Heidi en primer plano (+Video)

Rate this post

Por Rosana Rivero Ricardo

Foto: Juan Pablo Carreras

Tomado del blog Liveincuba

Siete años después, frente a la grabadora periodística, Heidi Calderón Sánchez, recordaría aquella vez en que decidió cambiar el enfoque de su vida. El Derecho parecía el encuadre perfecto. Sin embargo, ya había sido suficiente el “tiempo de exposición” detrás de la cámara para declarar como “centro de interés” a la fotografía.

“Llegué por vocación, de manera intuitiva. Siempre una busca un modo de expresión y la fotografía tenía un lenguaje con el cual comunicar las cosas que quería decir entonces y ahora.

“Me inicié como fotógrafa en el sitio digital de Radio Holguín, pues me interesaba mucho el mundo de internet. Además suponía un reto, ya que la página web de la emisora es un medio de prensa paralelo que demanda un buen respaldo del fotógrafo en tiempos en que las imágenes tienen un peso importantísimo en la red”.

“En el fotoperiodismo se me abrieron los caminos y me pareció tan atractivo que no me quise despegar. Hoy estoy `detrás´ de la cámara y al `frente´ del sitio”.

De amateur a profesional del lente. El “rollo” para ser un buen fotógrafo se “revela”…

“Lo primero es tener una cámara y hacer fotos. Por mucho que uno estudie e investigue, hasta que no comienzas a hacer fotos no aprendes, porque se trata de un oficio. Para mí fue imprescindible leer, ver muchas imágenes hechas por los clásicos, pues las referencias son importantísimas para no repetirse, entender conceptos, apartarse de lugares comunes. También hay que entender la fotografía en la parte técnica, conocer el equipo con el cual trabajas y sacarle el máximo provecho, aunque no sea el mejor”.

Cuando una mujer dispara el obturador…

“Aún vivimos en una sociedad machista, patriarcal, donde la mayoría de los fotógrafos son hombres. Hasta hace poco las cámaras pesaban tanto que las mujeres no podían cargarlas. Quizás por eso, cuando comencé hace siete años llamaba muchísimo la atención una mujer con una cámara.

“El hecho de ser feminista desde la fotografía no me lo he propuesto, pero parece que es parte de mi naturaleza. Más allá de ser una fotógrafa, me interesan los temas de la mujer, su naturaleza. Me han encasillado como feminista y estoy segura que seguirá siendo así, porque lo que quiero decir de inmediato tiene mucho que ver con la mujer, sus necesidades, inquietudes y con todo lo que significa serlo.

“El proyecto Alumbrarte, por ejemplo, se centró en el trabajo con embarazadas. La exposición ha navegado con éxito y creo que se debe a su visión diferente de este periodo. Desde el arte y la fotografía la gestación es mirada con ojos benevolentes. Me propuse mostrar a la mujer embarazada, pero primero a la mujer.

“Ahora trabajo en un proyecto de fotografía erótica, puede tener o no desnudos, pero es mi visión del erotismo femenino, e incluyo el masculino también. Paralelamente desarrollo otra experiencia con la mujer de la tercera edad que me tiene muy entusiasmada”.

Premios en “modo” ráfaga…

“Nunca había participado en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio. Envié las fotos porque tenía los trabajos y los quería mandar para probar. No esperaba nada porque había sido un año de grandes acontecimientos para la prensa cubana como el paso del huracán Matthew y el fallecimiento de Fidel y no tuve la oportunidad de estar en los sitios claves donde se generó la noticia. Cuando supe del Premio de fotografía en fotorreportaje me sorprendí mucho, pues se trataba de imágenes de campesinos en sus rutinas diarias.

“Más me sorprendió el premio en Periodismo Digital en el apartado de Mejor Trabajo Gráfico, pues no había enviado nada en esa categoría. Fue el sitio Cubadebate que mandó un trabajo mío, vinculado con el huracán Matthew. Las imágenes revelan el puente roto sobre el río Toa que unía a la provincia de Holguín con Guantánamo”.

Del lente artístico al periodístico y viceversa…

El lenguaje de la fotografía vista desde el arte y desde el periodismo es distinto por la subjetividad de una y la objetividad del otro. Lo que se hace artísticamente lleva todas las libertades que el creador le quiera añadir. Con el periodismo no se debe alterar nunca la realidad, aunque siempre será una visión del fotógrafo.

“Las dos son apasionantes. No me gustaría prescindir de ninguna. El arte me permite desarrollar la imaginación y el periodismo, estar en los lugares donde suceden los hechos y llevármelos en imágenes que serán vistas por personas que buscan informarse y ver realidades. Ellas no se contraponen. Por ejemplo, el periodismo me permite tener elementos de la realidad que luego puedo llevar a la creación artística.

“En realidad lo que siempre me interesó fue la fotografía como lenguaje artístico. Sin embargo, me siento afortunada de llegar al periodismo, porque me ha dado un modo de vida”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario