Author: Rafael Cruz

¿Task Force?: Los sitios “independientes” y el proceso electoral cubano

Tomado del blog: Cambios en Cuba

Por M. H. Lagarde

Tal vez demasiado entusiasmados por el reciente anuncio del Departamento de Estado sobre la nueva fuerza de tarea (Task Force) que será creada por el gobierno de Estados Unidos que promete mayor acceso a internet para los “desinformados” cubanos y apoyo a sitios “independientes”, algunos de los editores de esas páginas parecen empeñados en demostrar sus habilidades en el tema de la manipulación informativa.

Un ejemplo de tal “eficiencia” es el editor de Cartas desde Cuba, Fernando Ravsberg, quien a propósito de un reclamo que hiciera, vía Facebook, la compañera de uno de los Cinco Héroes cubanos sobre la no nominación de su esposo como diputado, aprovecha la casual inminencia de las elecciones cubanas para enfocar la política editorial de su “independiente” sitio al  “desmontaje” del sistema electoral cubano.

Primero, reproduce las palabras del cantante de Buena Fe, Israel Rojas, publicadas en La Joven Cuba (otro sitio de los llamados independientes) quien dice que agregará en su boleta, durante la próximas elecciones el nombre de los Cinco, lo que equivaldría, según la legalidad cubana, a anular la boleta. Pero lo que en el caso del cantante puede interpretarse como una licencia poética a favor de los héroes cubanos a los cuales dedicó, durante su encierro en Estados Unidos, más de un concierto, en el caso de Ravsberg, que no es ningún ingenuo en estos asuntos, puede apreciarse como la manipulación de la opinión de una figura pública cubana en detrimento del proceso electoral cubano.

No satisfecho con ello, Cartas desde Cuba reproduce poco después otro texto del “experto” constitucional, Julio César Guanche: Un análisis del sistema electoral cubano en donde se halaga la condición democrática de los procesos electorales prerrevolucionarios sin tener en cuenta ni fraudes ni golpes de estado y se pone en entredicho la unidad defendida por la Revolución desde su condición de plaza sitiada por los Estados Unidos.

Es posible que Guanche, un historiador demasiado imbuido en investigar los “logros” de la seudorrepública, no sepa mucho sobre cuáles son las tareas que llevan a cabo en internet los grupos al estilo del recientemente creado por el gobierno de Estados Unidos para la subversión en Cuba, pero no creo para nada que sea ese el caso de Ravsberg.

El periodista de origen uruguayo y ex corresponsal de la BBC en Cuba, con amplia experiencia profesional, no debe ser ajeno al papel que jugó el grupo de tarea creado por el gobierno de Estados Unidos durante las elecciones en Irán en el 2009. La Ola Verde, o como también se le conoce la Revolución de Facebook y Twitter, organizada desde Washington para cuestionar los resultados electorales de ese país, fue una muestra de lo que pueden hacer este tipo de grupos de trabajo para, vía internet, alentar al caos y la violencia en aquellos países que no disfrutan del agrado imperial. La propia Hillary Clinton reconoció en un video público que, siguiendo sus órdenes, sus muchachitos de Twitter continuaron trabajando (o sea, manipulando) en esa red a pesar de un mantenimiento que tenía programado. También se supo que la mayoría de las “independientes” cuentas en las redes sociales que reclamaban la transparencia de las elecciones iraníes no estaban ancladas en Irán, como se pretendía hacer ver, sino en los Estados Unidos.

Por cierto, hablando de subversión y grupos de tareas, la agencia EFE acaba de publicar que un joven informático de Miami, por supuesto que “independiente”, acaba de lanzar “Pizarra”, “una nueva red social creada a similitud de Twitter para que cubanos de dentro y fuera de la isla interactúen.  ¡Vaya casualidad!

Como cualquiera sabe todo acto de informar implica una gran responsabilidad y aunque se trate de enmascarar con la inexistente imparcialidad periodística, representa también una toma de partido. Las elecciones en Cuba de 2018 es sin dudas un buen momento para saber de quién son “independientes” algunos de los sitios  en internet supuestamente dedicados a reflejar la realidad cubana.

HAY AUTISMO COLECTIVO EN LA MAYORÍA DE LOS INTELECTUALES. PABLO GONZÁLEZ CASANOVA

PABLO_GONZALEZ_CASANOVA

En México y el mundo, pocos se atreven a decir la verdad completa, señala el ex rector

En mesa redonda realizada en la UNAM habla de su apoyo a la candidatura de Marichuy
ARTURO SÁNCHEZ JIMÉNEZ / LA JORNADA

 

Pablo González Casanova, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), observa hoy un autismo colectivo en la mayoría de los intelectuales de México y del mundo. En su opinión, aunque el deber de éstos es acabar con la sociedad de la posverdad, pocos se atreven a decir la verdad completa y sólo la dicen a medias.

Ayer, González Casanova, de 95 años, respondió a preguntas del público durante una mesa redonda realizada en el Centro de Investigaciones y de Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).

El sociólogo, político e historiador participaba como miembro de la asociación civil Llegó la Hora del Florecimieto de los Pueblos, que apoya la candidatura a la Presidencia de la República de la vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), María de Jesús Patricio (Marichuy. Así que una de las primeras preguntas fue el por qué de su respaldo.

Habló de su vida, de su padre que era socialista y escribió libros en náhuatl; de que cuando era niño tenía una nana que le enseñó de religión y de que San Miguel estaba con los pobres y el diablo con los ricos.

Alguien más del público le preguntó cuál piensa que debe ser el papel de los intelectuales. Y ahí habló del autismo que observa en el mundo.

Tenemos una crisis terminal en este momento del capitalismo, al que describió como un sistema de dominación y acumulación que busca como valor principal maximizar el poder, las riquezas, las utilidades. Y están enfermos, véanlos; buscando más millones y millones.

Una de las consecuencias del capitalismo, señaló, es el cambio climático. Y son pocos los científicos e intelectuales que se atreven a decirlo.

Se refirió a que distintos grupos científicos han planteado que el calentamiento global es una realidad y que decir esas verdades es parte del papel de los intelectuales, aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo niegue y crea que va a gobernar sobre el clima.

Pero los intelectuales no sólo tienen que hacer lo que han hecho las comunidades científicas del mundo al tomar una muy buena posición advirtiendo del peligro del cambio climático, agregó.

En lo que hay autismo colectivo es en no atribuir al sistema de acumulación y dominación capitalista lo que está ocurriendo, sentenció. Es muy importante que trabajen con toda seriedad en la verdad completa.

Dijo que en México los pueblos indígenas están planteando construir un mundo viable. La conciencia que está tomando nuestro pueblo es lo más importante y es la única de las revoluciones que hay que puede convertirse en universal. Aquí estamos asistiendo a una de las formas de cambiar el mundo actual, que es sumamente injusto, depredador, agresivo, violento, deshonesto, por uno que es perfectamente posible si echamos a andar la palabra de la moral.

También se le preguntó si la UNAM debería pronunciarse en algún sentido en la coyuntura que vive el país con las elecciones. No es bueno que haya una posición oficial de una universidad, porque esto sería volver al estalinismo, consideró.

En la sesión participaron concejales del CIG: Gabriela Vega Téllez y Heriberto Salas Amac, del estado de México, y Eleazar Zamora Pérez, de Amilcingo, Morelos.

Hablaron de lo que se ha vivido en sus comunidades con la construcción de proyectos como el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, en Texcoco, y de una termoeléctrica y gaseoducto en Morelos.

“Los proyectos que hoy vienen avanzando y que supuestamente son progreso –dijo Salas Amac– se imponen por la fuerza. Con la Marina, el Ejército, las policías y con fuerzas paramilitares y acompañados de la delincuencia organizada”. La lucha contra el despojo del capitalismo, señaló, nos ha llevado a organizarnos.

Explicaron que por medio del CGI los pueblos indígenas vienen caminando a un cambio. Sabemos que nosotros no vamos a poder hacerlo sin el apoyo de las ciudades, de las colonias, los barrios.

La académica Magdalena Gómez, integrante de la asociación civil Llegó la Hora del Florecimiento de los Pueblos, planteó que las comunidades indígenas han puesto un espejo a la sociedad y al Estado, porque hemos podido observar cómo las normas de participación se han construido excluyendo a los pueblos, y nunca se les hubiera imaginado que se les iba a ocurrir poner en la boleta a una mujer indígena.

Eusebio Leal: «A Martí hay que acercarse sin tijeras»

Tomado del blog Golpenado el Yunque
El historiador de La Habana le comenta a CubaSí sobre la inauguración del monumento al Héroe Nacional, sobre la Feria del Libro 2018 y el aniversario 500 de la ciudad.

Uno no se cansa de escuchar a Eusebio Leal Spengler. El historiador de La Habana vive días particularmente intensos ahora mismo. El próximo 28 de enero se inaugurará oficialmente la estatua ecuestre de José Martí en la avenida de las Misiones, reproducción de la que se erige en el Parque Central de Nueva York. Ese ha sido uno de los más caros empeños de Leal en los últimos años. Por si fuera poco, le dedicarán la Feria Internacional del Libro 2018. Y el año que viene, la ciudad a la que le ha dedicado su vida celebrará su aniversario 500. Sobre estos temas, el destacado intelectual cubano conversó con CubaSí.

—La develación de esta escultura ecuestre de Martí es un viejo sueño suyo. ¿Por qué precisamente esa estatua? ¿Cómo se concretó el empeño?

—La estatua ya es un hecho. Veintidós años después de haber comenzado gestiones que se dilataron en el tiempo, por diversas razones, políticas, de comunicación, porque pasaba de una autoridad a otra la responsabilidad de decidir, de aprobar que la estatua pudiera venir a Cuba, se logró finalmente.

«La obra, extraordinariamente bella, reproducción fiel, al detalle, de la original, se hizo posible gracias al desarrollo de la tecnología. Uno de los requerimientos era que no se podía tocar la estatua.

«Y efectivamente, pudimos hacer toda la investigación documental en la Biblioteca de Siracusa, donde está todo el legado de los Huntington, también en la Sociedad Hispanoamericana de Nueva York, que fue su legado cultural más importante.

alt

Foto: Yuris Nórido/ CubaSí

«Se pudo ver toda la obra de la artista, de Anna Hyatt Huntington, todo lo que ella pensó sobre Martí, sus motivaciones. La Oficina del Historiador tiene hoy una documentación sólida sobre ese acontecimiento.

«Lograr los fondos necesarios fue otro debate. Lograrlos, aprovechando el momento preciso, ni antes ni después. Contribuyeron instituciones culturales norteamericanas, cubanos en la emigración patriótica, contamos con una importante contribución de una dama mexicana que siempre ha querido permanecer en el anonimato, pero que vincula también a México al hecho histórico en la fundición.

«Y desde luego, es importante la evocación de una mujer que exaltó el género, que casi a los ochenta años enfrentó el desafío de hacer una obra monumental, que estudió la vida de José Martí, que se inspiró en el amor y el sacrificio de Martí, apóstol y también Mayor General. En Martí confluyen su destino político como creador de un Partido para dirigir la lucha armada por la liberación de una nación colonizada y al mismo tiempo, su carácter como soldado, que evoca aquello de que la mejor forma de no temer al soldado es serlo.

«Él lo fue en el momento mismo en que se involucra en la guerra que él había convocado, y en el momento en que Máximo Gómez, la figura más excelsa de aquella gesta, junto a Antonio Maceo, lo acogen como guía y director máximo de ese proyecto.«El momento de su muerte está evocado poéticamente en este monumento. Lo hermoso de es que generalmente la escultura monumental, cuando se refiere a grandes héroes de la historia, los evoca casi siempre en un papel triunfante, pero aquí está evocado en el momento de dar su vida por la causa a la que se había consagrado.
«El emplazamiento es mucho mejor que el de la ciudad de Nueva York, porque le permite ser visto en una plaza, en un paseo de gran magnitud. Se ha plantado allí una naturaleza que evoca los viajes de Martí: allí están los olivos del Mediterráneo, las araucarias de Centroamérica, las palmas de Cuba…

«La base granítica es impresionante. Y como la escultura es de gran volumen, cuando te acercas a ella quedas deslumbrado por su belleza.

«Quedará inaugurada oficialmente el 28 de enero, coincidiendo con un aniversario de José Martí, de cara la Iglesia del Santo Ángel, la iglesia castrense donde fue bautizado (en la misma iglesia en que lo fue el padre Varela), en La Habana, la ciudad donde vino al mundo, que pronto cumplirá 500 años.«¿Qué mejor que conmemorar el acontecimiento del nacimiento de Martí cuando faltan pocos meses para que su ciudad celebre cinco siglos?»
—¿Cómo acercarse a José Martí en estos tiempos?

—Ni con tijeras ni con gomas. No nos podemos acercar a Martí recortando. Hay a ver a un Martí global. Lo que sí se puede hacer es acercarse por los disímiles caminos que nos legó y nos propone: su correspondencia, preciosa; sus versos de amor, sus versos libres; el universo de su literatura periodística; nos ofrece su acción política… por todas esas vías se llega de pronto a un Martí absoluto, a un Martí que requerirá la interpretación personal de cada uno.

alt

Foto: Yuris Nórido/ CubaSí
«Hay una amplísima bibliografía de su dimensión política y moral (Ezequiel Martínez Estrada, Cintio Vitier, Fina García Marruz, Gonzalo de Quezada); hay un Martí en la visión política continental (Mañach y tantos otros)… pero lo más importante que construyamos nuestro propio Martí a partir del conocimiento que tengamos de él.

«Hay que acercarse a él, dialogar con él. Es muy buenos extraer exergos, sacar fragmentos de su obra, pensamientos… pero lo bello, lo importante es insertar esos pensamientos en la obra completa».

—La XXVII Feria Internacional del Libro estará dedicada a su obra. ¿Cómo asumió esa noticia?—Estoy profundamente agradecido al Instituto Cubano del Libro, al Ministerio de Cultura, a la intelectualidad y al pueblo cubano. Han sido muy generosos. No porque yo venga a hacer la representación de decir «no merezco esto o aquello», porque sería no solamente imprudente, sino también ofensivo para los que han hecho esa concesión.
«Pero siempre he considerado que hice poco por construir una obra que me llevara al escritorio, a la consulta necesaria y paciente de los papeles. La vida me llevó a levantar piedras y cal, a conservar fuentes, rescatar libros, a buscar documentos, a preservar colecciones. Me llevó al culto de la palabra, no como un ejercicio superficial (la palabra hueca, la que nada dice, la retórica maniquea), sino como el vehículo para expresar sentimientos tales como el amor a la Patria, la conciencia de que al amarla, sentimos un amor por lo otro, por lo que nos rodea, el mundo americano, por todos los que sufren y lloran, por todos los que padecen…

alt
Foto: Jorge Luis Sánchez/ para CubaSí
«También por Cuba en cuanto a la acumulación de pensamiento, de ideas, de belleza que este país ha aportado a la historia de la América y del mundo; por los cubanos, de los que siempre me he sentido parte inseparable, parte de ese pueblo, con sus virtudes y sus defectos, que son los míos; con sus luces y sombras, que son las mías…

«Al mirar todo eso, considero que he hecho algo, hubiera querido hacer más; una y varias veces dije que necesitaría un préstamo de una vida, otra más, para poder realizar lo que quiero, con el mismo empeño, como cuando subía escaleras de tres en tres, como cuando recorría diariamente distancias enormes para llegar a los lugares.

«Recuerdo que una vez se me presentó un anciano, llegó quizás en un momento oportuno de mi vida y me dijo: “oiga, yo conozco una técnica que usted quizás recordará de su infancia: las madres solían conservar los zapaticos del primer año convertidos en metal: yo soy el poseedor de esa técnica; pero yo me voy y no tengo ni familia ni a nadie a quien dejársela; yo no vengo a darle el secreto de mi trabajo; yo vengo a pedirle que me dé sus zapatos, con los que usted ha andado La Habana”.

«Le entregué los zapatos. Y cuando me los devolvió (están bien guardados), me di cuenta de que esa etapa de mi vida había concluido, que había que comenzar otra.

«De pronto comenzaron a aparecer niños, jóvenes… Incluso, en una reunión de intelectuales, Fidel me dijo: “Hay un niño aquí, hijo de una amiga nuestra, Katiuska Blanco, que me ha dicho cuando le he preguntado qué quiere ser me ha respondido que quiere ser el sucesor de Eusebio Leal”.

«Me consoló que ese niño, otro u otros, ya estén caminando por las calles. Ya no tendré necesidad de otra vida.«Y si el Instituto del Libro ha querido reunir en páginas lo que dije o alguna vez escribí, y lo que han escrito o recogido de mí, y dedicarme esta Feria del Libro, ¡que para bien sea!»
—La Habana celebrará el próximo año su aniversario 500. ¿Cómo asumirá ese festejo el centro histórico de la ciudad?

—La Habana tiene muchos centros históricos. Yo ya he renunciado a hablar con sentido absoluto del centro histórico. El centro histórico es quizás un punto de partida. Pero hay muchos puntos de partida: en el Cerro, en Marianao, en Miramar, en la Víbora, en Diez de Octubre, en San Francisco de Paula.

«Cuando hablamos del aniversario no hablamos solo de aquel hecho pretérito de la ceiba: eso es muy bonito, y lo vamos a recordar: el Templete está restaurado, y las pinturas, y las columnas; y el árbol del aniversario 500 está plantado. Hace dos años, el otro árbol dio las señales de que su tiempo había terminado, debimos plantar otro. Esta mañana pasé temprano y vi que la ceiba estaba llena de sarmientos verdes.

«Sí, vamos a celebrar eso: el cabildo, la primera misa, el nacimiento de la ciudad. Pero lo más importante es que lo significa ese tiempo para una ciudad.

alt

Foto: Annaly Sánchez/ CubaSí
«Es el tiempo de una universidad que pronto tendrá tres siglos, le corresponde a la obra ímproba de la Sociedad Económicas de Amigos del País, a la historia de la pedagogía cubana, que tiene en La Habana una parte importante, le corresponde a sus arquitectos y constructores, que hicieron una ciudad fantástica.

«Todo el que llega a La Habana dice “¡Qué maravilla! ¡Qué misterio! ¡¿Qué ciudad es esta?!” Incluso decadente, como está La Habana, cuando tú la tocas, resucita. Donde quiera que la toques, excepto lo que cae vencido, que siempre será menos de lo que se ha perdido en este continente; en aras de una modernidad mal interpretada se demolió bárbaramente.

«La Habana, por una serie de acontecimientos, ha permanecido en su urbanismo y en su esplendor, hasta hoy. Lo que hay es que tocarla con amor e impedir su “arrabalización”. Y sobre todo: hay que cuidar de los que viven en ella.

«Ser habanero no puede ser un signo de superioridad, pero para serlo (como decía Alfredo Guevara con toda razón) se necesita de cierto refinamiento, que nace de la cultura.«Fidel decía (y no me gusta mucho estarlo citando, me gusta más seguir lo que me enseñó) que las Revoluciones eran hijas de las ideas y de la cultura. Sin cultura no hay idea, sin ideas no hay cultura: esta es una relación dialéctica y armónica.
«Hace falta que se vea lo que hace la cultura cubana desde esta ciudad. Es el aniversario 500 para un ballet, para toda la música cubana, para la poesía, para la tradición jurídica… Pero esta también es la ciudad de los alfabetizadores, la ciudad de los macheteros, las ciudad de la milicia gloriosa e irreductible, la ciudad de los estudiantes, la ciudad de los obreros, donde nacieron los movimientos políticos…

«¡Estamos hablando de algo grande! Hay que romper ese silencio sobre el aniversario 500. La Habana primigenia nació en 1514, en San Cristóbal, en la costa sur, en un punto en que los arqueólogos no han encontrado pero aparece en toda la cartografía de esa época. Se unieron en un momento oportuno, San Cristóbal y La Habana.

«En 1514 ya existía, pero en 1519, según la tradición, nació La Habana, en el año en que Magallanes le daba la vuelta al mundo, en el año en que moría Leonardo da Vinci (el genio más grande de la época), en el momento en que se encuentran, en México, Hernán Cortés y el emperador Moctezuma… En medio de un mundo cambiante nacía la capital de Cuba, la que iba a ser la capital de Cuba, la de las Declaraciones de La Habana, la de la resistencia gloriosa…

«Entonces, La Habana merece no ser denostada perennemente, como si fuera una ciudad estéril. No, esta ciudad ha dado mucho. Esa es la ciudad que celebraremos».

“Reconciliación y perdón son sinónimos de impunidad”. Por Sara Rosenberg

Tomado del blog La pupila Insomne

La lucha por la memoria y contra la impunidad del terrorismo de estado vertebra la lucha del pueblo argentino.

Es un tema profundo. Es la lucha por nuestra historia, que sintetiza la consigna clara y contundente:  Memoria- Verdad- Justicia.

Es la lucha de las madres, los familiares, los hijos -y de todos los que no olvidamos ni perdonamos- lo que ha permitido juzgar a una parte de los genocidas –militares, policías- implicados en el terrorismo de estado que acabó con la vida de treinta mil detenidos desaparecidos, robó niños, asesinó impunemente y devastó el país para imponer un proyecto económico que sólo podía imponerse a sangre y fuego. Y que hoy de una manera mutada sigue imponiéndose con la  violencia de clase –mediática y física- que necesitan para someter a la gente.

Hay una continuidad en el proyecto que hoy está llevando adelante la oligarquía

-con sus representantes parlamentarios- para imponer nuevamente a sangre y fuego el neoliberalismo. El despojo y la desposesión de las mayorías incrementa la acumulación que necesita el capital financiero y de las grandes corporaciones.  La lucha de clases es aguda. Y en esa lucha la bandera de Memoria- Verdad y Justicia ha permitido y permitirá la cohesión que las grandes mayorías necesitan para enfrentarse al mismo enemigo de siempre. Hoy vestido de amarillo –el color del PRO- y apodado la “fiebre amarilla”.

No es casual que el macrismo libere a los genocidas que han sido juzgados y que deberían permanecer para siempre en prisión.  No es casual, porque son sus socios desde siempre. El grupo económico “Macri” fue uno de los favorecidos por la estatización de la deuda privada llevada a cabo en 1982 por el Estado Terrorista . El pueblo tuvo que cargar con las deudas de los especuladores, como en el caso de las empresas del grupo –SIDECO,SEVEL Y FIAT – que llegaron a más de 250 millones de dólares .
Ninguno de los militares juzgados por crímenes de lesa humanidad –tortura, asesinato, robo de niños- se ha arrepentido y mucho menos ha dicho nada sobre dónde están los desaparecidos o los hijos nacidos en cautiverio.  Funcionan, hoy como ayer, con espíritu de cuerpo y siguen siendo fieles a su ideología criminal. En los  setenta se desata en todo el cono sur de América la cacería y el crimen contra la  organización popular y contra el pensamiento antiimperialista; un proyecto que se preparó detalladamente y es posible decir que se inicia con el golpe contra el gobierno de Salvador Allende en 1973, preparado por los chicago boys y su mentor intelectual, -Friedman- y su mentor logístico el gobierno de USA, la CIA y como no el ubicuo Kissinger.

No es casual que ahora el golpe parlamentario en sus variadas formas y la represión se desaten – Argentina, Honduras, Perú, Brasil…- porque una vez más necesitan acabar con la resistencia de los pueblos a la política neoliberal. No es casual tampoco que todavía no se haya podido llegar a juzgar a las empresas que participaron en este genocidio y que tienen nombres propios: Ford, Mercedes Benz, Ledesma,  Clarín, etc. y a toda la red civil que financió, apoyó, participó y fue cómplice  de los crímenes de lesa humanidad.

La red civil criminal ha salido indemne de estos juicios, por el momento, y sigue gobernando el país. Y siguen operando desde el mismo lugar y con el mismo objetivo: robar y acumular. Sólo que ahora lo hacen de una manera más “democrática”, no necesitan un golpe de estado militar porque han desarrollado técnicas de un alto nivel de perversión del discurso capaces de enloquecer a una parte de la sociedad –esa clase media que aspira a compartir el botín- decidida a sostener a los verdugos y a repetir sus mentiras de cruel y mediocre manual evangélico-goebeliano mientras es saqueada a mansalva.

En ese contexto se ha producido un hecho de enorme importancia para la salud mental –salud histórica- de nuestro pueblo: los hijos e hijas de los genocidas hablan, cuentan la verdad, se organizan y se movilizan junto a las familias que han sido víctimas del terrorismo de estado y en sus testimonios hay una dignidad  asombrosa.  Una elección y una lección de valentía que nos demuestra una vez más que la voluntad humana existe y que cuando hay voluntad los vínculos profundos se transforman y pueden transformar el horror individual en justicia colectiva.

He leído y he escuchado a la hija de uno de los más sanguinarios verdugos de nuestro pueblo, la hija de Etchecolatz. Y he recordado aquel viejo libro de Franz Fanon, Los condenados de la tierra, cuando analiza lo qué sucedía con los asesinos y torturadores que volvían a sus casas y hacían “vida normal” –golpeaban y violentaban a su familia- y también recordé aquella frase: “matar a un colonizador es matar dos pájaros de un tiro: es matar a un asesino y matar al esclavo para que nazca un hombre libre”.

Ha pasado mucho tiempo, pero la memoria de nuestro pueblo es  una memoria que renace, crece y se fortifica. Que se hace cada día más dueña de su historia  y no lo hace desde el lugar que la oligarquía hubiera querido que lo hiciera, desde el victimismo, sino desde un profundo combate por la justicia y por el necesario castigo y juicio y prisión a los culpables. Este combate por la historia es un  combate ético y político de largo alcance.

Los genocidas son gente peligrosa, son asesinos y seguirán asesinando. Siguen  sirviendo al mismo proyecto político que hoy encarna Mauricio Macri y sus cómplices. Por eso Milagro Sala sigue presa, por eso el crimen de Santiago y Nahuel y la brutal represión contra el pueblo mapuche se desata, por eso encarcelan a dirigentes sociales y políticos, por eso allanan locales de organismos de derechos humanos y fraguan causas y noticas falsas cada día, por eso se atreven a hablar de “reconciliación como en Sudáfrica”, y por eso hoy en la Plaza de Mayo una vez más se les ha respondido con claridad que no perdonamos, no nos reconciliamos y no olvidamos. [1]   “Reconciliación y perdón son sinónimos de impunidad”, dijeron   miles de voces memoriosas.

En España, hasta el día de hoy las fosas y los crímenes del franquismo siguen impunes.  Y no se trata –como la burguesía española franquista y liberal dice- de  crear conflicto o reabrir heridas y hasta el insultante querer cobrar indemnizaciones, sino que se trata de cómo los asesinos siguen siendo impunes y se perpetúan –y los muertos desde el 36 hasta ahora no descansan-, de cómo la historia ha sido transformada en un vacío, en una zona opaca que impide crecer y comprender que se ha robado no sólo el derecho a las victimas de la dictadura sino el derecho de  varias generaciones a saber quienes son y adonde van. El olvido –consensuado por los partidos políticos y muy bien articulado desde Washington- pudrió la posibilidad de hacer justicia y nunca mejor dicho entronizó a la monarquía como sucesora del régimen. La tergiversación y el robo de la historia es la gran tragedia del pueblo español. Y es desde allí desde donde se deberían leer los conflictos actuales y el desgraciado rol de “imperio con muletas” como lo llamaba Fidel, con su papel de socio asociado en sociedad con el imperialismo norteamericano que le paga con el papel de mediocre potencia colonial en América Latina y partícipe en las guerras más sucias  en Oriente medio, en África y en el este de Europa. Pedacitos de botín y siembra de bases militares para operaciones que de poco le sirven al pueblo español, condenado día a día a perder sus derechos políticos y sociales más elementales, mientras crece una juventud desmemoriada, carne de cañón para empresas y ladrones de cualquier futuro.

¿Cómo podría existir esa pretendida reconciliación-perdón con los asesinos?

El pueblo argentino tiene una excelente salud histórica, una buena memoria y  jamás olvidará ni permitirá la impunidad.

Y es una lucha profunda, abarca todos los aspectos de la vida porque es una lucha por la historia y por eso es una lucha que alumbra el futuro.

(1) https://www.pagina12.com.ar/90673-reconciliacion-y-perdon-son-sinonimos-de-impunidad

21 enero 2018

Los años no pasan por gusto

Por Adriel Bosch Cascaret
-Oye ya no quieres hablar con la gente que estudió contigo porque eres periodista- me dijo la muchacha y yo atónito la descubrí entonces casi pasando frente a mí.

La reconocí sin contratiempos y salí a cortarle el paso, le deposité un beso en las mejillas y le repliqué que de eso que me reclamó nada, que creerme cosas no se me da bien.

Ahí mismo construimos una conversación de casi una hora de actualización sobre nuestras vidas y la de los otros 53 compañeros del aula de la secundaria, hace ya 15 años dejados atrás.

Aquello me tomó por sorpresa y fue interesante, casi increíble, sobre todo porque posiblemente en tres años de secundaria no me habló en general más de 60 minutos y casi puedo afirmar que para ella yo apenas existía.

Eran tiempos duros aquellos, de pura adolescencia, cuando ser callado, solitario, estudioso y de pocos amigos, podía ser visto como un pecado para muchos.

Pero en mi aula la cosa era peor. Ya dentro de Guantánamo, mi escuela –la Rafael Orejón- era considerada la de los hijos de “mamá y papá” –descendientes de gente con buenas posibilidades económicas o con excelente posición en la sociedad-, pero al interior del colegio mi grupo era la de los hijos de “mamá y papá”, y eso implicaba que los pocos de origen muy humilde teníamos muchísimos menos puntos de popularidad, y con color de piel negra o mestiza, la cosa se ponía en ocasiones al borde de lo imposible –aunque en algunos casos el dinero los aclaraba a la vista de otros.

Ahí, en el grupo, tuve que aprender por cuenta propia sobre discriminación y diferencias, sobre la violencia que puede acompañar una pregunta sin respuesta, unas palabras colocadas con mala intensión, la burla de quienes no respetan al que no vive o es como ellos, y el único escudo que encontré fue alejarme de la mayoría.

Pero hasta de lo malo puede brotar una flor. Las diferenciaciones provocaron que cada uno tratará de buscar a sus iguales –los de más dinero, lo intermedios, los de menos posibilidades, los más claritos, los oscuritos con dinero y los que no tenían y los inadaptados- y eso permitió que pudiera encontrar algunas de las amistades que me han acompañado toda una vida – sinceras, sencillas, solidarias, presentes aunque se imponga la distancia geográfica y el tiempo que no para.

En esa etapa gris además aprendí a crecerme a los malos tiempos, a confiar más en mi y que no es bueno cerrarse al mundo –aunque todavía hoy en grandes grupos siempre busco refugio en mi mismo, y solo con el tiempo doy a conocer al Adriel chistoso, conversador, discutidor y fiestero, que llevo también conmigo; y no le impongo a nadie lo que quiero pero hago lo que quiero, pese a ir en ocasiones contra todas las corrientes, y eso no siempre es bueno.

Por suerte la secundaria es solo recuerdo y experiencia. Los años han pasado y aquellos 54 muchachos hoy somos hombres y mujeres. Varios viven en tierras lejanas, y entre los que seguimos aquí no han disminuido las diferencias económicas, el color de piel no ha mutado, pero ha llegado para todos la madurez que solo dan los años, y con eso el respeto -y hasta ha crecido un extraño cariño por el resto de aquellos compañeros, sin mirar pieles ni billeteras-, que hace que hoy quienes ni te dirigían la palabra soliciten la tuya si creen que andas “levantando la nariz”.

A %d blogueros les gusta esto: