Archive for: febrero 2018

El liberalismo oligárquico latinoamericano

Tomado del blog: Segunda Cita

Por Emir Sader

En el debate con Andrés Manuel López Obrador, uno de los más conocidos teóricos del
liberalismo latinoamericano, Enrique Krauze, protesta por haber sido calificado de conservador. Los liberales latinoamericanos siempre creen que la defensa de las libertades es lo que los define.

Se reivindica la filiación al liberalismo europeo, que fue la ideología de la burguesía ascendente en la lucha en contra el feudalismo. Trasfieren mecánicamente el rol del liberalismo en Europa a América Latina, sin darse cuenta de cómo los marcos históricos de los dos continentes son muy distintos, definiendo naturalezas radicalmente diferentes para el liberalismo.

En América Latina el liberalismo fue la ideología de los modelos primario- exportadores, es decir, de la derecha oligárquica, con su defensa de la apertura de los mercados. Estuvo asociada a los regímenes políticos de derecha, entre ellos las dictaduras militares.

Se opone al Estado, a los liderazgos populares, a sus políticas –tildadas de “populistas”– de distribución de renta, de reconocimiento de los derechos sociales de todos. El liberalismo en América Latina nunca se ha identificado con la defensa de la “libertad”, salvo que consideremos que la “libertad de prensa” de los medios represente ello.

El liberalismo por acá, oponiéndose al Estado, se ha identificado con el mercado, por lo tanto con el gran empresariado y sus políticas económicas liberales y neoliberales. Ha sido siempre de derecha.

La derecha, en Europa, se ha identificado con la defensa del Estado y de la nación. Pero bajo la concepción chovinista, según la cual un Estado es siempre mejor que el otro. No hay dominación externa.

En América Latina es la izquierda la que asume la defensa del Estado y de las cuestiones nacionales, en contra de la explotación externa. El liberalismo fue siempre apropiado por la derecha en América Latina.

En la era neoliberal, la conexión entre liberalismo y mercado se ha vuelto estructural. Se ha dado la convergencia entre el liberalismo económico y el liberalismo político. En México, la llegada de los gobiernos del PAN a la presidencia en el 2000 fue saludada como la democratización de México. Claro que, después de los fracasos de los gobiernos de ese partido, los liberales no han hecho ningún balance de sus ilusiones y siguen apoyando candidatos de los partidos tradicionales, para evitar lo que para ellos es el mal más grande: la alternativa de izquierda.

Así en toda América Latina. Fernando Henrique Cardoso, supuestamente socialdemócrata, incorporó a los liberales a su gobierno, para realizar un gobierno neoliberal. En todos lados los liberales se han acomodado a los intereses del mercado, peleando contra el Estado y su capacidad de inducir el desarrollo económico, de garantizar los derechos sociales a la masa siempre postergada de la población, de poner en práctica políticas externas soberanas.

Es que los liberales latinoamericanos confunden combate contra el Estado como combate por las libertades. No se dan cuenta de que quien expropia los derechos de la gran mayoría de la población no es el Estado, sino el mercado, que ellos añoran como supuesto espacio de libertad. Libertad del capital, del gran empresariado, que expropia derechos, concentra renta: eso es lo que hace el mercado, frente al Estado mínimo que propugnan los liberales.

Los ricos no necesitan del Estado. Tienen los bancos privados, tienen trasporte privado, tienen educación privada, tienen planes privados de salud. Los que necesitan del Estado son los más frágiles, los más desvalidos, los excluidos, siempre que sea un Estado que deje ser instrumento de los poderosos y de los millonarios.

Los liberales no entienden a América Latina porque no se dan cuenta de que vivimos en sociedades capitalistas, en la era neoliberal. Que vivimos en sociedades oprimidas por el imperialismo. Son categorías esenciales –capitalismo, neoliberalismo, imperialismo– que ellos desconocen.

Ahora los liberales se concentran en México, en atacar a la candidatura que puede rescatar a México de las desgracias que los gobiernos neoliberales y el Tratado de Libre Comercio con EEUU han traído para el país. Su pánico es que un gobierno que defienda los intereses de la gran mayoría de la población mexicana, que defienda los intereses nacionales de México, que acerque México a América Latina, triunfe. Pero esa es la esperanza de la mayoría del pueblo mexicano y también de América Latina. Derrotar al neoliberalismo y a la subordinación a EEUU, para afirmar un México justo y soberano.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/191136

Cuba, la sublime herejía de una democracia superior [+ video]

tomado del blog:  Islamia.cu

Gustavo Hernández Arteaga, profesor de Teoría del Estado
del Departamento de Derecho de la Universidad
Central ‘Marta Abreu’ de Las Villas.

Norelys Morales Aguilera.─ Ir contra las creencias consideradas irrevocables por el liberalismo, es acaso la herejía que consuma los ideales de independencia y democracia, sobre los que se asientan los más sublimes intentos de la nación cubana por constituirse desde sí, sobre el sacrificio y la sangre derramada de generaciones de hombres y mujeres que nos forjaron la Patria de pie.

Iniciada la primera guerra de Independencia contra el colonialismo español en 1898, los cubanos se dotaron de la histórica constitución, llamada de Guáimaro, en aquellos campos insurrectos. Buscaba el caro ideal de la independencia, bajo la unidad y la abolición de la oprobiosa esclavitud.

Hubo, otras Cartas Magnas en décadas de lucha cruenta por la independencia, cada una en un contexto determinado y con aquellos fines. En 1901, bajo la ocupación de los Estados Unidos, imponiendo una enmienda que les daba derecho a intervenir en la Isla, y coartar la libertad conquistada a filo de machete, pero aun así nuestros patricios lograron plasmar en el texto constitucional: “…el pueblo de Cuba se constituye en Estado independiente y soberano, y adopta, como forma de gobierno, la república.”

El 5 de junio del año 1940 entró en vigor La Constitución de ese año, que poseía un carácter progresista para su época, dado el alcance social de los conceptos que introdujo. [1]

Sin embargo, una gran parte de las disposiciones complementarias imprescindibles para llevar a la práctica lo estipulado por esta Carta Magna, jamás obtuvieron la aprobación de la Cámara de Representantes ni del Senado, cuyos integrantes en su mayoría representaban los intereses de la burguesía y los latifundistas.

El 10 de marzo de 1952, Fulgencio Batista, con el apoyo norteamericano, derrocó al gobierno constitucional y abolió la Constitución, que afianzó el dominio de Estados Unidos en país.

Nada más quedaba a los cubanos que la lucha armada. Así lo comprendió Fidel Castro, quien encabezó el movimiento armado. Preso por los sucesos del asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, en un juicio amañado, Fidel esbozó el ideal democrático y la fuente del poder de la Revolución, en su alegato ‘La Historia me Absolverá’.[2]

“Cuando hablamos de pueblo no entendemos por tal a los sectores acomodados y conservadores de la nación, a los que viene bien cualquier régimen de opresión, cualquier dictadura, cualquier despotismo, postrándose ante el amo de turno hasta romperse la frente contra el suelo.”

Fidel, quien no dudó en situar a José Martí, como el autor intelectual del movimiento revolucionario, puesto que su ideal se nutrió de sus conceptos libertarios y defendió para la Carta Magna de la Revolución un deseo que sobrevive: “…yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.

Esta constitución socialista, que hoy con orgullo tenemos los cubanos todos, no es un rayo en el desierto. Es la herejía de ser libres en una sola revolución que iniciaron nuestros patricios y que jamás cometeremos el pecado de olvidar.

25 verdades sobre la Constitución de la República de Cuba

1. Cuba no se puede considerar dictadura desde los fundamentos y principios que sustentan la democracia socialista. No se pueden ver desligados ambos conceptos.

2. La democracia en Cuba parte de la concepción marxista-leninista de un nuevo modelo, en función de la revolución social, que se lleva a cabo en la nación desde 1959 y que tiene su momento cumbre en el año 1976, al proclamarse la Constitución de la República de Cuba.

3. La democracia tiene que conceptualizarse de diferentes formas, desde la democracia griega o de la democracia liberal burguesa, que es la que ha primado en el mundo occidental.

4. Pero, la democracia debe erigirse más allá de un criterio excluyente y elitista, como ha sido en la historia del liberalismo.

5. La democracia liberal, en su evolución, si bien garantiza determinadas libertades, y cimenta el estado constitucional, no responde a los fundamentos y posturas de la democracia real, o democracia primigenia, que en la Cuba socialista, revolucionaria, se ha intentado consolidar en sus diferentes aristas.

6. Lo primero es ver de dónde nace el poder, la génesis de ese poder que fundamenta la democracia, como aquel elemento que permite a la ciudadanía, a las mayorías, tomar las decisiones más apropiadas en beneficio de la colectividad.

7. De ahí deriva la construcción de un nuevo estado, un nuevo tipo de estado a partir de las capas sociales que estaban sojuzgadas, pero no para ejercer la tiranía, no para ser excluyentes, sino mediante el esfuerzo y la comunión de intereses, volcarnos a la construcción de ese nuevo estado, que es donde se inserta la construcción socialista en Cuba.

8. Esa nueva construcción se define por la forma de acceso al poder que tiene la ciudadanía. La Constitución lo refrenda en el Artículo 3, al señalar que el Estado tiene su soberanía en el pueblo, el pueblo como máximo detentor del poder. No pueblo en la visión liberal, sino aquel traicionado en toda la historia constitucional cubana, como recordaba Fidel Castro Ruz.

9. En el Artículo 1 de la Constitución se define al estado cubano como estado de trabajadores, donde no existen limitaciones ni excepciones por el lugar o tarea que ocupe cada ciudadano en la construcción del nuevo tipo de estado. [Ver debajo el texto de la Constitución]

10. Otro elemento que caracteriza la democracia en Cuba es cómo se accede al poder. Mediante la Ley 72 queda normado que cualquier ciudadano mayor de 16 años tiene la posibilidad de ejercer su sufragio activo.

11. Así tenemos la democracia directa, en la cual  la ciudadanía escoge al candidato que tiene las mayores posibilidades para representarla, que tiene más compromiso con el pueblo en función de la solución de los problemas más sustantivos de la comunidad, sin diluirse en contradicciones que atenten contra el interés común. Eso es lo que garantiza ni privilegios ni posición económica, como sucede en otros países, que se erigen como modélicos.

12. Reafirma la realialidad democrática que se vive en Cuba el hecho de que los cubanos, de acuerdo con el texto constitucional, tenemos el sufragio universal instituido [3], y no el censitario, es decir, el voto solo a la parte de la población que contara con ciertas características precisas: económicas, sociales o educacionales.

13. De este modo el ciudadano accede a cualquier estamento gubernativo, incluida la Asamblea Nacional.

14. Se aclara que Cuba tiene un sistema asambleario, es una Asamblea Nacional la cubana, con formas presidencialistas o parlamentarias, que la tradición jurídica liberal o los medios tratan de identificar alguna de estas fórmulas, para simplificar y poder manipular la labor del máximo órgano de la nación, siguiendo sus propios indicadores, sin ver la excepcionalidad. En Cuba no nos encontramos con un parlamento al estilo burgués.

15. En resumidas cuentas, se trata de una nueva construcción que afianza el estado socialista y ha tenido el valor y el coraje de dar una salida a las posturas liberales, afianzadas en los tiempos que corren.

16. A partir de hombres y mujeres que no reciben remuneración por su trabajo de representación ciudadana, sería inconcebible sin una gran aspiración democrática.

17. Se construye el socialismo y a la vez se están hilvanando los principios más sublimes de cualquier sociedad, donde el ciudadano puede hacer el control del poder, y se puede ver en todo el texto constitucional.

18. De acuerdo con la Constitución Socialista de la República de Cuba están instituidas una serie de garantías para el ejercicio de un poder directo, lo cual es básico al hablar de democracia.

19. Un modelo como el cubano se asienta en una riqueza donde se pueden observar variantes de democracia directa, representativa y deliberativa.

20. Visto así, la ciudadanía cubana se puede desligar de esa visión democrática limitada, lo cual lleva a la calidad democrática, un concepto superior, que genera en la práctica una gama amplia de derechos políticos, donde el ciudadano se aúna para el supremo objetivo de la toma de decisiones, que traspasa todo el bloque de constitucionalidad en Cuba.

21. Una pregunta significativa es ¿para quién se está legislando?¿para quién se ejerce el poder en Cuba? Las respuestas sesgadas llevan a denigrar el sistema socialista cubano, de su Revolución.

22. Cuba no está dentro de los cánones establecidos por el liberalismo y el imperialismo a nivel mundial.

23. La no comprensión, el olvido o silenciamiento de estos tópicos, nos ponen frente a la guerra cultural, que traspasa lo jurídico para establecerse en lo ideológico y lo filosófico, estableciendo hegemonías a nivel global.

24. Estamos obligados a rebasar esa guerra cultural.

25. Todo lo anterior desemboca, en que a pesar de la necesidad de profundizar en normas y regulaciones, ello no es óbice para no disfrutar de absoluta libertad de expresión en Cuba, la cual no puede lesionar la estabilidad del estado nacional. [4]

[1]   https://www.ecured.cu/Constituci%C3%B3n_de_la_Rep%C3%BAblica_de_Cuba
[2]   http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2009/05/la-historia-me-absolvera-fidel-castro.pdf
[3]   http://www.fgr.cu/sites/default/files/Ley%2091Consejos%20Populares_0.pdf
[4] Síntesis de entrevista concedida por Gustavo Hernández Arteaga, profesor de Teoría del Estado   del Departamento de Derecho de la Universidad Central ‘Marta Abreu’ de Las Villas.

Punto final y punto y seguido

Tomado del blog La Pupila insomne

La Revista chilena Punto Final ha lanzado un llamamiento desesperado:

Este 9 de marzo, tras 52 años de labor al servicio de los intereses del pueblo trabajador, de las ideas revolucionarias y de la hermandad latinoamericana y caribeña, revista Punto Final suspenderá su publicación, la edición 894 será la última.

Hagamos todo lo posible para que Punto Final no desaparezca.

En Chile los aportes en dinero pueden hacerse vía depósito o transferencia en: cuenta corriente Nº: 0-717200-00-4, del Banco de Chile, a nombre de Sociedad Editora Punto Final S.A., RUT: 96.558.680-6, e-mail: revistapuntofinal@movistar.cl, fono-fax: 226970615

En el exterior mediante Money Order a nombre de Punto Final S.A., enviado por correo certificado a la casilla 13.954, sucursal Moneda, Santiago de Chile. O mediante giro vía Western Union a nombre de Francisca Cabieses Martínez, gerente de la revista. Y comunicarlo vía correo electrónico.

El punto final ya llegó a Edmundo García y su programa radial desde Miami La noche se mueve que primero debió pasar del éter a internet y también allí dejó de salir por ausencia de anunciantes.

En aras de la diversidad, nadie apoya a estos medios independientes, no hay crowfunding que los haga sobrevivir, ni beca, donante o gobierno estadounidense o europeo que destine un centavo en defensa del derecho de los chilenos o los miamenses a una pluralidad informativa.

En un ambiente de “libertad de emprendimiento” ni los editores de Punto Final ni el programa radial de Edmundo han podido sobrevivir, tampoco han tenido un hada madrina que les haya permitido convertir un bar de mala muerte, multado con más de doce mil euros por contratación ilegal de inmigrantes, en próspero hostal a 140 dólares la habitación y pagar informáticos, webmasters y servidores en el extranjero, o transformar una empresa con pérdidas de más de 110 000 dólares en una próspera publicación. El hecho de que Punto Final y La noche se mueve constituyan espacios excepcionales, oasis informativos a contracorriente del discurso mediático dominante en sus entornos, no les ha significado posibilidades para obtener financiamiento sino todo lo contrario.

Sin embargo, en Cuba, una economía mucho más pequeña, en un escenario de grandes dificultades financieras, y donde según dijo Barack Obama es muy difícil abrir una empresa, lo que en otros lugares fracasó -un bar, una compañía de enterteinment…- ha tenido su punto y seguido, precisamente en una esfera como la mediática y haciendo un discurso al margen -y hasta contrario- al de los medios de comunicación establecidos. Para pensar, ¿no?

De la épica y sus tantos rostros

Tomado del blog De Lupas y Catalejos

La historia no está hecha solo de grandes mujeres y hombres, sino también de quienes alumbran como fuego en la cotidianidad…

De mi abuelo heredé un libro grande y muy pesado. Ahora, si miro atrás, creo que con ese texto sobre las piernas debo haberme parecido a Nené Traviesa en aquella ilustración sobria y maravillosa de La Edad de Oro.

El volumen resumía en fotos la historia de Cuba y yo lo hojeaba despacio, muchas veces. Ahí vi por vez primera la sangre escaleras abajo en Humboldt 7 y entendí que la libertad no era barata.

Página por página descubrí que lo que somos hoy tiene unas raíces fuertes y hondas en el ayer de muchas personas, gente que amó, que sufrió, que no actuó sabiendo que su huella se perpetuaría, gente común afincada en su tiempo.

Porque la historia, al contrario de lo que casi siempre predicamos, no está hecha solo de las grandes mujeres y hombres y de sus luchas y esperanzas, sino también de quienes alumbran como fuegos en la cotidianidad y echan a andar un país desde el anonimato de la existencia individual.

Por eso Cuba puede preciarse de su pequeñez iluminada: no solo tiene al poeta apóstol José Martí, al enamorado Agramonte, al enfebrecido (de pulmones y revolución) Villena, al cubano Che, al Camilo hondo, a la fuerte Celia, al futurista Fidel… Acoge la isla a millones de cubanos y cubanas hechos a la medida de la épica, sabedores de que hay algo más grande que ellos mismos que se llama nación y vale todos los sacrificios… y por sus desprendimientos van sembrando episodios que forjan una historia colectiva y hermosa, la que a fin de cuentas nos pone cada día en el sentimiento y el respeto del mundo.

Cuando Cubahora invitó en su foro ¿Qué memorias de la historia cubana te conmueven? a completar el rompecabezas de la memoria colectiva, las respuestas fueron desde la cumbre hasta la batalla de todos los días.

Así se entremezclaron el fin de la guerra hispano-cubano-norteamericana con el asalto al Cuartel Moncada, “las huellas que dejaron los proyectiles en las paredes y ver en lo que se ha convertido”.

Desde la consternación y la negativa al olvido (una forma de aniquilar la historia que tiene muchos adeptos) se mencionó el fusilamiento de los estudiantes de Medicina, la tortura y el asesinato de Abel Santamaría, la operación Peter Pan, el bombardeo al aeropuerto de Ciudad Libertad.

Porque el heroísmo también nos signa, se escribió de la primera carga al machete, de la Protesta de Baraguá, de Girón y de la Crisis de Octubre.

A Fidel, guía de las seguridades y de la dignidad, el de Cinco Palmas, el ciclón Flora, la batalla por Elián, se refirieron varios usuarios, y no podía ser de otro modo porque todo lo relacionado con él “es conmovedor, está lleno de sentimientos muy puros”.

Sobre la resistencia del pueblo cubano en los convulsos años 60, y durante el Periodo Especial, cuando intentaron rendirlo por hambre, también opinó un lector, en un tributo merecido a todos los que, al decir de otra lectora, aportan “un granito en este libro grande”.

Las disquisiciones filosóficas sobre el fin de la historia dejaron de estar de moda, pero a muchos poderes les convienen los desmemoriados. Del recuerdo viene el compromiso, de la historia se aprenden, además de los caminos, los errores sobre los cuales no vale volver.

La historia no solo nos conmueve, también, y sobre todo, nos mueve.

Pronunciamiento de la REDH acerca de la amenaza del gobierno de EE.UU. y la derecha internacional a Venezuela

Tomado del blog Santa Mambisa
PRONUNCIAMIENTO DE LA RED EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD ACERCA DE LA AMENAZA DEL GOBIERNO DE EE.UU. Y LA DERECHA INTERNACIONAL A VENEZUELA

Los acontecimientos actuales en relación con Venezuela y la región parecen copiados íntegramente de los manuales de la inteligencia norteamericana, en particular los llamados eufemísticamente golpes “blandos” o guerras de “baja intensidad”. Van quedando muy pocas alternativas que no hayan sido aplicadas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Nuevos acontecimientos se han sumado a los ya conocidos con igual fin: derrocar al gobierno bolivariano legítimamente elegido por el pueblo, respaldado por veintitrés procesos electorales en los últimos dieciocho años:

  • Las afirmaciones del secretario de Estado y ex CEO de la petrolera Exxon, Rex Tillerson, en su discurso en la Universidad de Texas, donde, en el peor estilo imperial, reivindicó la vigencia de la Doctrina Monroe, y amenazó a Cuba y Venezuela.
  • La posterior gira del propio señor Tillerson por un grupo de países de la región para ordenar y planificar con los gobiernos incondicionales al imperio la arremetida diplomática contra Venezuela.
  • La servil declaración del Grupo de Lima excluyendo a Venezuela de la Cumbre de las Américas próxima a realizarse, tomando como fundamento un manipulado informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que refiere una “situación humanitaria” en el país y un “flujo de migrantes” que pone en peligro la tranquilidad de las fronteras.
  • La negativa del Grupo de Lima a reconocer las elecciones presidenciales convocadas para el 22 de abril por la autoridad electoral venezolana, después que ésta fuese meses atrás una exigencia de la oposición en la Mesa de Diálogo y  cuyo calendario, incluso, había sido conciliado entre las partes.
  • El contraproducente quebrantamiento del diálogo entre el gobierno y la oposición venezolanos, en República Dominicana, cuando éste estaba a punto de dar sus frutos y apostaba por una solución pacífica.
  • La creciente presencia militar de Estados Unidos en la región y las maniobras realizadas durante los últimos meses con fuerzas de Colombia, Perú, Brasil, Chile, México, Argentina y Panamá, entre otros estados, incluso de la OTAN, y los desplazamientos de tropas de Colombia y Brasil en la frontera venezolana.

En resumen, todo parece estar listo para un golpe final que abra las puertas al Comando Sur. Sólo bastaría la fabricación de algún pretexto, tal como ha ocurrido en múltiples ocasiones durante la historia del imperialismo norteamericano.

Ante esta peligrosa situación, el capítulo cubano de la Red de intelectuales, artistas y luchadores sociales En defensa de la humanidad, declara que:

  • Urge gestar un amplio movimiento de solidaridad con la hermana República Bolivariana de Venezuela, haciendo énfasis en el peligro que una intervención armada de Estados Unidos y/o sus aliados representaría no sólo para el pueblo venezolano, sino para toda Nuestra América y el resto del mundo. Cualquier conflicto o contradicción interna en nuestra región debe ser solucionado por vías pacíficas y democráticas, tal como ha sido proclamado por la CELAC y como el propio gobierno venezolano ha probado en reiteradas ocasiones.
  • Condenamos enérgicamente las acciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Grupo de Lima, que sirven ominosamente al imperialismo en sus ansias intervencionistas en la región. Estas instancias no han servido nunca para condenar las masivas y reiteradas violaciones a los derechos humanos de Estados Unidos por sus constantes guerras de agresión en todo el mundo, ni las injusticias que se cometen en ese país y en el ámbito de sus aliados.
  • Alertamos que las acusaciones de Washington y sus lacayos son y serán reproducidas frenéticamente por las grandes corporaciones mediáticas y las redes sociales que manejan a su antojo y que, como es conocido, cuentan con herramientas suficientes para la manipulación constante de la opinión pública, lo que refuerza la necesidad de una comunicación alternativa, certera y oportuna, y de su impostergable articulación de nuestras plataformas en un frente de acción común y coordinada.
  • A las ya conocidas amenazas a Venezuela, tanto el senador norteamericano Marco Rubio como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, han adicionado agresivas e injerencistas críticas a la democracia y a la práctica política cubana, Estado absolutamente independiente que en casi sesenta años de constantes agresiones no han podido doblegar.

Como dijera nuestro apóstol José Martí: “Es la hora del recuento y de la marcha unida y hemos de andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes.”

Unamos nuestros esfuerzos en el apoyo a la Venezuela de Bolívar y Chávez; rechacemos cualquier intento por deformar la realidad de lo que allí acontece y alcemos nuestras voces frente a las amenazas que penden hoy sobre América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

La Habana, 19 de febrero de 2018, Año 60 de la Revolución.

A %d blogueros les gusta esto: