Punto final y punto y seguido

5 (100%) 1 vote

Tomado del blog La Pupila insomne

La Revista chilena Punto Final ha lanzado un llamamiento desesperado:

Este 9 de marzo, tras 52 años de labor al servicio de los intereses del pueblo trabajador, de las ideas revolucionarias y de la hermandad latinoamericana y caribeña, revista Punto Final suspenderá su publicación, la edición 894 será la última.

Hagamos todo lo posible para que Punto Final no desaparezca.

En Chile los aportes en dinero pueden hacerse vía depósito o transferencia en: cuenta corriente Nº: 0-717200-00-4, del Banco de Chile, a nombre de Sociedad Editora Punto Final S.A., RUT: 96.558.680-6, e-mail: revistapuntofinal@movistar.cl, fono-fax: 226970615

En el exterior mediante Money Order a nombre de Punto Final S.A., enviado por correo certificado a la casilla 13.954, sucursal Moneda, Santiago de Chile. O mediante giro vía Western Union a nombre de Francisca Cabieses Martínez, gerente de la revista. Y comunicarlo vía correo electrónico.

El punto final ya llegó a Edmundo García y su programa radial desde Miami La noche se mueve que primero debió pasar del éter a internet y también allí dejó de salir por ausencia de anunciantes.

En aras de la diversidad, nadie apoya a estos medios independientes, no hay crowfunding que los haga sobrevivir, ni beca, donante o gobierno estadounidense o europeo que destine un centavo en defensa del derecho de los chilenos o los miamenses a una pluralidad informativa.

En un ambiente de “libertad de emprendimiento” ni los editores de Punto Final ni el programa radial de Edmundo han podido sobrevivir, tampoco han tenido un hada madrina que les haya permitido convertir un bar de mala muerte, multado con más de doce mil euros por contratación ilegal de inmigrantes, en próspero hostal a 140 dólares la habitación y pagar informáticos, webmasters y servidores en el extranjero, o transformar una empresa con pérdidas de más de 110 000 dólares en una próspera publicación. El hecho de que Punto Final y La noche se mueve constituyan espacios excepcionales, oasis informativos a contracorriente del discurso mediático dominante en sus entornos, no les ha significado posibilidades para obtener financiamiento sino todo lo contrario.

Sin embargo, en Cuba, una economía mucho más pequeña, en un escenario de grandes dificultades financieras, y donde según dijo Barack Obama es muy difícil abrir una empresa, lo que en otros lugares fracasó -un bar, una compañía de enterteinment…- ha tenido su punto y seguido, precisamente en una esfera como la mediática y haciendo un discurso al margen -y hasta contrario- al de los medios de comunicación establecidos. Para pensar, ¿no?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: