fue precisamente conocer, caminar y sentir Baracoa.

Cuando salimos de Guantánamo descubrí un paisaje totalmente desconocido para mí. A ambos lados de la carretera observaba zonas áridas, semidesérticas. Y un poco más allá un mar azul y playas donde se alzaban gigantescas rocas.

Cada cierto tiempo preguntaba a mis compañeros si faltaba mucho para el susodicho Viaducto. Llevaba conmigo cierta reserva etílica para entumecer mis temores, y mi amigo Raúl trajo desde un extremo del planeta, la India para ser más exactos, un elixir que ahogaría mi acrofobia.

Sin temores ni complejos me senté en el pasillo de la guagua cuando comenzó el ascenso. Así que esto es lo único que puedo decir del Viaducto la farola.

por: arnaldomirabal

https://arnaldobal.wordpress.com/

 

Viaje al extremo de una isla. Parte V: El Zoológico de piedra o el Noé de Yateras (+ Fotos)

Cocodrilo

Cocodrilo

Cuánta paciencia se necesita para golpear una piedra y convertirla en un impresionante toro cebú. ¿En qué pensaría Ángel Íñigo cuando hace dos décadas decidió crear su primer ejemplar? ¿Acaso fue inspiración natural? ¿Una revelación? Lo cierto es que al observar las casi 400 piezas escultóricas del zoológico de piedra de Yateras uno se queda con la boca abierta ante la majestuosidad de cada escultura.

Al recorrer la original creación de un hombre de campo, guajiro nato, devenido artista con un hacha como principal herramienta, quedé extasiado ante las obras.

Mientras vencía cada escalón percibí cierto paralelismo entre Ángel y el profeta Noé. Aunque para mí guantanamero no los reunió, sino además fue ente creador. Y así quedó para la posteridad, desafiante, la manada del artista guajiro.

Por suerte supe que tras su muerte el hijo heredó los instrumentos y la magia de convertir las rocas en animales. Pero ya no se trata solo de crear toda suerte de mamíferos. También vi un bohío con una señora en la ventana, atenta a cuánto sucede en la comarca; un guajiro con la yunta de buey, con tanta veracidad que solo le faltaba secarse el sudor; y un arriero fundiéndose en la piedra con sus mulos.

Estoy casi seguro que al erigir los primeros ejemplares, a Ángel más de uno lo acusó de loco, pero el tiempo siempre tiene la última palabra, es una señal que le da respuesta a todo. El Zoológico de Piedra de Guantánamo es un canto a la creación humana y a la naturaleza.

101_1216 101_1291 arriero bohc3ado cacerc3ada yunta

por: arnaldomirabal

https://arnaldobal.wordpress.com/

Viaje al extremo de una isla. Parte IV: Caimanera (+ Fotos)

101_1080

Nunca creí posible visitar Caimanera. Aunque forma parte de mi isla siempre la pensé como algo distante e inalcanzable. Según el programa de Adriel, organizador del encuentro de blogueros en Guantánamo, visitaríamos el lugar tristemente famoso por estar enclavada allí ilegalmente una base norteamericana.

Durante el trayecto sí sentí una sensación rara. Me habían pedido con días de antelación mis datos personales, pero cuando llegamos al primer punto de control, y observé los yaquis en la carretera que impiden el acceso, entendí que entraríamos a una zona restringida. Incluso llegué a pensar en una zona de guerra.

Pasamos por tres o cuatro puntos de control custodiados por oficiales armados. En cada uno la guagua se detenía para mostrar un papel que recogía el nombre de cada uno de los blogueros.

Al acercarnos al poblado, a ambos lados de la carretera observamos una gran salina, la más productiva del país me contaron. Pero más me llamó la atención el cementerio de ese lugar, ubicado en un promontorio de tierra a escasos metros de la extracción de sal.

101_1109

Lo insólito del camposanto me hizo creer en las rarezas que seguramente nos aguardaban. Pero no. Al llegar a Caimanera descubrí que es un poblado como otro cualquiera, con la peculiaridad de que pasan sus días a pocos metros del enemigo, que ya no es tan enemigo.

Supe que con la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, también arribó la calma a las dos unidades militares que custodian la frontera. En los últimos tiempos han ocurrido encuentros pacíficos entre las dos partes, incluso, un que otro almuercito amistoso.

En Caimanera al parecer la gente aprendió a convivir con el peligro. No vi tensión en los rostros, incluso un grupo de niños jugaba en un parque bajo la lluvia, como puede ocurrir en cualquier lugar de Cuba, la gente se sienta a conversar en el contén, bebe ron, juega dominó y escucha reggaetón como en el resto de la Isla.

En el centro del pueblo observé a dos oficiales de las Fuerzas Armadas que pertenecían a la Brigada de la frontera. Una mujer con los grados de Teniente Coronel, y un joven militar. Me impresionaron los vivos colores del uniforme camuflado y el membrete en los hombros. Hasta ese momento solo había visto ese uniforme en la Televisión. Admiré a los dos militares en silencio.

Cementerio de Caimanera

Cementerio de Caimanera

Un rato después vi la gran bahía de Guantánamo. Mucho se habla de ese pedazo de tierra usurpada ilegalmente a Cuba, pero poco de las ganas de los guantanameros por recuperar su bahía, como vía de comunicación y transporte.

A lo lejos se erige desafiante la Gran Base Militar Norteamericana, con su imponente infraestructura similar a una gran ciudad. Tal parece que los norteamericanos pensaron bien cada detalle. Construyeron varias instalaciones para quienes observen el lugar entienda que ellos son una Gran Potencia y nosotros un “paisito” de mierda.

Para mayor fanfarronada instalaron un parque eólico, como demostración de que no solo se adueñaron de nuestro suelo y nuestro mar, sino además de nuestro aire. Pero la risa de los niños de Caimanera, chapaleteando en el parque, hace olvidar por unos instantes el ultraje.

Vista del poblado Caimanera

Vista del poblado Caimanera

Bahía de Guantánamo, que más temprano que tarde regresará a los guantanameros

Bahía de Guantánamo, que más temprano que tarde regresará a los guantanameros

por: arnaldomirabal

https://arnaldobal.wordpress.com/

Viaje al extremo de una isla. Parte III: Guantánamo City

101_1159

Guantánamo es una ciudad preciosa. Por esa tendencia occidental de creer que el desarrollo solo se encuentra en el oeste de Cuba, siempre me imaginé a Guantánamo como una de esos pueblecitos polvorientos que aparecen en las películas de pistoleros. “Solo falta la melodía de una filarmónica para graficar la desolación”, pensaba, y de golpe choqué con una hermosa ciudad de amplias calzadas, con edificios remozados, y establecimientos gastronómicos de lujo por su ambientación, servicio y calidad de los alimentos ¡y en moneda nacional!, para más asombro.

A falta de un bulevar tienen dos, en forma de H, según me contó una guantanamera devenida excelente guía, por el conocimiento de su ciudad y el orgullo de vivir allí.

Supe que las principales calles llevan nombres de los próceres de nuestras guerras de independencia. (Si me matan ahora no podré nombrar una sola arteria, más recuerdo la limpieza y excelente trazado de la ciudad).

Pero sí se me quedó grabada la belleza de esa urbe. Recuerdo también las noches guantanameras animadas por jóvenes trovadores que se reúnen en el Parque Martí; plaza donde se encuentra la iglesia más pequeña de Cuba, pero donde la juventud va en procesión no a rendir culto al Señor, más bien a rendirle culto a la música. Las noches guantanameras se llenan de vida, de gente, de música.

Y si bien no escuché la melodía desolada de una filarmónica, disfruté y bailé changüí. El Changüí es para los guantanameros, lo que para los matanceros la rumba y el guaguancó. Les llena de orgullo y lo regalan con ferviente entusiasmo.

En la Casa del Changüí nos recibieron con cierto recelo según supe. “¿A los chicos les gustará está música?”, se preguntó más de uno. Y nada más sonar el montuno nadie quedó indiferente. En aquella instalación conocimos la historia de ese ritmo oriental, sus primeros cultivadores. Pero nada mejor que escuchar la música en vivo. Aquella noche, la primera del encuentro, “changüizamos” de lo lindo.

Después nos fuimos al parque Martí donde late y fluye la vida nocturna guantanamera.

por: arnaldomirabal

https://arnaldobal.wordpress.com/

A %d blogueros les gusta esto: