Category: Economía

Salario justo

images

Por: Roberto G. Peralo

Fuente: Jovencuba.com

En 1514 por tierras de Sancti Spíritu el cura Bartolomé de Las Casas se rehúsa a realizar una misa en frente del conquistador Diego Velásquez. Al ver la explotación a que eran sometidos los pobladores originarios de esta isla lanza su voz de protesta y lee un texto hebreo: “Ofrecer a dios un bien robado a los pobres es matar al hijo en presencia del padre. Quien no paga justo salario derrama sangre, el pan es la vida del pobre”.

Este cura sin haber leído a Marx -tres siglos los separaban- ya tenía conciencia de que el trabajo humano que produce bienes y servicios para la sociedad representa tiempo y por consiguiente representa vida. Y si no se le es retribuido de forma justa al obrero, no solo se le está negando el poder de satisfacer sus necesidades básica, también se le roba vida.

Por estos días leí muchas noticias sobre el avance y perspectivas del turismo en Cuba. Muchos fueron los reportajes, comentarios y notas de prensa en torno a este sector de la economía cubana. Pero en ninguno de estos trabajos periodísticos vi reflejada la opinión de sus trabajadores, quienes están enfrentando y en muchos casos sufriendo un nuevo sistema de gestión empresarial.

El nuevo modelo de gestión empresarial que se experimenta ha traído nuevos mecanismos para calcular el salario que devenga un trabajador. Un hotel cinco estrellas, donde en uno de sus meses de más baja actividad ingresa cerca de un millón de dólares, sus trabajadores promediaron no más de 10 dólares al mes de salario. En las mismas circunstancias sin aplicar el nuevo modelo empresarial los salarios eran el doble.

Pudieran ahora los funcionarios y directivos del sector explicar con elementos técnicos del por qué de esos salarios tan míseros. Pero sin conocer esos tecnicismos, a simple vista me parece que algo está mal. La idea del nuevo modelo económico es buscar mecanismos de distribución de riqueza que permita estimular de forma directa al que la crea. Y es muy evidente que este mecanismo, inventado en el más allá (palabras usadas por los propios trabajadores) no lo está haciendo. El efecto ha sido todo lo contrario. Hoy los trabajadores del sector no se sienten estimulados y han buscado otras formas ilegales para poder sostener la economía familiar.

No quiero analizar los métodos antidemocráticos en los que se implantó el nuevo sistema salarial porque tendría que abordar el inmovilismo y el formalismo de las estructuras sindicales y no es el tema de este artículo. Lo que sí me queda claro es que la fórmula matemática está mal diseñada. Se están tardando mucho tiempo en implementar los cambios que necesita el país y el argumento que dan los funcionarios es que no se pueden cometer más errores. Entonces: no los cometan.

La economía no cree en fanfarria

stop

 

La prensa cubana trae este jueves un titular que me ha dejado atónita. Un diario ha despertado a los cubanos asegurándole que la “Economía cubana comienza a apretar el acelerador”.

Ayer, el General Presidente dijo en su discurso en la Asamblea Nacional: “Ciertamente ha podido revertirse la tendencia a la desaceleración del crecimiento del Producto Interno Bruto —conocido por las siglas PIB— que se manifestó en años recientes.  Hasta el 30 de junio el PIB creció un 4,7% y estimamos que al concluir el año quedará en el entorno del 4%.  Y esto es muy bueno, teniendo en cuenta que en el pasado año solo crecimos un 1%; no obstante, para lograr este 4% esperado, hay que trabajar duro y con mucha disciplina, sobre todo en el orden económico como señalaba el ministro de Economía, Marino Murillo”.

Las líneas resaltadas en negrita son más que claras, así como el discurso completo. Hablando en buen cubano: el conductor tiene el combustible justo para llegar a la meta, no quiere especular ni crear falsas expectativas, le ha dicho a los pasajeros que solo si se ajustan al recorrido podrán cumplir con el programa diseñado para el día.

A los cubanos nos gusta especular, pero con el plato de comida nuestro de cada día NO, y eso es la economía para los lectores dentro de la Isla, siempre antecedido por un sinnúmero de cuentas diarias donde la lista debe dar con el billete.

Despertar el interés del lector por la noticia no nos pude llevar a crear, porque ingenioso sí es, un titular triunfalista. Que se haya revertido la tendencia a la desaceleración del crecimiento de la economía cubana no quiere decir que hayamos comenzado a apretar el acelerador, una cosa no lleva a la otra.

La ciencia “que estudia los recursos, la creación de riqueza y la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, para satisfacer las necesidades humanas” no cree en el impresionismo. En fin, que la noticia es buena pero, ¡cuidadooooo!, hay que ser cautelosos y continuar “a nuestro ritmo”. La economía no cree en fanfarria y la prensa… tampoco debería.

La bolita: suerte propia y dinero ajeno

DSC_0024-opLos nombres y circunstancias de los personajes fueron cambiados para proteger su identidad) “…porque a las mujeres, la política y el azar nadie los entiende; pero no podemos vivir sin eso”, comenta el viejo apostador de bolita mientras anotan su número. Yo te doy 2 pesos, y si me salen, se vuelven mil. ¿Ustedes son comemierdas o el comemierda soy yo? ¿Cuántas veces tengo que apostar pa´ que me salga el parlé? Desde el año pasado cazo al 8 con el 88; parece que los sacaron del sorteo. ¿Y al 12? ¿Quién entiende al 12? El 12 es mujer santa y también puta. ¿Cómo el mismo número es las dos cosas? ¿Acaso en la vida es así?”… Prosigue el hombre su monólogo mientras Osvaldo le ofrece el comprobante. “Suerte, mi viejo; si te sale, acuérdate de mí que vine a recogerte”, dice, y se guarda las dos monedas en el bolsillo. El otro prosigue la perorata de la historia de su vida, que si con 17 años estaba tirando tiros en Etiopía, que le dieron una casa, una moto y un televisor cuando regresó ileso, que hubo quien no viró o quien lo hizo tuerto, manco o cojo, que en el Período Especial lo vendió todo para comprar comida y alcohol… Cada día desde hace 15 años, Osvaldo recorre religiosamente las calles de un barrio de La Lisa. No importa la lluvia, el sol, o el calor inclemente. Sin ser policía ni del CDR, conoce al detalle la vida de los vecinos. Anticipó, por ejemplo, el explote del jefe del almacén de comida de la zona. La suerte es loca, pero no estúpida, y el tipo no supo aprovechar su momento. En un tiempo perdió la cabeza y desviaba las rastras de arroz, azúcar, coditos, lo que fuera, a la vista de todos. En estas cosas hay que tener discreción. Toda la jama del barrio salía de sus traquimañas, y la paga iba directo a su morral. Empezó a jugarle 6 mil y 7 mil pesos diarios a más de 30 números. Tuvo contento a los banqueros, pero en una semana se sacó cuatro números consecutivos: 270 mil, 50 mil, 70 mil, y 270 mil otra vez. Casi arruina al banco. “Yo fui su listero los cuatro días. Con lo que me regaló, me compré la moto. Pero cuando el DTI le cayó encima un mes después, habló por los codos y la mierda se nos puso hasta el cuello. Por suerte las aguas tomaron su nivel. Él tenía que haber cogido una lancha y pirarse pa´ la Yuma, pero la avaricia rompió el saco, y en el tanque, seguro le rompieron otra cosa”, cuenta Osvaldo para el coro de consortes que en la esquina estallan de la risa. *** El negocio de la bolita en Cuba —que junto a las peleas de gallos constituye el juego prohibido más popular del país—, posee una estructura definida y estable que lo hace funcionar con eficiencia. Cada día se realizan dos sorteos, uno a las 2:15 pm y otro a las 8:15 pm. La información se obtiene vía Internet, mediante conexiones ilegales de televisión por cable o por estaciones de radio de onda corta. En los casos contactados asumen como referencia los resultados de la lotería de Miami. Para convertir el billete de lotería a los números de la bolita, se desecha la primera cifra del número que salió “en el Norte”. Los siguientes dos números son considerados como el fijo, y el par consecutivo como los corridos. Por ejemplo, si el resultado fuese el 423 57 80, el 23 lo asumen como fijo, y el 57 y 80 como corridos. El parlé sería la combinación del fijo con los corridos (23-57 y 23-80). Aunque en las diferentes zonas varían los premios, suelen poseer valores semejantes. Los corridos los pagan entre 20 y 30 pesos por cada uno apostado, los fijos entre 75 y 100, y los parlé de 900 a 1000. El verdadero empuje y masividad del juego lo aporta la gente que está detrás y que se enriquecen o pierden según su posición en el sistema. En el escalón más bajo de los organizadores, un ejército de listeros recorre las barriadas citadinas buscando a los clientes; o bien, como en el caso de Osvaldo, que es muy conocido en su zona, los jugadores visitan al apuntador para realizar las apuestas. Con jerarquía superior aparecen los colectores, que acuden dos veces al día —una por cada tiro de la charada— a casa del listero. Aquí recogen el dinero y las anotaciones para llevarlas al banco una hora antes del sorteo. Como no resulta propicio involucrar a tanta gente, algunos apuntadores hacen a la vez de colectores, pero solo aquellos elegidos tratan personalmente con el banquero, la figura clave y más protegida del engranaje. Existen muchos listeros que jamás llegan a conocerlo. Quien contrata a Osvaldo –llamémosle X– se involucró en la Bolita desde principios de los 90´s. Las cabezas del negocio suelen llevar décadas en él. La desconfianza que siempre muestran a flor de piel no es paranoia o capricho: además de las autoridades, los banqueros eluden a los maleantes que acechan su dinero y a los competidores que quieren arruinarlos. A la “bóveda” solo llegan las personas de máxima cercanía del dueño, casi siempre familiares. Algunos se encargan de organizar la información que traen los colectores, lo cual consiste en pasar en limpio y en una sola hoja todas las apuestas a las que debe responderse. Este es un momento crítico para el banquero, porque termina de realizarse después que se conoce el número salido. Si alguien lo traiciona e inventa una apuesta a posteriori, él no tendrá manera de comprobar y deberá desembolsar su dinero, por eso no le quita el ojo al proceso. El misterioso banquero fue el padrino de Osvaldo. Amigo de su padre —muerto en una misión militar en África—, se encargó del cuidado del muchacho desde la adolescencia. De ahí la confianza y consideraciones mutuas. Además de la cercanía fraternal, Osvaldo es el apuntador estrella de la zona, por lo que recibe otros beneficios por su condición, además del dinero que le corresponde. El hombre reporta cerca de 2 mil pesos diarios, de los cuales le toca el 20 por ciento, la norma general, según afirman diversas personas. Entre los banqueros existe competencia por robarse a los mejores listeros. Por eso, X estimula a su ahijado con dinero extra y con los premios de algún número. *** En casa, la mujer del listero prepara algo en la cocina. Se anticipa a la llegada de la hija. En pocos meses la niña cumplirá 15 años y papá “trabaja” duro para la fiesta. En los últimos tiempos, el hombre llega más tarde de la calle y corre riesgos superiores, pero gracias a eso incrementan los ahorros. X también los ha ayudado y promete aumentos. A Osvaldo lo envidia mucha gente que anhela su puesto. Afloran los enemigos. Otros listeros han comenzado a difamarlo para robarle clientes. Riegan en el barrio que no anunció el último aumento del banco al parlé —a mil pesos—, y sigue pagando los 900 de antes. Que el fijo lo mantiene en 75 y el corrido a 25, cuando ya los subieron a 100 y a 30. Que deben dejarlo a él y apostar con ellos. Osvaldo se defiende con la desmemoria, alega que en ese mismo mes iba a pactar las nuevas tarifas. De repente, llega un joven inspirado con un billete de 100. “Ayer soñé, y viví, y tengo la certeza”, dice. “Voy a ganarme to´ esa mierda. Ponle 20 pesos al 98, fijo, y 20 más al 71, y otro Camilo al 69. Ponle 20 a cada parlé”. Osvaldo le entrega el comprobante al muchacho. Un par de horas después su mujer sirve la mesa. La niña no para de hablar de todos los fotógrafos que le recomendaron en el aula. El que prefiere la muchacha cobra 200 CUC por el álbum. El estudio queda en una finca en las afueras de la ciudad. El padre llega a tiempo para almorzar con su hija antes de la visita del colector. Nunca le ha gustado que ella lo vea en los trasiegos del negocio, aunque no la mantiene en la ingenuidad y le ha enseñado cuándo callarse y mantener la discreción. Luego, sobre la mesa de la que han retirado los platos y cubiertos, el apuntador organiza la lista y el dinero que le pasará al banquero. Como es costumbre, selecciona los números que no reportará para quedarse con la ganancia. Cuando llega a la apuesta del muchacho inspirado, duda. Las jugadas pesadas siempre son peligrosas. Si sale uno de los corrido, debe pagarle 600 pesos; pero si es el 98, serían 2 mil. El parlé no, eso es casi imposible. Osvaldo calcula que si falla, cuenta con el fondo para asumir la apuesta. Lo puede restar de los ahorros de los 15 de la niña. Me voy a meter los 100 pesos y bien, se convence. A las 2:10 de la tarde, como siempre, enciende el televisor en el canal 3, el habilitado para el cable ilegal. Se coloca los espejuelos y termina de afilar el lápiz sobre una esquina del papel. Cada día, en par de ocasiones, experimenta la aceleración del pulso que tanto disfruta. Lo disfruta como ver un juego de béisbol, o un filme de suspenso; con la lejanía del observador que se sabe por encima del resultado, que siempre se siente ganador. Cinco minutos más tarde, caen en la pantalla encendida los números de la lotería de La Florida: 598 56 71. El suspenso se vuelve tragedia. Sentada en el aula, la niña de Osvaldo ignora que su fiesta de quince años se ha evaporado. En otra sala, un joven salta de alegría con su novia por los 20 mil pesos que se han ganado. Bendita sean tus piernas, le susurra al oído mientras le aprieta una nalga. (Por: René Camilo García)(Tomado del blog: La Letra Incómoda)

#ETECSA confirma que #Holguín tendrá #WIFI en breve

wifi-holguin1

Por: Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Fuente: Visiondesdecuba

Aunque mis amigos del Ahora intentaron encontrar una confirmación de ello con las autoridades de ETECSA en la ciudad, fue necesario esperar que los “jefes de arriba” confirmaran que los parques Calixto García y Julio Grave de Peralta son los lugares en los que estará disponible la señal.

Para no pensar mucho en este misterioso silencio de los funcionarios de ETECSA en Holguín, prefiero compartir con ustedes las declaraciones de Luis Manuel Díaz Naranjo, Director Comercial de esa entidad a nivel nacional, publicadas ayer por Juventud Rebelde.

—¿Dónde se abrirán las nuevas áreas de navegación wifi?

—Bajo el nombre de WIFI_ETECSA se encontrará la conexión para navegar en una primera etapa en 35 sitios a nivel nacional. Estos son, La Habana: La Rampa, desde el Malecón hasta el cine Yara; el parque ubicado en avenida 51, La Lisa; el parque Fe del Valle, en Galiano y San Rafael; el Anfiteatro de Marianao y el Paseo de la Villa Panamericana. Pinar del Río: parques Independencia y Roberto Amarán. Artemisa: bulevar y parque de la Iglesia. Mayabeque: parque de Güines y bulevar de San José. Matanzas: parques La Libertad y Peñas Altas. Villa Clara: parques Leoncio Vidal y Remedios. Cienfuegos: parque Martí y el Rápido Punta Gorda. Sancti Spíritus: parques Céspedes, de Trinidad, y Serafín Sánchez. Ciego de Ávila: parques Martí y Morón. Camagüey: parque Agramonte y plaza del Gallo. Las Tunas: Plaza Martiana y Tanque de Buena Vista. Holguín: parques Calixto García y Julio Grave de Peralta. Granma: bulevares Bayamo y Manzanillo. Santiago de Cuba: parques Céspedes, Ferreiro y Plaza de Marte. Guantánamo: parque Martí y parque central Baracoa. Isla de la Juventud: bulevar Nueva Gerona.

—¿Qué se necesita para acceder a WIFI_ETECSA?

—El usuario debe tener un dispositivo (ordenador portátil, teléfono móvil inteligente, tableta) que tenga conexión wifi y una cuenta de acceso Nauta, ya sea permanente o temporal.

—¿Qué es una cuenta Nauta? ¿Dónde se contrata y se adquieren luego los cupones de recarga?

—Una cuenta Nauta es la modalidad de acceso a Internet que puede ser temporal o permanente; esta última significa que es recargable. Se contrata en las unidades comerciales de Etecsa, donde también se comercializan los cupones de recarga. Al mismo tiempo, estos cupones ya pueden ser adquiridos con los agentes de telecomunicaciones que han suscrito contratos con Etecsa para la comercialización de los mismos.

—¿Cómo conectarse a la red WIFI_ETECSA?

—Se debe activar la señal inalámbrica (wifi) en su dispositivo. En las zonas de cobertura, el terminal detectará la señal inalámbrica mostrando los puntos de acceso presentes. Se selecciona la red o punto de acceso nombrada WIFI_ETECSA.

—¿Cómo se accede a la navegación (iniciar sesión)?

—Al utilizar el navegador web, automáticamente se muestra la ventana de autenticación del portal Nauta. Se introducen entonces los datos de la cuenta de acceso (nombre de usuario y contraseña). Se abrirá una ventana o nueva pestaña donde se visualiza el «tiempo consumido», el «tiempo disponible» y la opción «Cerrar sesión».

—¿Qué datos se introducen para acceder a la navegación (iniciar sesión)?

—Los datos que se introducen son usuario y contraseña de la cuenta de acceso Nauta (temporal o permanente). Para el caso de las cuentas permanentes es necesario escribir el usuario@dominio de la cuenta de acceso.

—¿Cómo desconectarse de la red WIFI_ETECSA?

—Para desconectarse de la red los usuarios deben  desactivar la señal wifi del dispositivo.

—¿Cómo consultar de manera rápida la información de la cuenta de acceso?

—En la ventana de autenticación Nauta se introducen los datos de la cuenta de acceso (usuario y contraseña) y se va al link (vínculo) de Información de usuario, disponible en esa ventana. Automáticamente se muestra, entre otros datos de interés, el «saldo disponible» que tiene el usuario en su cuenta de acceso; esta consulta es libre de costo.

—¿Qué pasa si no me puedo conectar al punto WIFI_ETECSA?

—El usuario debe comprobar varias cuestiones: que se seleccionó y habilitó la red WIFI_ETECSA, que en los Ajustes Avanzados de la red WIFI_ETECSA se encuentre activado el DHCP y esté sin proxy.

—¿Qué pasa si no se puede navegar?

—También el usuario debe comprobar otros aspectos: que en el navegador estén habilitadas las cookies; comprobar que se introduce el usuario y la contraseña de la cuenta de acceso Nauta correctamente y que esta tenga saldo.

—¿Qué es DHCP y cómo se activa?

—Son las siglas en inglés de Dynamic Host Configuration Protocol. Es un protocolo de red que permite asignación de direcciones IP dinámicas. Se activa en la opción Ajustes Avanzados de la red WIFI_ETECSA.

—¿Dónde se deshabilita el proxy?

—Entrando en los Ajustes Avanzados de la red WIFI_ETECSA.

—¿Qué son las cookies?

—Las cookies son pequeños archivos usados por los sitios web para almacenar información en el dispositivo (como información para iniciar sesión y las preferencias de un sitio). Es por ello que para iniciar sesión en la ventana de autenticación del portal Nauta se necesita tener habilitadas las cookies.

—¿Cómo activar las cookies?

—Las cookies se activan entrando en los Ajustes del navegador de su dispositivo, en muchos navegadores esto se encuentra en la opción de Seguridad y privacidad.

—¿El uso de la cuenta de acceso Nauta desde esta modalidad de acceso (wifi), descuenta del saldo del móvil?

—No, se descuenta del saldo de la cuenta de acceso de Nauta, nunca del saldo del móvil.

—¿Cuál es la velocidad de conexión a través de wifi?

—Hasta 1 MB por usuario.

—¿Cuántas personas pueden conectarse en un sitio WIFI_ETECSA?

—Depende de la configuración del área; en las más pequeñas, hasta 50 usuarios, y las más grandes, cien usuarios simultáneamente.

—¿Se puede utilizar la cuenta Nauta en otro sitio que no sea WIFI_ETECSA?

—Sí, en todos aquellos sitios que la autentificación del servicio sea mediante la plataforma Nauta y donde el punto de acceso no tenga una restricción a solicitud del tercero que la utiliza.

Guantánamo: ¿Un adiós “quirúrgico” al Paquete Semanal?

sam_0365

Confirman directivos de Trabajo y Seguridad Social de Guantánamo que se mantienen las regulaciones del alcance de la actividad Comprador vendedor de discos.

Por Lilibeth Alfonso (tomado de La esquina de Lilith)

En las casas de discos de la ciudad de Guantánamo se vive un ambiente áspero. En las que no han cerrado, los carteles que antes proponían los servicios están en el piso, con la “cara” contra la pared o todavía en las paredes con un manchón o un trozo de papel tapando la oferta de copiar en memorias flash u otros dispositivos extraíbles. Más información

A %d blogueros les gusta esto: