Una visita díficil

en-el-museo-de-cc3a9spedesAna Regla recibe al grupo de jóvenes. Por eso, prepara su jolongo de frases y posibles respuestas por si la atiborran de preguntas. Solo le pasó una vez y se dijo que no volvería a ocurrirle.
Hace 43 años que anda por la casa de Carlos Manuel de Céspedes, y como fundadora del museo se siente orgullosa de narrar la vida de quién diera tanto por la libertad de su Patria, la misma Cuba que hoy vuelve a ser noticia.
Ser nota la pasión por Céspedes, y que entiende en lo profundo cómo era de difícil estar en la piel no solo del héroe, sino del hombre: El mismo que le dio la libertad a sus esclavos, y que sabiendo aún de la superioridad numérica de los españoles, se lanzó a la lucha.
Se nota el dolor, en cada palabra para explicar el alcance de sus decisiones como presidente de la Republica en Armas, como hacedor de Revoluciones, Pero también Ana Regla se siente heredera de las mujeres mambisas, y sus gestos indican el cuadro de Candelaria Acosta, bordando la bandera. Una muchacha, observa el cuadro y le pregunta:” ¿por qué está pintada con facciones tan viejas, si ella bordó siendo una jovencita de 17 años?”
Ana no se asombra, ya ha oído esa pregunta, la vez de su visita guiada más difícil, con Fidel.
Ella lo recuerda como si el tiempo no hubiera pasado. Los guardaespaldas le pidieron que no se dejara amilanar por sus preguntas y que se adelantara las respuestas para dejarlo sin dudas.
Fueron las dos horas más intensas como historiadora del museo Casa de Carlos Manuel de Céspedes.
En fracciones de segundos, vuelve a la realidad y la mirada de la muchacha le clama una respuesta.
“Es que a ella, le hicieron ese retrato bordando la bandera en años posteriores a la guerra”… y continua su andar, relatando, contando, impresionando a todos con su sabiduría.
Esta vez, Ana Regla no ha tenido una visita difícil, se dijo que nunca más, la agarrarían desprevenida. (Por: Betsy Benítez. Tomado de De donde crece la palma)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: