57SNB: Los números muestran disparidad y contradicciones (+Estadísticas)

Rate this post

tomado del blog Universo Beisbolero

La edición 57 de la Serie Nacional de Béisbol fue detenida temporalmente debido al impacto causado por el huracán Irma en la nación insular. Luego de este hiato pasados 188 partidos, se torna interesante observar cómo les ha ido a los conjuntos en los diferentes aspectos de juego, teniendo en cuenta de modo particular el increíble paso de Pinar del Río y la mediocre defensa que se ha mostrado en general por parte de casi cada equipo en Cuba.

Para comenzar, se han anotado 288 carreras sucias hasta el momento antes de la reanudación (405 errores), lo cual equivale a 100 carreras inmerecidas por encima de los juegos jugados, o 1.53 por partido; mientras que la liga a su vez promedia 4.3 boletos por nueve entradas (por un equipo), que dan cuenta de más de ocho pasaportes gratis por partidos, un ritmo muy malo para cada liga. No obstante, encontramos equipos como el líder Pinar del Río mostrando un promedio de efectividad propio de un libro de fantasía con 2.72, casi media carrera superior al equipo con el segundo mejor pitcheo: Santiago de Cuba.

Por otro lado, Cienfuegos muestra un atroz 8.02, por mucho el peor de la liga y 1.74 carreras peor que Sancti Spíritus. Ninguno de ellos está en el sótano, un lugar reservado para el más oriental, Guantánamo, ganador de apenas cinco partidos, y mostrando igualmente una mejor efectividad que Mayabeque (6.21) e Isla de la Juventud (5.49). Sin dudas ha sido su “mediocre” promedio ofensivo de .259 y su pobre anotación (87 carreras, penúltimos solamente delante de Camagüey con 86) lo que los ha hecho caer tan bajo.

La explosión ofensiva cubana está estrechamente relacionada con el inferior pitcheo general de la nación: diez equipos superan los .280 de promedio ofensivo, y la mitad de ellos está encima de los .300. Por tanto, el pitcheo pinareño se erige como una rareza, o simplemente como apenas de la media, lo que dificulta que los bateadores rivales puedan hacerle frente. No podemos decir que su pitcheo es mejor: el hecho es que los bateadores no son lo suficientemente buenos y el resto de los lanzadores están muy por debajo de mediocres.

El excesivo uso del toque de bola es una muestra de que la mentalidad no ha cambiado mucho en Cuba. Ha habido 227 toques de sacrificio (y eso sin tener en cuenta los intentos fallidos, que son casi la misma cantidad), lo que da cuenta al menos de uno por partido. ¿Los equipos con menos? Pinar del Río (seis) y Santiago de Cuba (ocho), no es de sorprender que los primeros estén en el primer puesto y los segundos en el quinto. La parte que realmente preocupa es que hay casi tantos toques de sacrificio como jonrones (233), lo que demuestra el poco poder ofensivo de los equipos cubanos.

Todos los equipos sauf Artemisa (.282), Camagüey (.297) e Isla de la Juventud (.286) tienen promedios de bateo sobre pelotas puestas en juego (BABIP: Batting Average on Balls in Play) de .300 o más, y estos tres clubes ya mencionados están atrincherados por encima de .280. Esto es una muestra de que los errores no son la única consecuencia del poco fildeo, ubicación y alcance, y tal vez la evidencia más sólida de que la defensa es precisamente el más grande hándicap de los peloteros cubanos. En general, todo el mundo ve a sus oponentes teniendo grandes dificultadas para convertir en outs las bolas bateadas, mientras que los lanzadores encuentran más y más problemas para entrar en la zona de strike y ponchar a sus rivales.

La contradicción es tal vez la palabra que mejor describa lo que ha estado sucediendo con el béisbol cubano en estos primeros juegos. Sancti Spíritus es un caso fuerte para esto: al tener el segundo peor staff de pitcheo y el tercero que más corredores permite en circulación por entrada (1.844), los Gallos están jugando para .500 y en noveno lugar, apenas a un partido de Granma, campeón defensor. Del mismo modo, Cienfuegos no es el último lugar a pesar de mostrar un pitcheo del que se puede dar el generoso calificativo de lamentable: los Elefantes son un equipo que anota, empatados con 122 en el octavo puesto, y son segundos en dobles con 42.

La tabla de posiciones, junto con la expectativa pitagórica de Bill James revela que el desempeño en carreras de Pinar del Río debería tenerlos con casi dos victorias menos, en tanto Granma, Las Tunas y Guantánamo deberían haber tenido mejor suerte, y tanto Sancti Spíritus han tenido un resultado mucho mejor de lo que han jugado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario