Tag: Bloqueo

Ante lo difícil, se insiste y se vence

Olga Thaureaux Puertas

 

tomado del blog A lo cubano

No había escuchado nada tan poco diplomático como el discurso de Nikki Haley representante de  Estados Unidos en la 75 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se somete a consideración la Resolución que presenta Cuba contra el bloqueo que ese país tiene sometida a la isla.

En verdad desde la llegada de Trump a la presidencia hemos advertido que los pasos que se daban por el mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos  han retrocedido. Los argumentos y artimañas han llovido y como decía mi abuela: “Se verán horrores”.

Aunque desde hace unas 48 horas ya en  las redes y las webs se vislumbraba la posición de Estados Unidos ante este tema del bloqueo y su decisión de votar en contra de la Resolución –el año anterior se abstuvo por primera vez- no imaginé escuchar tanta irreverencia en un acto tan diplomático como una sesión de la asamblea de la ONU.

Lo preocupante es que Haley habló a nombre del jefe de un imperio responsable de tantas guerras y asesinatos de personas en diferentes partes del planeta, que amenaza la paz y sabotea la carta de las Naciones Unidas.

Será desconocimiento, ingenuidad? No,  a ese nivel esos calificativos no existen. Señora, no han sido 55 años votando en contra del bloqueo, han sido 25 las sesiones de la ONU en que se ha tratado el tema y más de un siglo del origen de los hechos que se exponen.

Es verdad que en medio del “clima”  político que estamos viviendo, donde se inventan ataques sónicos a diplomáticos estadounidenses, se cuestiona la seguridad de los turistas y los aeropuertos cubanos…., entre otras tantas “ingenuidades”, no podíamos esperar otra cosa.

Pero también pensé que el respeto a los países miembros y a la Asamblea, podría ser diferente.

Lo bueno de la intervención y las horas de seguimiento a este tema del bloqueo en Internet fue que Haley reconoció ante el mundo que Estados Unidos está solo en este camino. No se han preguntado por qué? Cuba es una pajita en el ojo y eso le molesta, le duele y hasta enferma.

Pero no importa 191 votas a favor de la eliminación del bloqueo cuenta. Como también cuenta –y no se puede olvidar- que el líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro dijo que ante lo difícil, se insiste y se vence.

Western Union prohíbe servicios a becarios cubanos en el exterior

image-wester-union-bh

Tomado de La Chiringa de Cuba

Belo Horizonte (Brasil), 5 de febrero – ¿Quién duda que el bloqueo norteamericano está dirigido a hacerle la vida un yogurt el pueblo cubano?

Tomada por el entusiasmo, la gran prensa brasilera anunciaba el fin del bloqueo (embargo) y del prologando conflicto entre La Habana y Washington. Para aquellos que no dan el debido seguimiento a las noticias, el cerco económico, financiero y comercial ya es parte del pasado, tan solo un oscuro resquicio de la Guerra Fría, ya superado después de los sendos discursos de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama. Más información

Barack Obama ha reconocido que la política de Estados Unidos hacia Cuba no funciona

obama-cuba

Por: DALIA GONZÁLEZ DELGADO

Barack Obama ha reconocido que la política de Estados Unidos hacia  Cuba no funciona. El viernes, durante una cena de recaudación de  fondos en Miami, dijo que “no tiene sentido” pensar que medidas tomadas “en 1961 serían efectivas hoy, en la era de Internet, Google y los viajes mundiales”.
Sus palabras pueden no haber sonado bien al anfitrión de esa cena: Jorge Mas Santos, hijo de Jorge Mas Canosa y actual jefe de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA). En el 2008, cuando hacía campaña para presidente, durante un acto en la sede de la FNCA, si bien reconoció que el enfoque seguido por George W. Bush hacia América Latina y Cuba era “fallido”, Obama fue un poco más tradicional en su postura. “Mantendré el embargo —dijo— Él nos provee de una oportunidad para presentar al régimen una clara decisión: si ustedes toman pasos significativos hacia la democracia, empezando con la liberación de todos los presos políticos, nosotros tomaremos pasos para comenzar a normalizar las relaciones. Esto es lo que traerá el cambio real en Cuba, a través de una diplomacia inteligente, fuerte y de principios”.
Este viernes no hizo referencia alguna al bloqueo. Por el contrario, dijo que había que ser “creativo” en la política hacia Cuba, y afirmó además que ve “cambios en la isla”. No es que necesitemos que él reconozca nuestros cambios, pero esa frase es nueva para un presidente norteamericano.
Aunque algunos medios de prensa han destacado la presencia esa noche de dos de los llamados “disidentes”: Guillermo Fariñas y Berta Soler, lo cierto es que su encuentro con Obama no debe haber pasado de un apretón de manos. De hecho, Cuba no fue el tema central de la noche. En un discurso  de cuatro cuartillas, dedicó apenas dos párrafos a hablar sobre nuestro país, y el resto fue política doméstica. No obstante, hubo un cambio de discurso, que puede ser apenas eso —especialmente en un hombre que lo que mejor hace es hablar—, o la ante sala de nuevas medidas.
Por lo pronto, si Obama tuviera la voluntad, aunque no podría cambiar la esencia de la política hacia Cuba, cuenta con prerrogativas ejecutivas que le permitirían flexibilizar las relaciones entre nuestros países, y ser realmente “creativo”. Podría, sin necesidad de pedir apoyo del Congreso:
 
·Expandir los viajes de los norteamericanos y extranjeros residentes en  Estados Unidos 
 
·Eliminar la prohibición del uso de tarjetas de crédito y débito, cheques  personales, cheques de viajeros, emitidas tanto por bancos de Estados Unidos y de terceros países.
 
·Ampliar la lista de aeropuertos de Estados Unidos autorizados para operar vuelos charter hacia Cuba.
 
·Permitir servicios de ferry entre Estados Unidos y Cuba.
 
·Permitir ciertas relaciones bancarias, como bancos corresponsales y apertura de cuentas por entidades cubanas en bancos estadounidenses para facilitar las exportaciones agrícolas. 
 
·Expandir los productos que pueden ser exportados a Cuba, para incluir, por ejemplo, insecticidas, pesticidas, herbicidas, equipos agrícolas e, incluso, muebles hechos con madera y confecciones fabricadas con materiales de origen animal o vegetal.
 
·Flexibilizar o eliminar la prohibición al uso del dólar en las transacciones internacionales de Cuba.
 
·Levantar las dos prohibiciones establecidas en la Ley Torricelli respecto a las embarcaciones: la que impide la entrada a puertos de Estados Unidos, durante 180 días, de las embarcaciones de terceros países que hayan transportado mercancías a Cuba; y la que imposibilita la entrada a puertos estadounidenses de embarcaciones que transporten mercancías o pasajeros hacia o desde Cuba (la Ley Torricelli y las regulaciones para su implementación autorizan al Presidente emitir licencias para ello).
 
·Excluir a Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo internacional. Esa lista entraña la aplicación de sanciones económicas y es una de las excusas utilizadas para mantener el bloqueo.

Ocultamiento de los medios de Miami sobre la votación contra el bloqueo en la ONU

 

Por: Edmundo García

El martes fue uno de esos días donde un periodista interesado en Cuba no tiene ni que pensar cuál es el tema que va a tratar en su periódico, en su programa de radio o televisión. La noticia, como decimos los cubamos, “estaba cantada”, y no era otra que la abrumadora mayoría de países, 188, que había votado en la ONU a favor de la resolución cubana contra el bloqueo económico, financiero y comercial que Estados Unidos tiene impuesto sobre el pueblo cubano.

Toda la prensa del mundo, incluyendo la que es crítica de la revolución cubana, se hizo eco de esta votación. En las redes sociales el Canciller Bruno Rodríguez se hizo una “tendencia” y en La Tarde se Mueve, sin editar una sola palabra, pusimos íntegramente su intervención ante las Naciones Unidas.

Más información

No al bloqueo contra Cuba ( + Vídeo )

Votación11-580x748Por: Gustavo de la Torre

El mundo le ha dado nuevamente otro Knock-Out directo al rostro del imperialismo. Una humillante derrota, donde hasta aquellos que presiona a ser sus aliados encuentran absurda esta política de genocidio.

El carácter de este empecinamiento vil, mezquino e inhumano, no es más que otra muestra de la hipocrecía que despliegan los gobiernos norteamericanos cuando balbucea sobre "derechos humanos", "democracia", "libertad", "diplomacia", "voluntad de resolver pacíficamente los conflictos", etc.

Los gobiernos de Estados Unidos se han dedicado a crear guerras, invadir otros pueblos, dar golpes de estados, incrementar la industria bélica, imponer su hegemonía a través de la fuerza militar o el chantaje político, llevar a cabo guerras bacteriológicas; igualmente se ha dedicado a crear organismos, instituciones o grupúsculos mercenarios que se dediquen a la subversión o al derrocamiento de gobiernos "no deseados" desde dentro, a imponer bloqueos económicos, financieros y comercial… y hasta espiar al resto del mundo "amparando" su conducta ilegal en la lucha contra el terrorismo_ amén de ser el mayor patrocinador del terrorismo en todo el planeta.

Sin embargo, lo que no logra entender el imperialismo es cómo no ha podido hacer sucumbir a la Revolución cubana; pero la respuesta es bien sencilla. La Revolución cubana se ha dedicado a crear conquistas sociales, leyes y políticas de beneficios para el pueblo, crear espacios para la participación popular, educar en la creación de valores humanos, en establecer relaciones bajo las bases del respeto mutuo y, a pesar del bloqueo económico a que ha estado sometida Cuba en medio siglo, brindar ayuda solidaria a todos los pueblos necesitados.
Los pueblos respetan la ética moral con la que actúa la Revolución cubana y sobrepasan el miedo y el terror que infundan los gobiernos estadounidenses.

Hoy se puede leer la respuesta que la comunidad internacional le da al imperialismo: No al bloqueo contra Cuba.

 

A %d blogueros les gusta esto: