Category: Deporte

Amnesia

Pequeños detalles separaron dos escenarios totalmente distintos.

Tomado de Esquina Caliente

A la victoria de los Vegueros de Pinar del Río en la Serie del Caribe le ha seguido una interesante ola de acontecimientos: por un lado, de acuerdo con la televisora ESPN, los Medias Rojas de Boston estarían interesados en seguir los pasos de los Orioles de Baltimore y efectuar esta misma primavera un partido de exhibición en La Habana. Al mismo tiempo, el nuevo comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, acaba de reiterar que su oficina sigue con atención el nuevo escenario de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos; y el Presidente de la Confederación del Caribe, Juan Francisco Puello, anunció en San Juan que viajará a la capital cubana en abril, con el objetivo de explorar las posibles contrataciones de peloteros antillanos por las ligas de la región. Más información

¿Spring Training de MLB en Cuba?

orioles-red-sox-cuba-exhibition-doug-pensinger-getty

Tomado de Universobeisbol

Luego de 1959, pasaron muchos años (40, para ser exactos) antes de que el primer equipo de Grandes Ligas, en este caso los Baltimore Orioles visitaran Cuba en 1999 y vencieran a la escuadra nacional cubana en el Estadio Latinoamericano. La visita fue devuelta y Cuba se impuso ante los Orioles en el Camden Yards, y luego de esto, silencio… ningún otro equipo de la Major League Baseball pisó tierras cubanas. Eso, si las cosas resultan, hasta este año o el que viene. Más información

¿Por qué renunciar al Palmar?

palmar-juncoDurante 23 años un grupo de matanceros ha estado argumentando que el Palmar de Junco debe ser el museo del beisbol de nuestro país y acoger a los peloteros seleccionados para formar parte del salón de historia de dicho deporte y no se pudo…

Sin embargo, un grupo de personas con un gran poder mediático y económico, durante solo unos meses ejercieron una presión descomunal para que en el Vedado Tennis Club se ubicara tanto al museo, como al local que acoja a nuestros peloteros más famosos.

¿Dónde estuvo la diferencia? Que en Matanzas esperamos pacientemente a que las instituciones responsables de ello se “lanzaran al ruedo”, pero no lo hicieron y en La Habana un grupo de personas se “lanzaron a los medios” y ante tanta presión, el INDER y la Comisión de Beisbol tuvieron que “montarse en el carro”.

Pero, ¿por qué renunciar al Palmar? Hagamos en el Palmar un museo de beisbol y pongamos en él a nuestros mejores peloteros. Ya buscaremos el parqueo que no tiene y que fue uno de los “argumentos” esgrimidos. ¿Por qué no se puede convertir el Palmar en museo y que haya más de un museo de beisbol, si hay decenas de museos de historia?

Seguramente, a cualquier conocedor del beisbol le interesará más ir al lugar donde por primera vez aparece registrado oficialmente se jugó organizadamente el beisbol en Cuba, al estadio de beisbol activo más antiguo del mundo, donde han jugado los mejores peloteros de nuestro país hasta 1985; que ir a un lugar con un gran parqueo, seguro grandes cafeterías y restaurantes, también locales para la venta de distintos artículos, con un sistemático acceso a los medios de comunicación, pero cuando se hable de beisbol… tiene la historia que pueden tener decenas de lugares en Cuba.

Parqueos, cafeterías, locales bonitos, venta de artículos, existen en muchos lugares del país; la historia del Palmar, nadie la tiene. ¡Arriba Palmar!

(Tomado del blog La Joven Cuba. Por Jesús López Martínez)

Polémica y béisbol en otro equipo CUBA

yulieski-gourriel-victor-mesa-holanda-haarlem-2012No por gusto, el béisbol es el deporte nacional de los cubanos. En nuestro país, el más pinto de la paloma tiene una opinión cuando se habla de pelota… y mucho más cuando se conforman los equipos que representarán a la Isla en eventos internacionales.

Por ello… y porque realmente llama la atención en muchos aspectos, la mesa está servida para la polémica tras la conformación, este 5 de noviembre, del conjunto que irá por Cuba a recuperar el título centroamericano a los Juegos de Veracruz 2014.

La mezcla de jugadores experimentados y noveles vuelve a ser la cacareada fortaleza del plantel criollo, que integran 24 atletas, divididos en 3 receptores, 6 jugadores de cuadro, igual número de jardineros y 10 lanzadores.

Tras el plato estarán el villaclareño Yulexis La Rosa, el industrialista Frank Camilo Morejón y el tunero Yosvany Alarcón, siendo este último el tentativo regular de la plantilla.

En esta área no hubo sorpresas, a juzgar por la juventud reinante entre los catchers cubanos. La excelente defensa de La Rosa y Frank Camilo, así como la poderosa ofensiva de Alarcón, hoy líder de los jonroneros domésticos no dejaron lugar a muchas dudas.

Donde sí saltan algunas interrogantes es entre los infielders, donde tuvieron cabida los capitalinos Alexander Mayeta, Lourdes y Yuliesky Gourriel, así como el holguinero Yordan Manduley, el matancero Dainer Moreira y el santiaguero Luis Yander La O.

Aquí se extrañan los nombres, por ejemplo, de Luis Alberto Valdés, el pinareño líder de los bateadores en la 54 Serie Nacional de Béisbol, y los de otros inicialistas, como Yasiel Santoya, de Matanzas, o Ramón Lunar, de Villa Clara. Me parece una apuesta muy arriesgada llevar 3 torpederos y solo un primera base natural.

En los jardines no hubo muchas sorpresas, aunque sí creo excesiva la cifra de 6 guardabosques y que entre ellos no aparezca el guantanamero Giorvis Duvergel, quien batea 409 en la Serie. En definitiva, aquí estarán los granmenses Roel Santos y Alfredo Despaigne, el yumurino Yadiel Hernández, el santiaguero Alexei Bell y el espirituano Frederich Cepeda, quien, si le digo la verdad, me sobra en esta nómina.

El staff de pitcheo también está bastante redondo. Viajarán a Veracruz los vueltabajeros Yosvany Torres, Vladimir Gutiérrez y Julio Alfredo Martínez, los matanceros Cionel Pérez, Yonder Martínez y Yoany Yera, el villaclareño Freddy Asiel Álvarez, el camagüeyano Norge Luis Ruiz, el isleño Héctor Manuel Mendoza y el holguinero Yaisel Sierra.

Los nombres que hecho de menos en el bullpen cubano son los del espirituano Ismel Jiménez y el artemiseño Luis Ángel García, mucho más este último, que anda de líder salvador de la campaña.

Todos estarán bajo las órdenes del polémico manager matancero Víctor Mesa, quien se ha hecho acompañar en su puesto de mando por su equipo de entrenadores en el equipo de la Atenas de Cuba.

Con este conjunto, Cuba aspira a regresar al primer puesto del béisbol centroamericano, un pergamino que perdió por no presentación en los Juegos de Mayagüez 2010, a manos de República Dominicana.

En la competencia, que muchos dicen no será tan fácil como parece, los cubanos comparten grupo clasificatorio con  México, Guatemala y Puerto Rico, mientras que en la otra llave lidian  los planteles de Dominicana, Nicaragua, Panamá y Venezuela.

La plantilla cubana comenzará este jueves su preparación en la capital del país, donde también jugará 2 partidos de alistamiento ante conjuntos aún por definir.

Por ahora, a falta de verlos funcionar como equipo y disfrutar o sufrir con su actuación en tierras aztecas, no hay más que decir que con este CUBA de béisbol, la temporada de polémica está oficialmente abierta. (Tomado del blog Epicentro Deportivo. Por: Alfredo García Pimentel)

Regresar a la cima: el mayor reto del deporte cubano

deportes_cuba_3_11_14El reciente cambio en la máxima directiva del deporte cubano, podría ser una excelente noticia ante la desastrosa gestión de las autoridades en los resultados deportivos de Cuba en los últimos años.

Como ya nuestra prensa nos tiene mal acostumbrados, casi a mitad del noticiero estelar y a través de una escueta nota informativa, se acaba de informar a los cubanos la destitución de su cargo del tristemente célebre Christian Jiménez, máximo directivo del deporte en la isla y quien durante 9 años se encargó de boicotear y denigrar con su pésima gestión el prestigio internacional del movimiento deportivo cubano.

Lo irónico es que su función supuestamente era lograr todo lo contrario, y desde su posición privilegiada lejos de contribuir al desarrollo de esta esfera, Jiménez logró implantar como récord personal la desatención y deterioro de la mayoría de las instalaciones deportivas en Cuba. En su mandato aumentó el descontento y como nunca se dispararon las deserciones de nuestros mejores atletas. La presencia de Cuba en el medallero olímpico se disipó hasta llegar a números ridículos. El béisbol tocó fondo llegando al desprestigio internacional, y por si fuera poco, bien sonados han sido los casos de corrupción de directivos o glorias del deporte devenidos en funcionarios de alto nivel. Toda una cadena de males que sin lugar a dudas ha provocado la caída en picada de nuestro país al más bajo nivel internacional de las competiciones deportivas.

En este penoso escenario, lo más preocupante es que luego de varias décadas como indiscutible potencia mundial, nuestro deporte podría tardar décadas en recuperarse, sobre todo en un mundo donde cada vez más el éxito deportivo depende de grandes inversiones, renovación tecnológica, y lo más importante, decorosos incentivos económicos a las grandes estrellas de cada disciplina.

Escobita nueva… ¿barrerá bien?
Reza un viejo dicho que más vale tarde que nunca, por eso la designación del destacado profesor Antonio Eduardo Becali como nuevo presidente del INDER, (Instituto Nacional de Deporte y Recreación) trae un soplo de aire fresco al movimiento deportivo cubano, ya sea tanto por su edad como por sus resultados como atleta o ex entrenador del equipo nacional de judo femenino.

Pero no es lo mismo comandar una tropa de exitosas luchadoras que dirigir el tan complejo y burocrático movimiento deportivo cubano. No bastará entonces con su imponente figura, sino el saber sobreponerse ante los nuevos retos que tendrá que asumir con osadía, si es que Becali cree necesaria una nueva revolución dentro del deporte revolucionario cubano.

En mi opinión, entre sus más importantes retos deberían estar la reestructuración inmediata del INDER, el urgente reemplazo de aquellos que como su antecesor aún ocupan altos cargos sin resultados notables, un cambio radical del sistema de pago y retribución a los atletas de alto rendimiento según sus títulos alcanzados, y ampliar hacia todas las disciplinas la contratación de atletas en ligas profesionales foráneas, algo que si bien ya ha comenzado a dar sus frutos en el béisbol, aún no pasa de ser un experimento que mucho está tardando en concretarse de manera general.

En este sentido, y sobre todo en plena fase de actualización del sistema económico en la isla, las ganancias netas por contratación de deportistas hacia ligas profesionales podría disparar el producto interno bruto de la nación, sin contar el altísimo nivel competitivo que adquirirían los nuestros compitiendo en clubes de excelencia mundial, o la importante preservación de talentos nacionales, toda vez que el deportista se sienta debidamente recompensado tanto profesional como económicamente.

Pero Becali no es quien manda en Cuba, y por bravo que sea serán muchos los muros de contención que tendrá que derribar, si realmente le interesa aportarle a Cuba tanto como nos hace falta para revitalizar nuestro deporte.

Yo siempre pienso en los logros de nuestra cultura, en lo que logró con sus políticas y mente abierta Abel Prieto en su época de Ministro de esa rama, precisamente tolerando diferencias políticas, dialogando, acercando a sus artistas a su patria, y permitiendo sus partidas y regresos como un hecho natural, siempre y cuando estuvieran prestos a poner en lo más alto el nombre de Cuba como potencia cultural que también somos.

Quizás Becali sepa entender esto, como que ya es hora de abrirse al mundo, pero su reto será cada vez mayor si no logra descifrar el meollo del asunto: nuestros atletas siguen siendo los mejores del mundo, incluso aunque jueguen con los Yankees de Nueva York, compitan por un club francés de atletismo, o arrasen en la liga italiana de voleibol.

(Tomado del blog La Chiringa de Cuba. Texto y fotos Carlos Alberto Pérez)

 

A %d blogueros les gusta esto: