Archive for: abril 1st, 2018

Alfredo Sánchez: “La IAAF nunca nos ha cuestionado la validez de las marcas”

tomado del blog DeporCuba

[block][block][block]Por: Lilian Cid Escalona y Andy Bermellón Campos

Alfredo Sánchez Barrios se enfrenta, cada día, a una labor titánica. Es el hombre que está detrás de la compilación, revisión y organización de cuanta marca produce el atletismo cubano. De su trabajo depende que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) reconozca los registros que acá se producen y que el mundo esté actualizado sobre accionar de los nuestros. Es un trabajo duro, que puede a llegar a ser bastante engorroso ya son pocos los escenarios nacionales donde las condiciones son óptimas para la recolección de estos datos.

Alfredo es una figura omnipresente, lo mismo en las Prueba de Confrontación con en los eventos de mayor alcance como la Copa Cuba o el Memorial Barrientos. Es un hombre orquesta, y merece nuestra reverencia, por su constancia y capacidad para solventar los obstáculos –que no son pocos- para mantener al día las estadísticas del atletismo cubano.

Alfredo, como buen hombre de números, no es dado a las entrevistas, por ello, es para nosotros un enorme placer poder publicar en Deporcuba estas declaraciones exclusivas del principal artífice de los datos en el atletismo cubano contemporáneo.

¿Cómo llega a esta profesión?

Desde niño siempre tuve afinidad por los deportes, aunque nunca me destaqué en la práctica de ninguno. A los 11 años, en 1976 a raíz de los Juegos Olímpicos de Montreal y la histórica doble victoria de Alberto Juantorena, empecé a hacer mis pequeños reportes personales sobre estadísticas del atletismo, pero no es hasta 1989, cuando a través del amigo Néstor Calixto, también fan de las estadísticas, que conozco al ya fallecido Basilio Fuentes Ferrer, historiador y estadístico del atletismo cubano de siempre, que me vuelco de lleno a esta tarea.

A partir de ese momento comencé a colaborar directamente con él en las estadísticas del atletismo de forma voluntaria como uno de los integrantes de la Asociación Cubana de Estadísticos de Atletismo (ACEA) que él fundó por esos años, aunque la misma se disolvió con el tiempo. A finales del 2006 comienzo a trabajar profesionalmente como estadístico, cuando paso a formar parte del Dpto. de Estadística Deportiva del INDER y empiezo a atender como estadístico el atletismo al igual que otros deportes como el Tiro Deportivo y el Pentatlón Moderno, los cuales continúo atendiendo en la actualidad.

 

Desde niño tuve afinidad por los deportes. A los 11 años, durante los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, con la doble victoria de Alberto Juantorena empiezo a hacer mis primeros reportes estadísticos.

 

¿Cómo es el día a día de un estadístico de atletismo?

Nuestros días suelen ser muy cargados pues como este es un deporte que prácticamente no recesa de competir, siempre hay resultados por buscar y recopilar, además de todos los trabajos estadísticos que se puedan generar en el quehacer diario. Esta profesión se puede ejercer en Cuba vinculándose profesionalmente al Dpto. de Estadística Deportiva del INDER o a través de los Dptos. de Informática de las Direcciones Provinciales de Deportes y habiendo estudiado preferiblemente una carrera afín al deporte o a la informática, aunque aclaro que en mi caso particular soy graduado de Economía por lo que con interés y superación personal se puede llegar a ser estadístico deportivo.

Estadístico de atletismo, sí, pero, ¿es este su deporte favorito?

Por supuesto que el atletismo es mi deporte favorito porque es el deporte rey, cuenta con el mayor número de eventos, es un deporte muy fácil de entender y sus reglas no son nada complejas. De manera general tengo preferencia con todos los deportes de tiempos y marcas que generan récords pues es eso lo que más me atrae de los mismos. En un tiempo pasado también fui amante de las estadísticas del béisbol, pero el atletismo ocupa casi todo mi tiempo de estadístico.

¿Cómo se trabaja para darle soporte estadístico a un evento como la Copa Cuba o el Memorial Barrientos?

Para dar un correcto soporte estadístico a un evento es muy importante conocer previamente -con suficiente anticipación- todo lo referente al mismo, es decir, los eventos convocados, el horario de los mismos en todas sus fases, las inscripciones debidamente elaboradas con todos sus datos necesarios, así como tener actualizados todos los récords que se controlarán en dicha competencia. También depende de la calidad del trabajo de los jueces, es muy importante que realicen un correcto llenado de todas las planillas de terreno que se emplean en la competencia para poder brindar los resultados con rapidez.

Estamos listo para acoger una reunión de carácter internacional en nuestro país. ¿Cuáles son los elementos que se necesitan para asumir esto?

Considero que en algún momento no muy lejano volveremos a estar listos para acoger una competencia internacional de reconocido nivel en nuestro país pues para esto es necesario una serie de condiciones materiales, alguna de las cuales no existen en este momento. Lo primero es contar con un estadio adecuado para este tipo de competencias y este es el punto más flojo que tenemos actualmente, debe existir una pista en perfectas condiciones y debidamente homologada, lo cual no debe tardar mucho en hacerse realidad, pero ahora mismo no está. También hay que tener un sistema de cronometraje electrónico de calidad, que ya tenemos y con un sistema informático para el montaje de la competencia que por suerte existe desde hace unos cuantos años y que se ha probado exitosamente en competencias importantes en el exterior. No debemos olvidar otros factores no materiales como la elevada capacidad organizativa ya probada en grandes eventos como fue en el caso de los Juegos Panamericanos en 1991, la Copa del Mundo en 1992, el Campeonato Panamericano Juvenil en 1997 y el Campeonato CAC en el 2009.

 

…en algún momento no muy lejano volveremos a estar listos para acoger una competencia internacional de reconocido nivel en nuestro país.

 

¿Cuál es proceso para homologar un récord?

El proceso para homologar un récord depende del tipo de registro que se trate; por ejemplo, para homologar un récord mundial son múltiples las condiciones para oficializarlo, primero, la competencia debe estar calendariada de forma oficial, existir un sistema de cronometraje electrónico debidamente certificado en el caso de ser un récord de tiempo, la rectificación de la medición con una cinta metálica en el caso de ser una marca, el pesaje del implemento en el caso de ser un récord de lanzamientos, debe contarse con un video del récord implantado, también la prueba antidoping del atleta más una serie de planillas a llenar y enviar a la IAAF para su homologación. Ahora si se tratase de homologar un récord nacional los requisitos no son tan estrictos y se pudiera homologar teniendo en cuenta solo las primeras cuatro condiciones expuestas anteriormente y no son totalmente necesarias las tres últimas.

Se cuestiona mucho a nivel internacional -y nacional- las marcas que se generan en el Estadio Panamericano de La Habana. La IAAF, de hecho, en sus listados significa (EP) para los registros que se logran acá y esto se ha interpretado como una salvedad que genera cierta desconfianza. ¿Cuáles son las razones que llevan a esta especificidad?

Puedo asegurar que la IAAF nunca ha cuestionado la validez de las marcas que se producen en el Estadio Panamericano de La Habana y solo hace esta especificación de EP para aclarar bien la sede de competencia y diferenciarla de otras de la propia ciudad como el Estadio Pedro Marrero donde antiguamente se celebraban casi todas las competencias de atletismo y que yo espero que algún día vuelva a ser la catedral del atletismo cubano. En las listas mundiales de la IAAF en ocasiones se hacía esta misma aclaración para otras sedes como las ciudades de Nueva York, Boston, etc. Por otro lado mantenemos excelentes relaciones de trabajo con el estadístico principal de la IAAF el cual siempre ha reconocido nuestro trabajo por la calidad y seriedad del mismo.

Lo que es inadmisible que algunos medios nacionales, sobre todo en la televisión, se hayan cuestionado algunos de los registros que consiguen nuestros atletas en Cuba. Molesta más porque ni siquiera están presentes en el lugar en que se producen las mismas; eso es dudar de la calidad y la seriedad del trabajo de todos los funcionarios y trabajadores de nuestro atletismo y, sobre todo, dudar de nuestros jueces que están debidamente preparados para oficiar en las competencias que se celebran en nuestro país.

..es inadmisible que algunos medios nacionales, sobre todo en la televisión, se hayan cuestionado algunos de los registros que consiguen nuestros atletas en Cuba.

[block][block][block]
Alfredo Sánchez junto a Eduardo Biscayart en Cuba/ Foto tomada del perfil de facebook de nuestro entrevistado

Eduardo Biscayart, uno de los grandes comentaristas de futbol internacional, ha visitado nuestro país en múltiples ocasiones y usted es una de las personas que lo ha recibido. ¿Cómo surge la amistad con Don Bisca?

Conocí a Eduardo Biscayart a través de Basilio, con motivo de los Juegos Panamericanos de La Habana en 1991, cuando asistió en función de fotógrafo, que es otra de sus profesiones. Después estuvimos algunos años incomunicados, pero cuando empiezo a trabajar profesionalmente como estadístico reanudamos nuestra comunicación y hemos desarrollado una bonita relación de amistad y trabajo ya que Biscayart es también un reconocido estadístico y comentarista de atletismo. Biscayart me ha ayudado mucho a recibir publicaciones importantes de atletismo y también en mi reincorporación como miembro de la Asociación Internacional de Estadísticos de Atletismo (ATFS) de la cual es parte de su Comité Ejecutivo.

 

Dentro de sus años dedicados a esta profesión ¿Cuál es el momento más espectacular que ha presenciado Alfredo Sánchez?

Han sido varios los momentos importantes pues trabajé en el atletismo de los Juegos Panamericanos de La Habana en 1991 y la Copa del Mundo celebrada en La Habana en 1992. Más recientemente como estadístico de la delegación cubana he tenido la oportunidad de asistir a los Juegos CAC de Veracruz 2014 y a los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y Toronto 2015.

Sabemos que es un corredor de pruebas de largo aliento ¿Cuáles son las metas y retos actuales del Alfredo?

A partir de 1987 con el apoyo del amigo Javier Clavelo, también otro fan y conocedor del atletismo, inició mi afición por practicar carreras de largo aliento y empecé a participar en algunas carreras populares. Poco a poco me fui proponiendo nuevas metas y ya en 1990 corro mi primera media maratón. Hoy tengo más de 200 carreras populares realizadas, 26 de ellas de media maratón y he participado en 19 ediciones de Marabana. Con tantos años corriendo largas distancias aparecen las lesiones por lo que ya prácticamente solo corro para mantener una buena salud y sentirme bien. Ahora solo participo en alguna que otra carrera importante que se organiza, casualmente ahora me preparo para participar en la carrera de 10 km de Varadero.

¿Qué atletas le motivan admiración?

Bueno, la verdad es que son muchos los atletas que me motivan admiración, pero puedo nombrar seis (tres en cada sexo) dentro de Cuba a los que aprecio profundamente. Ellos son:  Alberto Juantorena, Javier Sotomayor e Iván Pedroso entre los hombres y Ana Fidelia Quiros, Olisdeilys (Osleidys) Menéndez y Yipsi Moreno entre las mujeres, pero como todos están retirados entre los activos puedo destacar a Leonel Suárez y a Yarisley Silva, por su constancia y dedicación en sus ya largas carreras deportivas. En cuanto al mundo en el pasado siglo mis preferidos son los norteamericanos Carl Lewis y Jackie Joyner-Kersee, pero en el presente siglo hay una figura que ha hecho historia y es el jamaicano Usain Bolt; entre las mujeres me quedo con la bella rusa Yelena Isinbayeva, también retirada hace poco tiempo.

¿Quién es el “MisterChip”[1] del atletismo?

Considero a Basilio Fuentes Ferrer como el MisterChips del atletismo cubano por su incansable labor de tantos años para divulgar la historia de nuestro atletismo y en el mundo admiro varios estadísticos que han desarrollado un magnífico trabajo pero destaco al inglés Peter Matthews por su meritoria tarea en los boletines estadísticos que emite durante todo el año, además el resumen anual que elabora llamado Athletics, una verdadera Biblia de las estadísticas del atletismo.

¿Qué huella quisiera dejar luego de retirarte como estadístico?

Creo que de una forma u otra nunca me retiraré como estadístico, siempre y cuando la salud me acompañe, estaré ejerciendo ya que aparte de ser mi profesión siempre ha sido un hobby para mí. Solo quiero seguir siendo un continuador de la obra iniciada por Basilio como referente de la historia del atletismo cubano publicando libros donde se actualice y enriquezca nuestra historia. Por cierto, adelanto que ya junto a un viejo amigo y amante también de las carreras de fondo, estamos enfrascados en la elaboración de mi primer libro que trata sobre el fondo cubano haciendo hincapié en las carreras más largas, la media maratón y la maratón.

Hora de lanzarse a la piscina ¿Cuántas medallas pronostica para Cuba en Barranquilla 2018?

Quizás la pregunta más comprometedora de esta entrevista pero me atrevo a hacer un pronóstico anticipado para los venideros Juegos CAC Barranquilla 2018. Teniendo en cuenta la historia y que habitualmente algunas de las principales figuras del área, específicamente de las islas del Caribe, no participan en estos Juegos y a pesar del proceso de renovación que actualmente pasa nuestro atletismo Cuba debe mantener el primer lugar por países en el atletismo de los Juegos alcanzando entre 16 y 18 medallas de oro. De lograrse este resultado, lo consideraría muy bueno ya que se produciría en un entorno algo diferente a los Juegos CAC Veracruz 2014 debido a la época del año en que se realizará esta edición, el crecimiento deportivo de los atletas colombianos que serán beneficiados de cierta manera al ser la sede de los Juegos y el ya mencionado proceso de renovación que vive actualmente nuestro atletismo.

 

Cuba debe mantener el primer lugar por países en el atletismo de los Juegos alcanzando entre 16 y 18 medallas de oro.

 

¿Que necesitaría para que su trabajo sea más eficaz?

Solo me gustaría contar con un sistema de competencias que funcionara como base de datos, pues serviría de mucho para la elaboración más rápida y eficaz del ranking nacional tan necesario para nuestro trabajo. También es imprescindible mantener una conexión a internet potente para estar debidamente actualizado de todo lo que acontece en el atletismo mundial.

¿Censura o escaramuzas contra el ICAIC? Váyanse, que yo me quedo

La persistencia en considerar censura la decisión del ICAIC de no proyectar en la sala Chaplin el filme en progreso Quiero hacer una película, del novel realizador cubano Yimit Ramírez, puede parecer enfermiza a simple vista. Si nos atenemos al modus operandi de la información en redes sociales como Facebook, no es extraño que ocurra; por cuanto se trata de un escenario generador de este tipo de conducta. Como suele ocurrir, la diatriba forma parte del lugar común de la propaganda contra Cuba, su gobierno y su pueblo, por lo cual asombra que personas más enteradas de lo que ocurre en el mundo del cine en Cuba hayan preferido ignorar hechos concretos de la escaramuza y alteren, con olímpico descaro, la cadena de sucesos. Se ha creado un juicio público a una institución de la Revolución Cubana con argumentos falsos, falaces. Se ha acumulado una presunta historia de atrocidades de censores y hasta se ha llamado al apocalipsis de la susodicha Muestra Joven; todo esto disfrazado de pensamiento crítico y deseos de que el certamen cambie y entienda ciertos preceptos, ciertas prácticas concretas en relación con el arte y la experimentación.

 Detalle de Portada de Bisiesto, No. 0, tabloide impreso en el Combinado de Periódicos Granma que
circulará diariamente durante la Muestra. Foto: La Jiribilla

Y todo parte de la primera puesta en escena a través del muro de Facebook de su organizadora, quien ya andaba buscando por esa vía entidades que aportaran a la ponina del financiamiento [1].

Un crítico de cine que el público cubano conoce por la televisión, y que goza del privilegio de ejercer la enseñanza —sin la menor censura, por cierto— como Gustavo Arcos, primero acude a esa plataforma, defenestrando a los “censores eternos” y anunciando que nada más tiene que decir (acaso pensaba que el aluvión sería tan devastador que quedaría el ICAIC reducido a cenizas apenas estallara su frase en el espectro mediático). Sin embargo, su modo más claro de demostrar que no le quedaba nada por decir fue relanzarse de inmediato en OnCuba. Tal como podría suponerse, Arcos recicla allí las mismas falacias con que supuestamente había concluido y acusando de paso a los demás de su orfandad de argumentos propios y su tendencia a la cita. Podría alegarse que no ha sido el único en operar de este modo, pero su ejemplo es modal en este caso. No han faltado otros presuntos críticos que, tal como Arcos, aparcan sus herramientas de análisis y se suman con entusiasmo al coro propagandístico anti-institucional.

Instalado en sus nichos de la academia y los medios, este extraño abogado desliza frases del tipo “si los jóvenes creadores quieren ser independientes y no sentirse cada año sometidos a los límites (cada vez mayores) que pone la institución, no queda otra que salir de ella y repensar o idear nuevos espacios”; lo que, bien leído, equivale a plantear: Váyanse, muchachos, que yo me quedo en el confort de mis variados e influyentes espacios.

Valdría la pena entonces que nos hagamos varias preguntas relacionadas con todo esto. Por qué los defensores del equipo coordinador de la Muestra ignoran, ocultan, tergiversan, que la decisión del ICAIC no fue eliminar la obra en progreso sino pasarla a una sala donde fluyera el debate (espero no le teman al debate de partes)[2] ¿Por qué, si tan sutiles son en presunciones de conducta hacia la institución, rehúsan el diálogo previo dentro de los espacios de la propia muestra que organizan y claman en alharaca de lugares comunes por una exhibición de reality show arteramente orquestada? ¿A qué viene ese afán de echar a pelear a la institución con el cine que se hace fuera de ella, cuando hay una extensa y fructífera tradición de diálogo respetuoso, de indiscutible signo inclusivo, de lo cual dan fe la propia Muestra y su continuidad?

Vista hace fe. Imágenes tomadas del tabloide Bisiesto, No. 0. Foto: La Jiribilla

¿Por qué todos los que le hacen el coro a estos manipuladores y manipuladoras de la opinión pública, obvian el sencillo hecho de que el propio Yimit Ramírez lleva otras dos obras a la misma Muestra Joven donde supuestamente se le ha censurado?[3]

¿Por qué les resulta tan importante mediatizar las ofensas a Martí, e incluso descontextualizarlas de una obra que supuestamente las justificaría?

¿Ninguno tiene idea de las obras de las artes plásticas, por ejemplo, que usan a Martí en verdaderos desafíos artísticos —no exentos de polémica—, y que forman parte incluso de la Colección (¡oficial!) del Consejo Nacional de Artes Plásticas?

¿Cómo es que estos agudos inspectores, o cazadores de censores, ni siquiera se dan cuenta de que la circulación del Programa del evento, financiado por la institución que critican a cajas destempladas e impreso en la más oficial de las empresas cubanas (Combinado de Periódicos Granma), desmantela de plano el falso argumento de la aplicación de censura?

Si algo está podrido más acá de Dinamarca, muy cerca de nosotros y del accionar cotidiano de las instituciones, es justo la opinión de críticos, realizadores e intelectuales cubanos que no operan desde el análisis y el rigor consustanciales a su oficio y cuya obra desaparecería si borrásemos de ella lo que aluda o rememore el auspicio de la institucionalidad de la Revolución. Algo, con demasiados elementos que engranan a la perfección, parece responder a un entramado desestabilizador y subversivo, en primer lugar, por la recurrencia en sus textos del ya mencionado lugar común contrarrevolucionario y la consiguiente sublimación de cualquier indicio que refuerce su correlato cinematográfico. Esa es la actitud sine qua non para tender las manos bajo el gajo de los 20 millones (oficiales) que el departamento del Tesoro estadounidense ha designado para el derrocamiento del sistema político cubano [4]. Como lo han demostrado muchos investigadores de este tema, en cuestiones de injerencia subversiva la erogación extraoficial (difusa e imperceptible como pocas), triplica a la oficial, como promedio al menos. No es de extrañar que con el nuevo inquilino de la Casa Blanca (que tantas lecciones de manipulación a través de las redes de Internet está dejando), y el activo cabildeo contrarrevolucionario, ese promedio se exalte un poco más y se dirija, sin obvias expresiones políticas, a la “noble tarea” de desacreditar a la institución. Evidentemente, hay un grupo que dice: “Más en mis manitas (¿de hombre fuerte?), por favor”.

Casi a las puertas de la Muestra misma, que pese a todo tendrá lugar al amparo del ICAIC, considero útil compartir estos argumentos ante el despliegue falaz de información y juicio que ha caracterizado los días previos al evento, especialmente en la red social Facebook. Reto a los defenestradores de oficio, que tan pronta, oportuna y públicamente se han manifestado, a que equilibren la condición de censura que alegan con la capacidad de la institución para no dejarse llevar por provocaciones mal intencionadas y pensar más en el todo que en cualquiera de sus partes, mostrando la madurez y el aplomo requeridos para dar continuidad a un hecho cultural que trasciende con mucho la voluntad de sus coordinadores.

Notas:
[1]  Véase Un insulto a Martí que nos concierne a todos, en http://www.lajiribilla.cu/articulo/un-insulto-a-marti-concierne-a-toda-nuestra-sociedad
[3]  “Trump aprueba 20 millones de dólares para los programas subversivos contra Cuba”, en http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/03/25/trump-aprueba-20-millones-de-dolares-para-los-programas-subversivos-contra-cuba/ 
[4] “Trump aprueba 20 millones de dólares para los programas subversivos contra Cuba”, en http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/03/25/trump-aprueba-20-millones-de-dolares-para-los-programas-subversivos-contra-cuba/ 

Esa fuente originaria que llamamos país

Cada persona es una historia, conformada por parajes, voces, texturas…y dejar atrás alguna de esas partes implica siempre una reinvención personal…

La nostalgia es un tipo dulce de tristeza. Cuando se te aloja en medio del pecho, no puedes más que ceder a los recuerdos, a la evocación, y regresar al menos con el pensamiento a los lugares o personas que te llaman desde la lejanía.

Cada persona es una historia, conformada por parajes, voces, texturas…y dejar atrás alguna de esas partes implica siempre una reinvención personal, que no significa olvidar, sino aprender a amar de otro modo.

Cuba, con su circunstancia, ¿bendita o maldita? del agua por todas partes, ha visto llegar e irse de sus orillas a mucha gente dividida por el conflicto de empezar otra vez.

Mi bisabuela canaria nunca dejó de tomar caldos hirvientes con pan, aún en los veranos más agotadores de Guanabacoa, ni de reprocharle a esa niña cubana (mi madre) su desprecio por aquellas sopas demasiado espesas.

Porque una puede aplatanarse en tierras nuevas, pero siempre hay un gusto especial en plantar su bandera y con ella sus costumbres. Así van los cubanos por el mundo, sembrando la huella de gente buena, alegre, dadora…orgullosos de su historia,  su música, de sus playas, de su calor.

Y con ellos llevan pequeños tesoros, tangibles e intangibles, para tener presentes a toda hora esa fuente originaria que llamamos país.

He sabido de los que quieren montar en el avión un aguacate, o de los que se llevan un paquetico de café “de la bodega”, y también de los que añoran una caja de cigarros Popular.

La nostalgia es un tipo dulce de tristeza, que manejada con optimismo nos puede conducir a la alegría.

Cuando Cubahora convocó al foro ¿Si sales de Cuba qué llevarías contigo?, tal vez no esperó tantas respuestas genuinamente hermosas, ni que los seres “ácidos” estarían tan en desventaja con respecto a los que andan vestidos de amor por nuestra patria.

Ese “algo” que recuerde el hogar fue definido en los planos material y espiritual, y esas naturalezas se entrecruzan:

Las fotos y los números de teléfono de la familia, la bandera, las canciones de Silvio Rodríguez, un pulóver con la imagen de José Martí, un pasaje de regreso, una piedrecita del pueblo, un retrato de Fidel…

El olor, los principios, el decoro, la trova, la poesía, «mi pedacito de mar», el deseo de volver, la alegría, los lugares, la añoranza,  el amor por la tierra, la convicción de que la distancia no cambia nada…

Escojo cuatro fragmentos de lo escrito por los usuarios que me parecen dictados por almas claras:

“Me llevaría en una bolsa en mi corazón los días felices que disfruté, el olor del campo y la tierra mojada, el cantar de las aves, el azul del mar y el cielo, los recuerdos de mi niñez, el calor del sol, los recuerdos de Papá y el de su verde uniforme militar y por supuesto el recuerdo de Fidel”.

“Llevaría… toda la añoranza que quepa en mi maleta hasta que vuelva”.

“Un familiar muy cercano, que decidió hacer su nido fuera de Cuba, cuando vino por primera vez, soltó los zapatos, bailó ritmos cubanos y dijo que no había como sentir el suelo de tu patria, créanme, las lágrimas corrían por su rostro”.

“Si saliera de Cuba, me llevaría el recuerdo, el inolvidable recuerdo de todos los que amo, me llevaría una enorme bolsa de besos, los besos de mis hijos, de mi madre y mi amado, me llevaría el deseo, el inquebrantable deseo de volver”.

Por eso la Patria es un concepto  que rehúye de las definiciones reduccionistas, de los estereotipos; la Patria está hecha de sus hijos y en ellos va dondequiera que funden.

Yo, por mi parte, para salir de Cuba con el sentimiento pleno, solo necesito, antes de partir, el perfume de ciertos abrazos, y la certeza de que estarán ahí cuando vuelva.

(Publicado originalmente en Cubahora + Video)

A %d blogueros les gusta esto: