Category: Sociedad

Los que se quedaron

Tomado de: Bitácora de Glenda

Han pasado 15 años y la maestra Annia sigue dando clases a pesar del salario bajo; los padres que ya no van a la escuela a preguntar por sus hijos sino más bien a cuestionar los procesos; la escasez de compañeros para cubrir su ausencia; el aumento de la matrícula de niños por aula; o el peso que muchas veces solo recae en ellos porque la familia se desentiende.

Han pasado 15 años desde que la maestra Annia me dio las primeras lecciones de Español- Literatura en cuarto grado, y todavía recuerdo su exigencia con nuestra caligrafía y ortografía, y los hábitos de lectura y la realización de las tareas fuera del horario lectivo.
Nunca nos dejó un día libre, ni siquiera un fin de semana: «la escuela se lleva a la casa», nos decía. Pero qué iban a entender eso los alumnos de la primaria.
Aquellos días en la escuela Rafael Martínez la maestra Annia nunca me ubicó en la mesa con alguna de mis mejores amigas. Nos separaba y al lado nuestro sentaba a quienes no asimilaban rápidamente los conocimientos, que nunca fue sinónimo de menor inteligencia.
Mi maestra Annia decidió quedarse a pesar de tener que prepararse en solo unas semanas para impartir diferentes asignaturas, ¡y ella se había pasado años especializándose solo en Español! Pero entendió el por qué de aquel sacrificio, y volvió a estudiar a la par de sus alumnos, y no le importó nunca decir que no sabía, o hacer una pregunta. No se dejó vencer por la desmotivación.
Como ella muchos profesores se quedaron en las aulas y son hoy los que garantizan la educación de los menores, con mayor o menor calidad.
El éxodo de maestros —en Cienfuegos aumenta a mil— lleva un ritmo progresivo de ascenso en el país durante los últimos años, y ha provocado limitaciones en el sector, y en la propia conducción de la sociedad.
Lo más triste es que la causa tiende a mantenerse. Los nuevos ingresos y matrículas en escuelas pedagógicas disminuyen cada curso, sin contar la falta de interés por aquellas de las ciencias exactas, en la peor situación.
Esa primera profesión deseada por los niños —quién no soñó con ser maestro cuando grande— quedó solo como un anhelo infantil, e incluso como una vocación perdida en el fondo de las oportunidades.
Yo también quise ser maestra, todavía me gustaría alguna vez pararme frente a un aula de alumnos adolescentes, y contarles la historia como lo hizo la maestra Mireya y el profe Carbonell; o analizar gramaticalmente los relatos cortos de Eduardo Galeano que nos llevaban al aula Maribel y Guevara; o simplemente motivarlos con una canción en Inglés de Katy Perry.
Ese, el mío, es un anhelo detenido, interrumpido por la realidad de verlos llenar papeles hasta el cansancio; de las guardias en la Vocacional y luego entrar al aula en la mañana; de evaluaciones constantes y cambios de planes de estudios; de recorrer kilómetros en una bicicleta vieja camino al pre; de llegar tarde a casa e “inventar” a esa hora qué se iba a cocinar.
Esa misma realidad que me los mostró constantes en el tratamiento diferenciado a los menos aventajados; descuidando a veces su salud por hacer bien su trabajo; felices ante los resultados satisfactorios de un examen de ingreso o al felicitarme luego por haberme hecho periodista.
Quisiera que ellos —a quienes nunca pude llamarlos por su nombre, porque fueron siempre maestra o profesor tal— se sonrían en silencio hoy, cuando lean su nombre en estos párrafos, o aún sin mencionarlos se sepan recordados.
A mis maestros, esos que tras tantos años decidieron quedarse a pesar de las clases particulares mejor remuneradas; las opciones del turismo o cualquier otro oficio; a quienes recuerdo, e incluso a quienes no, les agradezco infinitamente porque todos, absolutamente todos, me enseñaron algo.
A esos, a los que se quedaron, gracias.

Ocho años después o Medios y diversidad sexual en Cuba

Publicado en el blog PaquitoeldeCuba

A pocos días de que esta bitácora cumpliera sus ocho años de existencia —el pasado 4 de diciembre—, reproduzco mis respuestas para el debate Medios y diversidad sexual… pasos en el camino, síntesis muy personal sobre los resultados y carencias en el reflejo mediático de la diversidad sexual en Cuba.

Les invito además a seguir los enlaces al sitio de la corresponsalía en Cuba del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe, SEMlac, para que puedan conocer también las opiniones de Ivet Gonzáles Lemes y Yadiel Cepero, mis colegas de profesión y activismo respectivamente, quienes aportaron puntos de vista muy reveladores sobre el tema.

A continuación, las preguntas de SEMlac y mis breves consideraciones:

¿Qué distingue al tratamiento mediático de la diversidad sexual en Cuba hoy?

Estamos en un punto intermedio entre una primera etapa de abordaje limitado y bajo el control de una dosificación estricta y centralizada para los diferentes medios tradicionales, y la siguiente fase, todavía no alcanzada del todo, pero de la cual ya hay señales, que implica un reflejo natural de la diversidad sexual existente en la sociedad cubana, de acuerdo con los valores noticias y los resortes periodísticos de cada hecho concreto.

Por consiguiente, todavía el tratamiento mediático resulta segmentado e incompleto, no pocas veces con vacíos informativos notables en los medios tradicionales ante acontecimientos internacionales o nacionales que vinculan con la temática LGBTIQ, aunque hoy es mucho más frecuente la aparición en la prensa de materiales periodísticos y programas culturales que la abordan y, por lo general, no pasa inadvertido ningún hito para una comunidad de personas y activistas que siguen el tema por los medios alternativos y las redes sociales en internet.

¿Crees se ha avanzado en estos últimos años? ¿Por qué?

Sí, hemos avanzado. Por varios motivos:

Es el resultado de la introducción del tema en la agenda pública, a partir de las Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia y, en general, de la labor educativa, científica y de apoyo al activismo social que desempeña el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Constituye un reflejo del avance en la conciencia social a partir del debate ciudadano existente, cuya expresión y síntesis política más contundentes en el plano formal son los pronunciamientos del Partido Comunista de Cuba en su VI y VII Congreso, al introducir como un objetivo el enfrentamiento a la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Hay más flujo de información y contenidos comunicativos sobre la diversidad sexual provenientes de otros países, y también más preocupación, sensibilidad, implicación y conocimiento por parte de creadores, periodistas y comunicadores en Cuba.

Existe una mayor permeabilidad entre las agendas de los medios y de la ciudadanía, en este y otros muchos asuntos, a partir del incremento en el acceso a internet y otras vías de comunicación (la telefonía celular, el correo electónico y “el paquete” semanal[i])

¿Cuánto han aportado los medios digitales y las redes sociales en la lucha contra la homo/lesbo/transfobia?

Como ocurre también en otras sociedades, los medios digitales alternativos y las redes sociales constituyen la principal vía de comunicación e interacción social para conocer, seguir y participar —indirectamente— en este tipo de lucha. Todavía tales espacios comunicativos no son tan efectivos, sin embargo, como vía para la movilización real y efectiva, pues con ese propósito prevalecen los mecanismos institucionales, de mucho mayor alcance, credibilidad y validación política en la sociedad cubana. No obstante, es creciente la influencia de los estados de opinión que generan estos medios y redes para el avance en la discusión de políticas públicas más inclusivas en relación con la diversidad sexual y en la infiltración de tales contenidos hacia el periodismo tradicional y otros espacios de deliberación pública y política.

¿Qué estrategias y acciones crees son vitales para la inclusión orgánica de la lucha contra la homofobia en la agenda mediática nacional?

Superar las grandes limitaciones y problemas que existen en la concepción y desarrollo del periodismo en Cuba, en su mayoría o principalmente no atribuibles a sus profesionales, sino como consecuencia de políticas comunicativas retardatarias e ineficaces frente al nuevo paradigma comunicacional global, así como de la aparente incomprensión o subvaloración sobre el papel de los medios en la sostenibilidad del proyecto socialista cubano.

Fortalecer el activismo LGBTI mediante mecanismos y estructuras coherentes con las peculiaridades de la sociedad civil cubana, de modo que pueda ser más efectiva la exigencia en el cumplimiento de la política del Partido Comunista de Cuba.

Incrementar la capacitación y formación de profesionales y creadores en materia de derechos humanos, en particular en relación con las demandas, características y necesidades de la comunidad LGBTIQ.

Conseguir un liderazgo político más amplio que no desconozca el tema o rechace hablar sobre la diversidad sexual y la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Suprimir de una vez y por todas, mediante el debate público sobre la base de una rigurosa investigación científica e histórica, los vacíos, silencios y opacidades en el análisis de los errores y las injusticias que se cometieron en épocas anteriores, como resultado de la homo/lesbo/transfobia.

 

[i]El “paquete semanal” es una compilación de un tera bite que reúne contenidos diversos (desde informativos, películas y revistas, anuncios publicitarios, eventos de deporte, etc.) y circula de manera informal por todo el país.

Aprendamos a convivir con “los otros”

tomado del blog: Nuestra Media Luna

Por: Michel Álvarez Morales

Vivir en el mundo de hoy es un privilegio para muchos, no sucede de esta manera con una parte de los habitantes del globo terráqueo, las civilizaciones poseen sus costumbres, tradiciones, cultura, creencias religiosas y leyes, elementos claves que determinan el marco contextual donde actúa y se desarrolla cada individuo.

La adopción de diferentes formas culturales que se consiguen con el transcurso de la vida, vienen a convertirse en paradigmas para los nuevos individuos que aprenden de la realidad en que se desarrollan, el resultado de este aprendizaje -en muchos casos, con necesidades de renovar-, trae consigo la aparición de nuevas representaciones culturales en las sociedades.

En algún momento nos hemos preguntado, cómo funciona esta herencia cultural en nuestros hijos, cómo nos vemos reflejados en su formación y educación, qué ejemplo de conducta representamos para ellos. Estas y otras interrogantes se enfocan alrededor del tema que me urge compartir con ustedes.

En la sociedad que me ha tocado vivir como individuo activo, se visualizan algunas irregularidades que necesariamente apremian resolverse, por ejemplo, el maltrato animal; hoy constituye una manera de diversión en algunos niños, jóvenes y adultos, como señal de reaparición de ciertas actuaciones ya controladas hace algunos años.

El vecino que va en su coche de pasaje o carga y su caballo no quiere caminar, arremete con furia y rabia contra el equino utilizando un látigo de elaboración casera, para el propietario, mientras más le duela al pobre animal, mejor, situación que observamos día a día en nuestra sociedad medialunera; he visto expresiones de alegría en niños, jóvenes e incluso adultos, ver al animal sufrir por este abuso, sucede a los ojos de todos, pero nadie regula, ni controla la realidad.

Otra manifestación de maltrato animal a gran escala, la padecen los caninos, conozco una persona que tiene dos hijos varones y una niña recién nacida, a petición de los varones, buscó dos perros, no es el mero hecho de tener los perros que quiera, sino, cómo él los cría y les enseña a sus hijos el método de crianza que ha creado; falta de atención en la alimentación y un brutal maltrato a los caninos, son las enseñanzas que hoy reciben los niños, quienes han imitado las acciones de su papá contra los inocentes animales.

Entonces, podrá predicar esta familia desamorada aquella frase que desde pequeños nos enseñaron en la escuela “el perro es el mejor amigo del hombre”, no creo que los caninos deseen tener una amistad con este tipo de personas.

Hace unos días observaba un hombre enseñando nuevos modales a un perro, golpeaba descontroladamente su cabeza con una piedra, sufrí mucho en ver como el animalito lloraba y aquel hombre no tenía piedad de él, caramba, de qué material está elaborado el corazón de estas personas.

Considero que el estado y las instituciones responsabilizadas para estos fines, deben prestar inmediata atención a los comportamientos que muchos grupos de la sociedad van generando y trasmitiendo de generación a generación, los que, en un futuro no muy lejano, pudieran atentar contra la sociedad culta que queremos formar, sino somos capaces de amar a nuestros animales, cómo podemos aspirar a ser un pueblo culto.

Podemos lograr una sociedad que vea a sus animales como parte de su propia familia, ellos necesitan del amor, sienten y sufren. Los invito a defender el cuidado de esta otra familia que por razones de la vida Dios los creo para que convivieran junto a nosotros, denunciemos los maltratos que hoy se cometen contra ellos.

Activismo sin prisa y resultados con pausa ¿o viceversa?

tomado del blog Paquito de Cuba

El estado del activismo a favor de los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) en Cuba y sus resultados requiere, para su análisis, que tengamos en cuenta la marcha del proceso de transformaciones económicas y sociales que tiene lugar en el país desde hace más de un lustro.

Aunque a la inclusión en la agenda pública del debate sobre el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género le precede en tiempo, fue bajo la sombrilla de la llamada actualización del modelo económico y social que inició en 2011— con el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC)— que el tema cobró cuerpo en sus cambios más sustanciales.

En particular resultaron momentos clave la Primera Conferencia Nacional del PCC en 2012 que incluyó entre los objetivos de trabajo de esa organización política el enfrentamiento a la discriminación por orientación sexual, y la aprobación en diciembre de 2013 del Código de Trabajo, la primera ley que de forma explícita incluyó una protección para las personas homosexuales.

Como hito más reciente, está la ampliación de este enfoque también al reconocimiento de la identidad de género dentro de los documentos programáticos del VII Congreso partidista en 2016, pronunciamientos políticos que deberían facilitar la implementación de nuevas políticas públicas y garantías jurídicas para quienes todavía están en desventaja social como consecuencia de la ancestral cultura patriarcal, machista, homofóbica y transfóbica.

De forma paralela, el activismo para debatir y abogar por los derechos de las personas LGBTI aumentó su visibilidad durante este último periodo. Influyó la articulación de redes de personas y profesionales con interés y sensibilidad hacia el asunto, así como el reclamo cada vez más frecuente, por diversas vías y a título individual, de quienes poco a poco conseguían un mayor empoderamiento desde las múltiples identidades sexuales.

Como antecedente ya existían, desde los primeros años del milenio, inquietudes de grupos que recibían determinada atención desde el estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), como parte de programas de atención de salud (en el caso de las personas transexuales) y a partir de un acercamiento por iniciativa propia (como ocurrió con las mujeres lesbianas y bisexuales).

También la lucha contra el VIH/sida y los proyectos comunitarios para la formación de promotores voluntarios de salud, que desde finales de la pasada década del noventa comenzaron su articulación en muchos territorios del país, derivaron de modo tangencial en un punto de partida para hablar sobre la norma no heterosexual y nuclear, una incipiente base de futuros activistas y profesionales que fueran más allá del enfoque salubrista.

No obstante, fueron las Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia organizadas por el Cenesex a partir de mayo de 2008 —un año antes tuvo lugar la primera celebración pública del 17 de mayo como Día Internacional a favor de esa causa—, las que sin dudas ubicaron la cuestión de la diversidad sexual de manera progresiva y creciente en el foco del interés y discusión ciudadana en todo el país.

Fue así como la cuestión de los derechos LGBTI infiltró —de forma subyacente, secundaria, y no sin muchas resistencias homofóbicas y transfóbicas, es cierto—, las discusiones públicas para la elaboración de los Lineamientos para la política económica y social del país que aprobó el Partido en 2011, así como el posterior análisis ideológico de su Primera Conferencia Nacional.

El liderazgo político

Canal de Pasacaballos, leyendas y tradiciones de una vía marítima

tomado del blog Cienfuegos Patrimonio

Es la entrada la bahía de bolsa de mayor tráfico comercial de Cuba. También es el asentamiento de pescadores y marineros, que se hacen a la mar cada día por sus aguas, compitiendo con tanqueros, cruceros y pequeños botes de pesca. Es el canal de Pasacaballos.

Está en medio de dos pequeñas colinas, una ocupada por el hotel homónimo y otra por la Fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua.

La zona de Pasacaballo fue uno de los primeros asentamientos de pescadores, descendientes de aquellos que en el siglo XVIII habían venido a edificar las Fortaleza, ubicada justo frente a este peñón. Narran los historiadores que allí existió una hermosa mansión, la primera construcción civil sobre esos arrecifes, vistosa por sus elegantes jardines, y que luego de destruida por un incendio y que diera paso en pleno siglo XX, al hotel Pasacaballos.

Allí existió una hermosa mansión, la primera construcción civil sobre esos arrecifes, vistosa por sus elegantes jardines, y que luego de destruida por un incendio
Allí existió una hermosa mansión, la primera construcción civil sobre esos arrecifes, vistosa por sus elegantes jardines, y que luego de destruida por un incendio

Los hombres de mar del centro sur de Cuba lo conocen muy bien, por ser el canal de entrada a la bahía, estrecha y profunda boca que dificulta las maniobras marítimas y que ellos llaman el “torno de Pasacaballo”.

¿De dónde viene el nombre?

La historia que se presume le da nombre al canal comenzó a inicios del siglo XIX, aunque la fecha no es segura. Cuentan que un marino japonés entró en su goleta el canal, tan grande fue su asombre por las bellezas de la zona que decidió asentarse definitivamente en Cienfuegos.

El asiático se empleó en el Muelle Real y que entre los “braceros” se ufanaba y hacía apuestas sobre sus destrezas para la inmersión a gran profundidad y en prolongadas zambullidas.

Fue entonces que se empeñó en una de sus jugadas, y frente a esa orilla que tanto le impresionara a su llegada a Cienfuegos, se lanzó a los fondos probando suerte para traer a la superficie una moneda de oro.

Pasó un tiempo largo sin que lo vieran emerger. Narra la leyenda que cuentan los pescadores del Perché y el Castillo que cuando finalmente lo vieron surgir de las profundidades, gritaba desesperado ¡Caballo, caballo, grande! …Y mientras respiraba profundamente para recobrar el aliento, no cesaba de murmurar que en aquella hondonada había un enorme caballo.

Por supuesto que no se sabe si era realmente un caballo (equino), o un caballito de mar de dimensiones muyyyy grandes, o una caballa, especie de pez muy habitual en esa zona.

La otra leyenda

Otro de los cuentos de tradición oral que se cuenta en la zona narra la historia de una goleta de finales la centuria de 1700 que venía cargada de equinos, para las pocas haciendas de la zona en esa época.

Dicen que al llegar a la boca del canal se complicaron las maniobras y los cuadrúpedos se violentaron por los vaivenes del bajel, ante lo que el capitán del barco tuvo que lanzar por la borda la inquieta carga, que nado sin ningún problema a ambas orillas, como están habituados los caballos, excelentes nadadores.

Por supuesto que esta era una práctica habitual hace varios siglos, lanzar los caballos antes de atracar y que ellos solos nadaran a la orilla.

La realidad es que son varias las leyendas y mitos de la zona, algunos relacionados o no con el nombre del canal de Pasacaballos. Mitos que forman parte de las tradiciones orales de los pueblos marineros, acostumbrados a narrar cuentos alrededor de una fuente de luz en las noches de pesca o borrasca.

A %d blogueros les gusta esto: