Archive for: enero 15th, 2018

El Béisbol Cubano y cómo romper un cero-hit

Tomado del blog Universo Beisbol

Erlys Casanova lanzó tremendo partido. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Si lanzar un cero-hit-cero-carrera es totalmente difícil, romper uno en las postrimerías resulta ser algo que requiere sangre fría, enfoque, ética y un poco de suerte — igual que lanzarlo, si me preguntan. Por ello, lo que aconteció en el quinto juego de la semifinal entre Industriales y Las Tunas fue sin dudas puro drama que terminó diferente a como lo hubiesen puesto en un guion de Hollywood.

Durante ocho entradas, Erlys Casanova pareció en total control de la situación: retirando bateador tras bateador, con uno o dos momentos de susto, pero induciendo rolatas, como ha sido siempre su estilo, con algo de ayuda de su defensa. Paseó y superó en pitcheo por completo a su oponente Yariel Rodríguez, quien fue muy sólido hasta que dejó el partido con un corredor en base en el octavo inning, entonces un wild pitch de dos bases — ayudado por un lapso mental del receptor Yosvani Alarcón — y un error de Yunior Paumier abrieron el marcador 4–0.

Industriales anotó primero. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Entonces, llegó el noveno inning y el primer hombre era Paumier (quien anteriormente había logrado entrar en circulación por medio de un boleto). La multitud en el Estadio Latinoamericano estaba a la expectativa, esperando el doble-cero, incluso los que no apoyaban a Industriales. El refuerzo holguinero — irónicamente, tenía que ser un refuerzo del equipo cuyo estadio local nunca ha visto un partido de este tipo — conectó el primer lanzamiento hacia la banda opuesta y la bola cayó claramente en el lado bueno de la línea de cal, suficiente para un doble y el fin de la magia.

Apoyo hacia los azules. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

¿Cómo proceder entonces? Víctor Mesa, conocido por sus malabares y sus constantes cambios de lanzador, habría ido definitivamente al bullpen, pero decidió no hacerlo: esa parte de su staff de pitcheo había sido cualquier cosa menos confiable en los últimos partidos, y la ventaja de cuatro carreras podía desvanecerse en un abrir y cerrar de ojos. Por ello, en contra de sus propias estrategias y el buen juicio de cualquiera, dejó al abridor en el partido.

Alexei Ramírez filma a su amigo con un celular. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Casanova, bajo la orgullosa mirada de su padre Luis Giraldo Casanova, y su ex compañero de equipo y ligamayorista Alexei Ramírez desde las gradas, procedió a terminar el partido, no sin permitir otro doble y dos carreras antes de tener que conformarse con una victoria completa 4–2 luego de llevar el doble cero hasta el noveno inning.

Ahora, reflexionando sobre el momento, hay muchos factores aparte de la suerte que tienen que ver con el hecho de que no haya podido lograr la inmortalidad beisbolera al lanzar el primer juego sin hits ni carreras en la historia de la postemporada cubana. Piensen en ello: Alien Mora de Ciego de Ávila, Noelvis Entenza de Cinfuegos y Freddy Asiel Álvarez de Villa Clara son predecesores de los eventos que tuvieron lugar en el juego cinco. El caso más triste es el del avileño, quien se quedó a un strike del juego perfecto antes de que el guantanamero Leonelkis Escalante rompiera el hechizo al enviar una “sábana” a los jardines, sin dudas. Dejar sin hits a la oposición en un juego de postemporada es tan difícil, que incluso luego de más de un siglo de play off en las Ligas Mayores ha habido solamente dos juegos sin hits más allá de la temporada regular: el juego perfecto de Don Larsen en la Serie Mundial de 1956 ante los Dodgers y el cero-hit del recién fallecido Roy Halladay en la Serie Divisional de la Liga Nacional en 2010 sobre los Cincinnati Reds. Doc Halladay había lanzado un juego perfecto en la temporada regular, que tuvo la marca de varios juegos sin hits, y el “juego imperfecto” lanzado por Armando Galarraga.

El doble de Paumier también fue claro, y aunque merece crédito, debemos decir que la tensión del bateador es menor, a menos que sea una situación de dos outs en el noveno. El segunda base tenía poco que perder, pues todos sus compañeros habían sido humillados una y otra vez, y ser otro que se fuera sin hits en el partido no tiene ese impacto en la psiquis del jugador. Pero para el lanzador, cuando pasa el tiempo y camina el reloj, cada bateador se torna más difícil, y lanzarle mal a uno se convierte cada vez menos en una posibilidad. Ya sin juego perfecto, y con ventaja de cuatro faltando tres outs, tal vez NO abrir con strike habría sido una buena apuesta. Pero el orgullo de un lanzador que sabe que está a punto de lograr algo que nadie más ha hecho le impide deshacerse de un bateador de contacto cuya disciplina en el plato ya le había permitido ganarse un boleto.

Yunior Paumier se para en segunda luego de romper la magia con un doble. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Ese momento fue tal vez el mejor del juego. De la misma manera que los bateadores de Las Tunas se negaron a buscar el sencillo en toque de bola luego del quinto inning, incluso tratándose de un juego de postemporada, Casanova no iba a esconderse detrás de algunos envíos fuera de la zona de strike para evitar a un bateador que podía romperle el no-hit. En vez de ello, decidió lanzarle pese a saber que podía batear… y Paumier cumplió su parte, al conectar fuerte y lograr un doble cuya legitimidad nadie podía cuestionar, al estilo de Joe Mauer — alguien que ha roto más de un no-hit-no-run en las postrimerías del partido.

Podríamos preguntarnos… ¿cuál habría sido el caso si los Industriales de Víctor Mesa hubiesen sido los que estaban en el lado opuesto del cero-hit? ¿Habría VM32 permitido que sus bateadores siguieran haciendo swing fuerte?

Game Scores de Erlys Casanova:
Normal:
79
Si lo hubiesen sacado luego del hit y la Carrera no hubiese anotado: 86
Si lo hubiesen sacado luego del hit y la Carrera hubiese anotado: 82

Palabras para inaugurar el Premio Casa de las Américas 2018

Tomado de Segunda Cita

La Habana, 15 de enero de 2018.

Hermanos que convoca esta Casa:

Si a un siglo de su nacimiento José Martí fue identificado como responsable de los hechos revolucionarios que inauguraron nuestra etapa libertaria de 1953, también pudiera decirse que esta Casa de las Américas fue fundada por nuestro Apóstol, por su compromiso con los próceres que empezaron las guerras de emancipación continental contra el colonialismo. Para colmo, una joven de la generación del centenario del nacimiento de Martí, protagonista de aquella jornada terrible y simbólicamente hermosa fue, a su vez, quien fundó y animó a esta institución, que ha reunido escritores como haciendo un ensayo hogareño de aquel ideal llamado Nuestra América.

Otro imprescindible de esta Casa, mi amigo poeta y pensador Roberto Fernández Retamar, el año pasado me pidió estas palabras de inauguración al Premio número nº 59. Y es que Roberto sabe que, aunque este entrañable evento aún no ha incluido la modalidad de canción, es incuestionable que aquí se ha cantado mucho, tanto con lírica como con guitárrica.

Por ejemplo, el mes que viene hará medio siglo de que varios trovadores de mi generación estuvimos por primera vez en este mismo salón. Aún no se llamaba Che Guevara, aunque ese fue un nombre que nos sobrevoló aquella noche. Lo que era yo, estaba bastante azorado, casi no me lo creía, porque en febrero de 1968 Casa de las Américas era ya un lugar honroso y querido, liderado por una heroína y respaldado por brillantes artistas y escritores.

Faltaban por llegar muchas novelas, narraciones, piezas de teatro; faltaban inolvidables libros de poesía. Y faltaban por ausentarse, o por sernos arrebatados, varios hermanos queridos. Porque esta Casa y este Premio siempre tuvieron la virtud de reunir a mujeres y a hombres más interesados en la suerte de sus pueblos que en la de sus palabras; gente entregada en el ingenio, pero mucho también en carne y hueso. Así que faltaban por ocurrir sorpresas en muchos escenarios, noticias esperadas o inconcebibles, esperanzas y angustias de diversas honduras.

También faltaban iluminaciones, torpezas, aprendizajes; faltaba tiempo, partícula a partícula, haciendo lo que la brisa y el agua cuando corren. Faltaba, después de la espuma, el sedimento revelador que nos hace reconocer y desafiar, entre las miserias del mundo, lo triste de nuestra propia naturaleza.

A algunos incluso nos faltaba más de la mitad de nuestras vidas, aunque no lo sabíamos. Y todos éramos aprendices de todo: de la historia escrita, de la que pensábamos que faltaba por hacer y escribir y, por supuesto, la de la hormiga cotidiana: la historia real que, entre acorralado y desafiante, ha escrito este pequeño país, capaz de proyectar las enormes luces de sus sueños.

Algunos sueños acaso no los llegaremos a tocar, al menos del todo, porque el acoso constante sin dudas nos limita. Estamos donde una larga, compleja y desigual batalla nos permite. Esto nos ha hecho desarrollar un arte de defensa que nos sostiene. Y aunque el que se defiende bien a veces logra sobrevivir, verse obligado a basar la existencia bajo esa premisa no es lo más saludable.

Quienes hemos sido parte de esta Casa de las Américas durante 59 años tenemos pruebas, en primer lugar, de que el bien es posible, y de que el arte y la cultura son parte de su sustancia. También sabemos que algunas inconveniencias pueden durar más de lo proclamado y que el bien es aún perfectible.

Por esas razones aquí estamos, con la voluntad de ser mejores, de avanzar. Por eso aquí seguimos. Por supuesto que no eternamente y mucho menos por costumbre, sino porque aún somos capaces de estremecernos cuando llegamos a un lugar como esta Casa.

Es como si de pronto se fuera abrir una puerta y entrara una señora con una sonrisa entre pícara y materna, con una mirada entre nostálgica y escrutadora, con una voz de flauta y unos brazos menudos que te rodean, te sostienen y hasta te enderezan, y te hacen pensar que estas a salvo, que realmente puedes decir todo lo que te parece —y hasta lo que imaginas—; extraordinario abrazo que te hace sentir que estás creciendo, o que te hace creer que cuando dices es que creces, y que sólo por eso vale la pena estar vivo.

Gracias a esa y a otras nítidas presencias ahora mismo en esta sala, es que logro decir bienvenidos, hermanos, al Premio Casa de las Américas de 2018.

Muchas gracias.

III ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES (Camagüey, Cuba)

Tomado del blog Cine Cubano La pupila Insomne

El Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, con el auspicio del Sectorial Provincial de Cultura, la Asociación Hermanos Saíz, el Centro Provincial del Cine, y la Unión de Informáticos de Cuba en Camagüey, convocan al III ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES, el cual se celebrará en Camagüey los días 25, 26, y 27 de abril del 2018, con los siguientes ejes temáticos:

Homenaje a Desiderio Navarro, pionero en el uso de lo digital en función de la promoción cultural en Cuba.

El enciclopedismo digital del siglo XXI

Políticas públicas e informatización de la gestión cultural

Objetivo principal: El encuentro pretende propiciar un espacio para el intercambio de experiencias vinculadas al trabajo comunitario, dirigido a fomentar entre niños, adolescentes, educadores y promotores culturales, un uso creativo de la tecnología, así como el consumo crítico del audiovisual.

Para ello se organizarán sesiones de trabajo que permitan la actualización y discusión de los presupuestos teóricos y conceptuales pertinentes, vinculándolos a una agenda práctica que a su vez estimularía la inter-actividad e inter-creatividad de los participantes.

Objetivos permanentes:

· Socialización de productos y servicios del mundo digital relacionados con la cultura audiovisual.

· Impulsar el vínculo entre las nuevas tecnologías, la cultura audiovisual, y los proyectos comunitarios.

· Contribuir a que la informatización de la sociedad marche acompañada de la necesaria campaña de ciberalfabetización de los ciudadanos.

· Conocer experiencias valiosas del territorio nacional y propiciar el intercambio fluido entre las diversas áreas de Cultura, Educación y Nuevas Tecnologías.

· Impulsar el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual, aprovechando el uso creativo de las nuevas tecnologías.

· Fomentar alianzas con las diversas instituciones y organismos del territorio, vinculadas a la cultura, la educación y las tecnologías en Camagüey (Sectorial de Cultura, Educación, AHS, ISA, Oficina del Historiador de la Ciudad, Etecsa, Joven Club, Universidad de Camagüey, UPEC, Desoft)

Modalidades de participación:

El simposio funcionará a través de ponencias y exposiciones académicas que, acompañadas de demostraciones prácticas en el PASEO TEMÁTICO DEL CINE, vinculará a la comunidad camagüeyana con lo que allí se exponga, posibilitando que los ciudadanos se integren a las diversas experiencias compartidas por los especialistas.

El Encuentro también se plantea la construcción de una plataforma permanente de trabajo, en la cual confluyan los saberes culturales, educativos y tecnológicos.

ACTIVIDADES COLATERALES

Ø Exposiciones interactivas

Ø Taller “Programar es crecer” para niños y adolescentes

Ø Taller de creación audiovisual para niños y adolescentes

Ø Exposición de fotografía humorística del realizador Francisco Puñal

Ø Descarga de archivos

Ø Presentación de libros

Ø Ciclos de materiales audiovisuales

Ø Cibertertulia “El Callejón de los Milagros”

CONTACTOS:

Coordinador General: Juan Antonio García Borrero

Teléfonos: 32258189// 32257996

Correo: virgen1964

nuevomundo

A %d blogueros les gusta esto: