Category: Cultura

Exponen en galería camagüeyana Los objetos Silentes

Texto y fotos Lázaro David Najarro Pujol

 Camagüey, Cuba, 21 abr.- Los objetos Silentes, exposición personal del artista de la plástica Oscar Jr. Rodríguez Martínez se muestra hasta mediados de mayo en la Galería del Consejo Provincial de Artes Plástica, en esta ciudad.

Es la recreación de objetos que en  durante muchos años acompañaron a toda una generación de cubanos. En 23 piezas pictóricas Rodríguez Martínez  derrocha el “insondable abismo de nostalgia”.

A decir del también artista de la plástica y profesor Joel Jover “no es una nostalgia solitaria es más bien, una nostalgia compartida” que el autor “a lo largo de su obra ha mantenido una preocupación sostenida por los destinos de su generación”.

Con la exposición Los Objetos Silentes, el artista de la plástica Oscar Jr. Rodríguez Martínez  se propone recatar  del profundo silencio  del olvido piezas que de alguna manera formaron  parte de su vida cotidiana.

Joel Jover considera que el autor sabe que esos objetos vienen acompañados de  todo aquello que lo rodeo en algún momento y de alguna manera le pertenecieron, pero la intención de Martínez “no es regodearse en el objeto en si, haciéndonos conocer su cotidianidad o exotismo”.

Pinta en la gama de grises “como forma de acentuar el carácter  dramático de la pérdida”: la vieja maquina de escribir, el ventilador orbita que aun en muchos hogares continúan funcionando; la vitola, el tocadiscos, el radio, la máquina de coser que ocupó miles de hogares en la década de 1960, la cámara fotográfica soviética o el reloj despertador, entre muchos otras piezas.

Considera artista de la plástica y profesor Joel Jover que Oscar Jr. Rodríguez Martínez le habla directamente al espectador, lo fuerza a mirar… quiere que sea cómplice en la aventura de desempolvar  cosas, acepte el reto, que “desde un lienzo agrisado le envían estos objetos…” (FUENTE. Portal de la UNEAC)

En la foto el curador Juan Carlos mejia y el artista

En la foto el curador Juan Carlos mejia y el artista

En la exposición Los Objetos Silentes

En la exposición Los Objetos Silentes.

Espactadora en la exposicion Los Objetos Silentes

Espactadora en la exposicion Los Objetos Silentes.

Exposición Los Objetos Silentes

Exposición Los Objetos Silentes.

Los objetos Silentes, exposición personal del artista de la plástica Oscar Jr. Rodríguez Martínez

Los objetos Silentes, exposición personal del artista de la plástica Oscar Jr. Rodríguez Martínez.

Titulo Como un susurro indetenible. Mixta y Lienzo. Dimensiones 140 x 120 cm. año 2018

Titulo Como un susurro indetenible. Mixta y Lienzo. Dimensiones 140 x 120 cm. año 2018.

Titulo Como una promesa repetida. Mixta y Lienzo. Dimensiones 180 x 136 cm. año 2018.

Titulo Como una promesa repetida. Mixta y Lienzo. Dimensiones 180 x 136 cm. año 2018.

Titulo Con el viento en contra II. Mixta y Lienzo. Dimensiones 150 x 95 cm. año 2015.

Titulo Con el viento en contra II. Mixta y Lienzo. Dimensiones 150 x 95 cm. año 2015.

Titulo Conciencia colectiva Mixta y Lienzo. Dimensiones 180 x 140 cm. año 2018.

Titulo Conciencia colectiva Mixta y Lienzo. Dimensiones 180 x 140 cm. año 2018.

Titulo El Guerrero romantico. Mixta y Lienzo. Dimensiones 200 x 135 cm. año 2018..

Titulo El Guerrero romantico. Mixta y Lienzo. Dimensiones 200 x 135 cm. año 2018.

Titulo El héroe. Mixta y Lienzo. Dimensiones 140 x 100 cm. año 2016

Titulo El héroe. Mixta y Lienzo. Dimensiones 140 x 100 cm. año 2016.

Titulo Hi-Fi II. Mixta y Lienzo. Dimensiones 145 x 125 cm. año 2016.

Titulo Hi-Fi II. Mixta y Lienzo. Dimensiones 145 x 125 cm. año 2016.

Titulo La cantante. Mixta y Cartón Masonite. Dimensiones 160 x 139 cm. año 2016.

Titulo La cantante. Mixta y Cartón Masonite. Dimensiones 160 x 139 cm. año 2016.

Titulo La tregua Silente. Mixta y Playwood. Dimensiones 120 x 180 cm. año 2017.

Titulo La tregua Silente. Mixta y Playwood. Dimensiones 120 x 180 cm. año 2017.

Titulo Las cartas que nunca te escribí I. Mixta y Lienzo. Dimensiones 130 x 150 cm. año 2016.

Titulo Las cartas que nunca te escribí I. Mixta y Lienzo. Dimensiones 130 x 150 cm. año 2016.

Titulo Tan lejos, tan cerca. Mixta y Lienzo. Dimensiones 150 x 120 cm. año 2018.

Titulo Tan lejos, tan cerca. Mixta y Lienzo. Dimensiones 150 x 120 cm. año 2018.

Advertisement

Reapertura del museo de historia en Sagua la Grande e inauguración de una nueva sala [+ video]

Tomado del blog Isla Mía

Norelys Morales Aguilera.─ Sagua la Grande es el epicentro de las acciones del 9 de abril de 1958, sin embargo, en varios lugares de la antigua provincia de Las Villas como Santa Clara, Quemado de Güines y otras, el pueblo se alzó contra la tiranía de Batista.

Hasta hoy se contabilizan 58 revolucionarios muertos en acción, asesinados o desparecidos. En la reapertura del museo de historia de la llamada Villa del Undoso, han quedado plasmados los hechos para el público en general, con un diseño sobrio y elegante, al tiempo que hay fotos de esas personas en su medio familiar.
Lo que suele ser un acto formal trajo emociones a los asistentes, tanto por la calidad de la muestra expositiva como por la cancelación de sello alegórico a la fecha.

Junto al público y las autoridades de la provincia y el municipio, se encontraba Víctor Dreke, quien creció en las luchas estudiantiles, como contó, y luego atesora una historia de combates en el ejército rebelde y luego junto al guerrillero heroico Ernesto Guevara en el Congo.

Julio Lima Corzo, primer secretario del Partido y Alberto López Días, presidente del gobierno en Villa Clara también cancelaron el sello que tiene el museo en su decoración.

La presidenta del gobierno en Sagua en la ciudad, Aurora González Sánchez, explicó a esta reportera que han culminado unas 40 obras fundamentalmente en el sector educacional, comercio y gastronomía, así como el deporte y la cultura, entre otras.

Pero, lo llamativo es que el ajetreo constructivo que se aprecia hoy en la localidad, no concluye este día 9, sino que se está haciendo pensando a futuro. Incluso, Aurora, comentó que los pobladores le dicen, “no se apure presidenta, que quede todo bien”.

Esperan concluir en fecha próxima el parque La Libertad, para el que esperan tener su diseño original, todo un emblema de la comarca, así como el boulevard, ambos en plena reconstrucción.

Lo que denota compromiso y orgullo de un pueblo lleno de tradiciones, leyendas y gente combativa.
A futuro también planean las obras del turismo, que se presentarán con motivo de la Feria del Sector que tiene por sede Villa Clara este año, lo cual incluye la localidad de Isabela de Sagua donde se proyecta una marina, aprovechando las bondades del mar en la zona.

El museo municipal no ha concluido su restauración, pero han dado un paso importante. Una maestra, que fuera directora del museo, mostró su felicidad. “Era algo que ansiábamos todos por el valor cultural de este institución”, dijo.

Para mañana 9 de abril, hoy ensayan artistas de variados géneros en espera de un espectáculo digno de los 60 años de la huelga histórica, que preludió a la dictadura de Batista, que su fin estaba por llegar.

¿Censura o escaramuzas contra el ICAIC? Váyanse, que yo me quedo

La persistencia en considerar censura la decisión del ICAIC de no proyectar en la sala Chaplin el filme en progreso Quiero hacer una película, del novel realizador cubano Yimit Ramírez, puede parecer enfermiza a simple vista. Si nos atenemos al modus operandi de la información en redes sociales como Facebook, no es extraño que ocurra; por cuanto se trata de un escenario generador de este tipo de conducta. Como suele ocurrir, la diatriba forma parte del lugar común de la propaganda contra Cuba, su gobierno y su pueblo, por lo cual asombra que personas más enteradas de lo que ocurre en el mundo del cine en Cuba hayan preferido ignorar hechos concretos de la escaramuza y alteren, con olímpico descaro, la cadena de sucesos. Se ha creado un juicio público a una institución de la Revolución Cubana con argumentos falsos, falaces. Se ha acumulado una presunta historia de atrocidades de censores y hasta se ha llamado al apocalipsis de la susodicha Muestra Joven; todo esto disfrazado de pensamiento crítico y deseos de que el certamen cambie y entienda ciertos preceptos, ciertas prácticas concretas en relación con el arte y la experimentación.

 Detalle de Portada de Bisiesto, No. 0, tabloide impreso en el Combinado de Periódicos Granma que
circulará diariamente durante la Muestra. Foto: La Jiribilla

Y todo parte de la primera puesta en escena a través del muro de Facebook de su organizadora, quien ya andaba buscando por esa vía entidades que aportaran a la ponina del financiamiento [1].

Un crítico de cine que el público cubano conoce por la televisión, y que goza del privilegio de ejercer la enseñanza —sin la menor censura, por cierto— como Gustavo Arcos, primero acude a esa plataforma, defenestrando a los “censores eternos” y anunciando que nada más tiene que decir (acaso pensaba que el aluvión sería tan devastador que quedaría el ICAIC reducido a cenizas apenas estallara su frase en el espectro mediático). Sin embargo, su modo más claro de demostrar que no le quedaba nada por decir fue relanzarse de inmediato en OnCuba. Tal como podría suponerse, Arcos recicla allí las mismas falacias con que supuestamente había concluido y acusando de paso a los demás de su orfandad de argumentos propios y su tendencia a la cita. Podría alegarse que no ha sido el único en operar de este modo, pero su ejemplo es modal en este caso. No han faltado otros presuntos críticos que, tal como Arcos, aparcan sus herramientas de análisis y se suman con entusiasmo al coro propagandístico anti-institucional.

Instalado en sus nichos de la academia y los medios, este extraño abogado desliza frases del tipo “si los jóvenes creadores quieren ser independientes y no sentirse cada año sometidos a los límites (cada vez mayores) que pone la institución, no queda otra que salir de ella y repensar o idear nuevos espacios”; lo que, bien leído, equivale a plantear: Váyanse, muchachos, que yo me quedo en el confort de mis variados e influyentes espacios.

Valdría la pena entonces que nos hagamos varias preguntas relacionadas con todo esto. Por qué los defensores del equipo coordinador de la Muestra ignoran, ocultan, tergiversan, que la decisión del ICAIC no fue eliminar la obra en progreso sino pasarla a una sala donde fluyera el debate (espero no le teman al debate de partes)[2] ¿Por qué, si tan sutiles son en presunciones de conducta hacia la institución, rehúsan el diálogo previo dentro de los espacios de la propia muestra que organizan y claman en alharaca de lugares comunes por una exhibición de reality show arteramente orquestada? ¿A qué viene ese afán de echar a pelear a la institución con el cine que se hace fuera de ella, cuando hay una extensa y fructífera tradición de diálogo respetuoso, de indiscutible signo inclusivo, de lo cual dan fe la propia Muestra y su continuidad?

Vista hace fe. Imágenes tomadas del tabloide Bisiesto, No. 0. Foto: La Jiribilla

¿Por qué todos los que le hacen el coro a estos manipuladores y manipuladoras de la opinión pública, obvian el sencillo hecho de que el propio Yimit Ramírez lleva otras dos obras a la misma Muestra Joven donde supuestamente se le ha censurado?[3]

¿Por qué les resulta tan importante mediatizar las ofensas a Martí, e incluso descontextualizarlas de una obra que supuestamente las justificaría?

¿Ninguno tiene idea de las obras de las artes plásticas, por ejemplo, que usan a Martí en verdaderos desafíos artísticos —no exentos de polémica—, y que forman parte incluso de la Colección (¡oficial!) del Consejo Nacional de Artes Plásticas?

¿Cómo es que estos agudos inspectores, o cazadores de censores, ni siquiera se dan cuenta de que la circulación del Programa del evento, financiado por la institución que critican a cajas destempladas e impreso en la más oficial de las empresas cubanas (Combinado de Periódicos Granma), desmantela de plano el falso argumento de la aplicación de censura?

Si algo está podrido más acá de Dinamarca, muy cerca de nosotros y del accionar cotidiano de las instituciones, es justo la opinión de críticos, realizadores e intelectuales cubanos que no operan desde el análisis y el rigor consustanciales a su oficio y cuya obra desaparecería si borrásemos de ella lo que aluda o rememore el auspicio de la institucionalidad de la Revolución. Algo, con demasiados elementos que engranan a la perfección, parece responder a un entramado desestabilizador y subversivo, en primer lugar, por la recurrencia en sus textos del ya mencionado lugar común contrarrevolucionario y la consiguiente sublimación de cualquier indicio que refuerce su correlato cinematográfico. Esa es la actitud sine qua non para tender las manos bajo el gajo de los 20 millones (oficiales) que el departamento del Tesoro estadounidense ha designado para el derrocamiento del sistema político cubano [4]. Como lo han demostrado muchos investigadores de este tema, en cuestiones de injerencia subversiva la erogación extraoficial (difusa e imperceptible como pocas), triplica a la oficial, como promedio al menos. No es de extrañar que con el nuevo inquilino de la Casa Blanca (que tantas lecciones de manipulación a través de las redes de Internet está dejando), y el activo cabildeo contrarrevolucionario, ese promedio se exalte un poco más y se dirija, sin obvias expresiones políticas, a la “noble tarea” de desacreditar a la institución. Evidentemente, hay un grupo que dice: “Más en mis manitas (¿de hombre fuerte?), por favor”.

Casi a las puertas de la Muestra misma, que pese a todo tendrá lugar al amparo del ICAIC, considero útil compartir estos argumentos ante el despliegue falaz de información y juicio que ha caracterizado los días previos al evento, especialmente en la red social Facebook. Reto a los defenestradores de oficio, que tan pronta, oportuna y públicamente se han manifestado, a que equilibren la condición de censura que alegan con la capacidad de la institución para no dejarse llevar por provocaciones mal intencionadas y pensar más en el todo que en cualquiera de sus partes, mostrando la madurez y el aplomo requeridos para dar continuidad a un hecho cultural que trasciende con mucho la voluntad de sus coordinadores.

Notas:
[1]  Véase Un insulto a Martí que nos concierne a todos, en http://www.lajiribilla.cu/articulo/un-insulto-a-marti-concierne-a-toda-nuestra-sociedad
[3]  “Trump aprueba 20 millones de dólares para los programas subversivos contra Cuba”, en http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/03/25/trump-aprueba-20-millones-de-dolares-para-los-programas-subversivos-contra-cuba/ 
[4] “Trump aprueba 20 millones de dólares para los programas subversivos contra Cuba”, en http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/03/25/trump-aprueba-20-millones-de-dolares-para-los-programas-subversivos-contra-cuba/ 

Eduardo Ramos

tomado del blog Segunda Cita

En la madrugada de hoy, viernes 16 de marzo de 2018, se nos fue Eduardo Ramos Montes, hermano, bajista y uno de los fundadores del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC. Pongo la nota que escribí en enero para su último disco, que debe salir pronto. Segunda Cita abraza a Popy, a Elis Regina, a Jean Franco y a Laura, y desea el mejor de los viajes a este amigo querido, excelente músico e impecable caballero en todas las circunstancias de la existencia.

Hace unos días, pensando las palabras que debía pronunciar como inauguración del Premio Casa de las Américas, cuando recordaba que en el próximo febrero se iba a cumplir medio siglo de que algunos trovadores de mi generación habían cantado por primera vez en aquella importante institución de la cultura Latinoamericana, recordaba que, aquel 19 de febrero de 1968, uno de los presentes concertantes fue Eduardo Ramos.Yo había conocido a Eduardo un par de meses antes, porque habíamos coincidido en las actividades colaterales al Primer Festival de la Canción Popular, en el famoso balneario de Varadero. Recuerdo hasta la primera vez que hablamos, en los jardines del hotel Kawama, en cuyo cabaret nos habían asignado actuar. Eduardo por entonces era la segunda guitarra del importante grupo Sonorama 6, que dirigía Martín Rojas e integraban músicos que luego fueron de mucha trascendencia como Enrique Pla, Changuito, Carlos del Puerto, Carlos Averoff.Eduardo ya escribía canciones con unas armonías muy particulares y llegó a desarrollar uno de esos estilos tan peculiares que son únicos. Sus temas me fascinaban, tenían unas atmósferas oscuras, con giros armónicos y melódicos inhabituales, y estoy seguro de que, en aquellos años en que yo me formaba, me sirvió de mucho la honestidad de un autor como él, para completar mi conciencia exigente respecto al arte de la canción.Desde entonces fundamos una amistad invariable, basada siempre en goces y afinidades tanto estéticas como éticas. Recuerdo cuando vivía en el barrio de Pogolotti, con sus padres; recuerdo cuando nació cada uno de sus hijos. Vivimos años inolvidables en el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC –donde él quedaba como director cuando Leo Brouwer se ausentaba–. Para aquel grupo legendario Eduardo escribió páginas fundamentales y, como bajista, fue uno de los autores de su sonoridad. En aquella etapa me ayudó con varias orquestaciones y fue el productor de mi álbum Tríptico. Después viajamos juntos a muchos eventos musicales.Eduardo fue elegido, por aclamación, el segundo dirigente que tuvo el Movimiento de la Nueva Trova, y en los años 90, cuando fundamos los estudios Abdala, fue de los primeros en acudir a echarnos una mano, siempre con la responsabilidad que le caracteriza.Para mi, más que gusto, es honor presentar este disco de uno de los músicos que más quiero y respeto, por ser siempre intranquilo, por no achantarse, por estar siempre dispuesto a dar un paso más, como hacen los que eligen el arte como forma de vida y se hacen niños para siempre. Así es Eduardo Ramos, quien tiene residencia en el infinito parque de diversiones de la música.Silvio Rodríguez Domínguez
La Habana, 8 de enero, 2018.

Punto final y punto y seguido

Tomado del blog La Pupila insomne

La Revista chilena Punto Final ha lanzado un llamamiento desesperado:

Este 9 de marzo, tras 52 años de labor al servicio de los intereses del pueblo trabajador, de las ideas revolucionarias y de la hermandad latinoamericana y caribeña, revista Punto Final suspenderá su publicación, la edición 894 será la última.

Hagamos todo lo posible para que Punto Final no desaparezca.

En Chile los aportes en dinero pueden hacerse vía depósito o transferencia en: cuenta corriente Nº: 0-717200-00-4, del Banco de Chile, a nombre de Sociedad Editora Punto Final S.A., RUT: 96.558.680-6, e-mail: revistapuntofinal@movistar.cl, fono-fax: 226970615

En el exterior mediante Money Order a nombre de Punto Final S.A., enviado por correo certificado a la casilla 13.954, sucursal Moneda, Santiago de Chile. O mediante giro vía Western Union a nombre de Francisca Cabieses Martínez, gerente de la revista. Y comunicarlo vía correo electrónico.

El punto final ya llegó a Edmundo García y su programa radial desde Miami La noche se mueve que primero debió pasar del éter a internet y también allí dejó de salir por ausencia de anunciantes.

En aras de la diversidad, nadie apoya a estos medios independientes, no hay crowfunding que los haga sobrevivir, ni beca, donante o gobierno estadounidense o europeo que destine un centavo en defensa del derecho de los chilenos o los miamenses a una pluralidad informativa.

En un ambiente de “libertad de emprendimiento” ni los editores de Punto Final ni el programa radial de Edmundo han podido sobrevivir, tampoco han tenido un hada madrina que les haya permitido convertir un bar de mala muerte, multado con más de doce mil euros por contratación ilegal de inmigrantes, en próspero hostal a 140 dólares la habitación y pagar informáticos, webmasters y servidores en el extranjero, o transformar una empresa con pérdidas de más de 110 000 dólares en una próspera publicación. El hecho de que Punto Final y La noche se mueve constituyan espacios excepcionales, oasis informativos a contracorriente del discurso mediático dominante en sus entornos, no les ha significado posibilidades para obtener financiamiento sino todo lo contrario.

Sin embargo, en Cuba, una economía mucho más pequeña, en un escenario de grandes dificultades financieras, y donde según dijo Barack Obama es muy difícil abrir una empresa, lo que en otros lugares fracasó -un bar, una compañía de enterteinment…- ha tenido su punto y seguido, precisamente en una esfera como la mediática y haciendo un discurso al margen -y hasta contrario- al de los medios de comunicación establecidos. Para pensar, ¿no?

A %d blogueros les gusta esto: