Tag: Béisbol

57SNB: Los números muestran disparidad y contradicciones (+Estadísticas)

tomado del blog Universo Beisbolero

La edición 57 de la Serie Nacional de Béisbol fue detenida temporalmente debido al impacto causado por el huracán Irma en la nación insular. Luego de este hiato pasados 188 partidos, se torna interesante observar cómo les ha ido a los conjuntos en los diferentes aspectos de juego, teniendo en cuenta de modo particular el increíble paso de Pinar del Río y la mediocre defensa que se ha mostrado en general por parte de casi cada equipo en Cuba.

Para comenzar, se han anotado 288 carreras sucias hasta el momento antes de la reanudación (405 errores), lo cual equivale a 100 carreras inmerecidas por encima de los juegos jugados, o 1.53 por partido; mientras que la liga a su vez promedia 4.3 boletos por nueve entradas (por un equipo), que dan cuenta de más de ocho pasaportes gratis por partidos, un ritmo muy malo para cada liga. No obstante, encontramos equipos como el líder Pinar del Río mostrando un promedio de efectividad propio de un libro de fantasía con 2.72, casi media carrera superior al equipo con el segundo mejor pitcheo: Santiago de Cuba.

Por otro lado, Cienfuegos muestra un atroz 8.02, por mucho el peor de la liga y 1.74 carreras peor que Sancti Spíritus. Ninguno de ellos está en el sótano, un lugar reservado para el más oriental, Guantánamo, ganador de apenas cinco partidos, y mostrando igualmente una mejor efectividad que Mayabeque (6.21) e Isla de la Juventud (5.49). Sin dudas ha sido su “mediocre” promedio ofensivo de .259 y su pobre anotación (87 carreras, penúltimos solamente delante de Camagüey con 86) lo que los ha hecho caer tan bajo.

La explosión ofensiva cubana está estrechamente relacionada con el inferior pitcheo general de la nación: diez equipos superan los .280 de promedio ofensivo, y la mitad de ellos está encima de los .300. Por tanto, el pitcheo pinareño se erige como una rareza, o simplemente como apenas de la media, lo que dificulta que los bateadores rivales puedan hacerle frente. No podemos decir que su pitcheo es mejor: el hecho es que los bateadores no son lo suficientemente buenos y el resto de los lanzadores están muy por debajo de mediocres.

El excesivo uso del toque de bola es una muestra de que la mentalidad no ha cambiado mucho en Cuba. Ha habido 227 toques de sacrificio (y eso sin tener en cuenta los intentos fallidos, que son casi la misma cantidad), lo que da cuenta al menos de uno por partido. ¿Los equipos con menos? Pinar del Río (seis) y Santiago de Cuba (ocho), no es de sorprender que los primeros estén en el primer puesto y los segundos en el quinto. La parte que realmente preocupa es que hay casi tantos toques de sacrificio como jonrones (233), lo que demuestra el poco poder ofensivo de los equipos cubanos.

Todos los equipos sauf Artemisa (.282), Camagüey (.297) e Isla de la Juventud (.286) tienen promedios de bateo sobre pelotas puestas en juego (BABIP: Batting Average on Balls in Play) de .300 o más, y estos tres clubes ya mencionados están atrincherados por encima de .280. Esto es una muestra de que los errores no son la única consecuencia del poco fildeo, ubicación y alcance, y tal vez la evidencia más sólida de que la defensa es precisamente el más grande hándicap de los peloteros cubanos. En general, todo el mundo ve a sus oponentes teniendo grandes dificultadas para convertir en outs las bolas bateadas, mientras que los lanzadores encuentran más y más problemas para entrar en la zona de strike y ponchar a sus rivales.

La contradicción es tal vez la palabra que mejor describa lo que ha estado sucediendo con el béisbol cubano en estos primeros juegos. Sancti Spíritus es un caso fuerte para esto: al tener el segundo peor staff de pitcheo y el tercero que más corredores permite en circulación por entrada (1.844), los Gallos están jugando para .500 y en noveno lugar, apenas a un partido de Granma, campeón defensor. Del mismo modo, Cienfuegos no es el último lugar a pesar de mostrar un pitcheo del que se puede dar el generoso calificativo de lamentable: los Elefantes son un equipo que anota, empatados con 122 en el octavo puesto, y son segundos en dobles con 42.

La tabla de posiciones, junto con la expectativa pitagórica de Bill James revela que el desempeño en carreras de Pinar del Río debería tenerlos con casi dos victorias menos, en tanto Granma, Las Tunas y Guantánamo deberían haber tenido mejor suerte, y tanto Sancti Spíritus han tenido un resultado mucho mejor de lo que han jugado.

LOS PUNTEROS VUELVEN A SUS PUESTOS AL CONCLUIR LA 8va SUB SERIE y VILLA CLARA DESPIERTA DEL SLUMP

tomado del blog 27 GianCarlo Staton

-1-

Pinar, Las Tunas y Ciego

se acomodan en su silla

“Leones” salvan honrilla

lanzando Entensa gran juego

pronostico que desde luego

hice muy anticipado

al ser un pitcher granjeado

de sobrada experiencia

que sólo con su presencia

el bullpen ha mejorado.

-2-

Dijo adiós al maleficio

el nocaut de Villa Clara

un equipo que a las claras

integran hombres con oficio

su caída al precipicio

bien la pueden evitar

solo falta reeditar

ese triunfo ante Camaguey

donde Norel fue el rey

dispuesto siempre a batear.

-3-

Yosvani Torres, es un estelar

de probadas condiciones

en sus cinco apariciones

muestra un dominio sin par

mucho más puede aportar

Lazo,…en él tiene confianza

ser campeón es su añoranza

como en la Serie cincuenta

pues su tropa bien contenta

nunca pierde la esperanza.

-4-

Si “Irma” permite jugar

en el vetusto “Sandino”

“Azucareros” jueguen bien fino

ante el “Saurio” tan letal

que su pasión ideal

es la naranja pelada

sea jugo, mermelada

lo mismo verde ó madura

con su fuerte mordedura

no te acuerdas de más nada.

—000—

EL POETA YUMURINO

Matanzas 6 de Septiembre de 2017.

La venganza es un plato que se come frío

tomado del blog GabyCuba

por: Gabriel Torres Rodríguez

Hoy, navegando en la red, buscando referencias acerca del inobjetable triunfo (7-0) de los Cocodrilos de Matanzas ante los Industriales en el primer choque de la subserie, me encontré esta frase: “La presión de los Cocodrilos se fue detrás de Víctor Mesa, cruzó el puente de Bacunayagua, y ahora respira en el Coloso del Cerro”.


Y puede ser verdad, porque para todos los seguidores del conjunto rojo, este triunfo sabe a gloria, a campeonato, a espina sacada. Y no importa que hoy y mañana nos derroten, ya está marcado el precedente, ya se dio el primer golpe, con contundencia.

Los muchachos salieron al terreno a demostrarle a su ex mentor que sí podían, que iban por más, y tras bambalinas, Víctor Figueroa, arisco a las cámaras y al protagonismo, movió los hilos magistralmente para ganarle la batalla a su ex compañero.

Irandy Castro estuvo movido por fantasmas. Nunca, en 14 años en Series Nacionales, había logrado una lechada. Esa noche lo hizo. Espació seis hits azules y no regaló bases por bolas…y después que se fue Monthiet, la tanda yumurina mordió con furia al débil pitcheo capitalino…no quedó nada que hacer en el noveno…

Víctor Mesa, a través de las cámaras, se veía irritado, eufórico…no sé si por ver cómo sus antiguos “alumnos” le sacaban la carta bajo la manga o causa del culatazo recibido ante más de 10 mil habaneros…vaya usted a saber.

Por supuesto , este choque no representaba nada, y al mismo tiempo, mucho. Es verdad que no decide campeonato, ni clasificación alguna, pero no hay dudas de que fue muy importante para todos aquellos matanceros que se sintieron traicionados por su VM32.

La venganza es un plato que se come frío, dicen por ahí…Cuando Víctor, atrapado por la tv, marchaba apesadumbrado hacia las duchas del Latinoamericano, los habaneros tuvieron que darse cuenta de todo lo que se avecina.

57SNB: Play Ball con “ruido”

La Serie Nacional de Béisbol número 57 comenzó este sábado, con una victoria en extra-innings (uso de Regla Schiller) de Villa Clara sobre Granma. Pero han sido las páginas oscuras previas a la orden de “¡Play Ball!” lo que ha marcado más el comienzo de la nueva campaña beisbolera cubana: Michel Enríquez y los otros “desterrados”, más un exposé publicado por la periodista Elsa Ramos en Escambray, donde se denuncia el atraso en el pago a los jugadores de la SNB.

No ha sido suficiente todo lo que ha ocurrido con el béisbol cubano para que quienes lo dirigen (tengan que ver directamente con la decisión o no) sigan hundiendo uno de los patrimonios más preciados de la nación cubana. Independientemente de lo que pueda decirse, las cosas que suceden con la pelota cubana sí son culpa de quienes la dirigen, aunque ellos no tomen las decisiones, sencillamente porque es responsabilidad de ellos discutir ante las instancias superiores que se cumplan las cosas, y es responsabilidad de ellos defender los derechos de los jugadores.

Sin sindicato de peloteros ni una entidad que vele por sus derechos, los jugadores se ven y se verán totalmente desprotegidos, y cada vez será menos el interés que pongan en su desempeño, a menos que tengan la intención de usar el mismo para llamar la atención de los clubes de la MLB y de los inescrupulosos traficantes de personas y “manejadores” dispuestos a sacar una tajada de los ávidos aspirantes a ligamayoristas.

Pero además, poco se puede lograr sin transparencia y honestidad por parte de los directivos, capaces de culpar de los males de la pelota al exceso de tejido adiposo de los peloteros… ¿en serio? ¿Qué pensará de eso alguien como Romelio Martínez, con la más alta frecuencia de jonrones de todos los peloteros cubanos con más de 100 y tal vez con la mayor cantidad de tejido adiposo de cualquier pelotero cubano en toda la historia?

La Serie Nacional comenzó con el pie equivocado antes del lanzamiento de la primera bola… ¿encontrará su curso?

De Yariel, el Cuba y la CAN-AM

Por: Alexei Nápoles González

Tomado del Blog: El Olimpico Cubano

Una de las cinco victorias que en 21 desafíos alcanzó el equipo nacional de Cuba en la Liga de Béisbol Independiente Canadiense (CAN-AM), fue gracias al trabajo monticular del derecho de los Toros de Camagüey Yariel Rodríguez Yordi, quien en 23 entradas lanzadas mantuvo un excelente promedio de carreras limpias de 3.13, con 22 ponches.

Esta es la primera incursión de Yariel con la selección cubana en un compromiso internacional, en el que pese a las 16 derrotas de su equipo se sintió contento de cumplir una de sus metas, vestir el uniforme de las cuatro letras. Sobre su experiencia, calidad del torneo norteño y otras aristas, comentó el muchacho a través de Facebook, antes de partir para Carolina del Norte donde intervendrá en el tope amistoso contra Estados Unidos, del 2 al 7 de julio.

“En esta liga abundan bateadores de mejor calidad, mayor fuerza con el madero y 19578105_114490385834708_1918303150_n.jpgdisciplina en el cajón de bateo,  que en la Serie Nacional de nuestro país; y la zona de strike es mucho más pequeña, por lo que he tenido que trabajar más sobre el control de los lanzamientos pegados y bajos.

“He aprendido a dominar el cambio de bola, un tipo de envío que hace mucho daños a los jugadores extranjeros porque como están acostumbrados a la velocidad, entonces le pegan muy adelantado a la pelota. Tampoco en el box podemos desesperarnos, hay que ser inteligentes para dominarlos pues son muy pacientes y no se van con lanzamientos malos.”

-En menos de 25 días jugaron 21 partidos. ¿Cómo eran esas jornadas para los peloteros cubanos?

-Mira, nos íbamos a las 2:00 de la tarde para el estadio a realizar el entrenamiento, luego regresábamos al hotel a descansar un poco y casi enseguida volvíamos al terreno porque los juegos comenzaban a las 7:00 de la noche y no virábamos a la residencia hasta alrededor de las 11:30 pm. Esas cuestiones y el clima diferente, en el inicio de la gira, hicieron que quizás nos sintiéramos un poco cansados.

-Cuba juntó a figuras de experiencias con nuevos talentos para la lid canadiense, sin embargo no dejó una imagen positiva. ¿Cuáles fueron las principales causas?

19437618_114495525834194_4638323766699761898_n.jpg-En mi opinión, el equipo completo porque cuando funcionaba la ofensiva el picheo no respondía y cuando los lanzadores hacían bien su trabajo, no salían las conexiones y la producción de carreras era muy baja. No obstante, de las derrotas se aprende y el seguirá luchando por perfeccionar su juego y mejorar los resultados ahora en el enfrentamiento contra el elenco universitario de los Estados Unidos.

“Desde pequeño yo jugaba pelota “manigüera” en un campo improvisado que existe en San Serapio” así confesó Yariel en una entrevista a Adelante.cu. Hoy el muchacho ya registra los primeros números con el equipo grande, como parte quizás de sus primeros pasos hacia un destino llamado Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o V Clásico Mundial de Béisbol.

Por: Alexei Nápoles González

A %d blogueros les gusta esto: