Tag: cambios

Nos pueden pagar el salario con un billete y tendríamos que dar vuelto

tomado de Paquito el de Cuba

nuevos-billetes-cuba_323x216

La noticia sobre la emisión de nuevos billetes de 200, 500 y mil pesos la tuvimos que ofrecer los mismos periodistas cuyo salario medio en el país durante el 2013 fue de 480 pesos y 61 centavos, de acuerdo con una encuesta nacional hecha por la Unión de Periodistas de Cuba el pasado año. O sea, como norma a los profesionales de los medios de comunicación nos podrían pagar cada mes con un billete de 500 pesos, y todavía tendríamos que dar un vuelto en la caja.

Esta conclusión podría parecer una broma de mal gusto o un oportunismo de mi parte, pero es un asunto dramático que afecta al gremio periodístico, podría comprometer el futuro de la comunicación en Cuba, y con eso tal vez hasta la estabilidad y consenso social de la Revolución.

Según trascendió en la última sesión ordinaria del Parlamento, el salario medio de todos los trabajadores en la Isla durante el pasado año fue de 553 pesos, y en este 2015 debe ascender a 585 pesos. Esta realidad muy probablemente nos convierte a las y los periodistas, un sector que no superamos las tres mil personas en total, en el segmento profesional peor pagado del país.

El presidente Raúl Castro, en su discurso ante las diputadas y los diputados el pasado 20 de diciembre, manifestó su satisfacción porque “aumenten de manera gradual los salarios de aquellos trabajadores que laboran en las actividades con resultados más eficientes y reportan beneficios de particular impacto económico y social”.

Sin embargo, acto seguido alertó “que no se puede distribuir una riqueza que no hemos sido capaces de crear”, y enumeró los “efectos nocivos” que podrían resultar de “soltar dinero a las calles sin un incremento correspondiente de las ofertas de bienes y servicios”, en perjuicio de “los más humildes”. Más información

Dos opositores a la política de Obama hacia Cuba

tomado de Segunda Cita

Por Guillermo Rodríguez Rivera

 

El pasado sábado 17 de enero, el diario madrileño El País publicó dos comentarios(*) intensamente descalificadores de la nueva política cubana anunciada por el presidente Barack Obama. Los firman dos intelectuales conservadores, uno cubano y el otro mexicano: Carlos Alberto Montaner y Enrique Krauze. Creo que vale la pena comentar algunas de las ideas más relevantes de ambos artículos

Se trata de dos artículos que descalifican, de antemano, una proyección política que está por estrenarse y que viene a reemplazar otra que la propia presidencia de los Estados Unidos entiende como fracasada. El anuncio que de esa nueva política hizo el presidente Obama el pasado 17 de diciembre, ha suscitado elogios en Cuba, pero también en muchos lugares del mundo. En América Latina y el Caribe la aprobación parece ser unánime.

El comentario de Montaner podría calificarse como directamente interesado, porque él tiene un puesto entre los más antiguos opositores a la Revolución Cubana.

Carlos Alberto y yo nos hicimos amigos allá por los meses iniciales de 1960, cuando ambos concluíamos el bachillerato en el Instituto del Vedado. Desde entonces teníamos ideas políticas discrepantes, aunque mantuvimos una amistad sustentada en otras coincidencias. Nos volvimos a ver en Madrid, en 1994: yo asistí a una reunión de poetas y en esa ocasión nos reencontramos. Como cada uno conocía la manera de pensar del otro, ese encuentro fue más bien una memoriosa recuperación de nuestros días de estudiantes, que incluyó un largo “¿dónde están y qué se han hecho?”, en el que pasamos revista a un sinnúmero de personajes de nuestra juventud.

Es consecuente que Montaner se oponga a los puntos de vista del presidente estadounidense, y así, enumera los que entiende que son los “cinco errores” de Barack Obama en su nueva política hacia Cuba. Más información

EL DR. ACTUAL TRABAJA PARA LOS CAMBIOS

545186_06Por: Nelson Páez del Amo

Mientras Juanito “el antiguo” sueña, junto al Muro de los Lamentos, con un “amarillo” que lo ayude en diaria lucha contra el transporte público, el doctor Actual, su vecino, continúa pensando una patria más inclusiva, más próspera, más participativa, más democrática y verdaderamente socialista. El doctor tiene 71 años, once más que “el antiguo”, ha dedicado 46 a servir como cirujano y ha cumplido cinco misiones internacionalistas en África y en Asia, bastante mal remuneradas y no precisamente en grandes ciudades. Al doctor, pese que tampoco dispone de los recursos pecuniarios necesarios para ir de vacaciones a Varadero o aun a otro lugar más barato – aunque pertenece al sector que más dinero aporta a la economía del país- no le espantaron las palabras dichas en el congreso obrero, sino que le agradó mucho la forma abierta y directa en que se plantearon todas y cada una de las deficiencias del trabajo sindical, de la producción y de los servicios, cuestiones que él nunca había visto, en un forum nacional de trabajadores, abordar con tanta espontaneidad y sentido crítico. Él, que toda su vida fue de lengua suelta para señalar deficiencias y problemas que siempre existieron y se trataban de tapar con el secretismo institucional de todos los actores sociales “para no cooperar con el enemigo”, que se buscó más de un problema por señalar lo que consideraba mal hecho a despecho del criterio de los jefes, piensa que con añorar aquellas regalías del pasado, que tanto daño le hicieron a nuestra economía y cuyas consecuencias aun estamos pagando, no resolveremos absolutamente nada y seguiremos patinando en el mismo fango de la ineficiencia, propiciando la corrupción y la desidia a todos los niveles.

Más información

Ariel Terrero: El Socialismo cubano da señales de cambio, el periodismo también

Tomado de Cubaizquierda
ariel_terrero_0002
Ariel Terrero Escalante es un rostro conocido para los cubanos gracias a su espacio matutino semanal sobre temas económicos nacionales en la Televisión. También lo es entre los lectores y particularmente entre el gremio periodístico por su éxito durante los 24 años de trabajo en la revista Bohemia, primero como reportero, luego como titular de la sección En Cuba y más tarde como jefe de Información.
 
A Las Tunas no venía desde 1988 y ahora lo hizo en calidad de Director de Información de la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), aunque se niega a verse a sí mismo como un funcionario que va “de recorrido” a las provincias pues sigue siendo el periodista de siempre: inquisidor, que advierte cualquier incongruencia en la información recibida.
 
Llegó con los zapatos embarrados de una tierra que ensuciaba el pulcro piso de la Casa de la Prensa como si estuviera acabado de salir de alguno de los surcos en los cuales conversó con los campesinos tuneros.


Ahora entre colegas se manifiesta en contra de sectorializar  a los periodistas en las redacciones mediante la atención a organismos o instituciones. Estamos urgidos de pasar a organizarlo por temas, dice. Palabras que en muchos lugares, incluyendo este, suenan casi heréticas pues la asignación de “sectores”  a los reporteros  parece una fórmula  inamovible dentro de las rutinas productivas de varios medios cubanos.

 
Admite que le aterroriza el periodismo cultural porque lo juzga excesivamente subjetivo y desmiente que el periodismo económico sea el que más cifras da. “Es el deportivo y lo hace de una manera horrible y abusan del lenguaje tecnocrático y de la sinonimia”, enfatiza.

Más información

Cuba es un ejemplo a nivel mundial de los Derechos Humanos

Tomado de La Cachaza

por Lis García

Lis y Ofelia

La Reverenda Doctora Miriam Ofelia Ortega Suárez, una personalidad del mundo religioso cubano, reseña sus valoraciones sobre la labor que realiza nuestra Isla a favor de los derechos humanos en todos los ámbitos de la vida
En la terraza de su casa me recibe con una sonrisa, alegre de que una joven recién graduada de Periodismo fuera a entrevistarla. “Para mi Cuba es un ejemplo a nivel mundial de los derechos humanos”, confiesa la Reverenda Doctora Miriam Ofelia Ortega Suárez (1936), Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias para América Latina y el Caribe.
Actualmente imparto las clases de Ética y de Teología y Género en el Seminario Evangélico de Teología, de Matanzas, rememora la diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba.
Tono enérgico de voz y preciso como su carácter. Alta, dulce apariencia. Vestida elegante con un juego de pantalón negro y blusa floreada. Maquillada, peinada y perfumada.Se emociona al hablar y gesticula delicadamente con sus manos.
Un platanal, junto a otros árboles frutales conforma su patio. Una pecera y macetas con plantas ornamentales son algunas de las decoraciones del lugar del encuentro, que reflejan su amor por la naturaleza y la ecología. Uno se siente a gusto al lado de Ofelia, a quien parece que conociera de toda la vida.

 
_Doctora, ¿cree usted que en Cuba se respetan los derechos humanos?
 
_Voy a empezar hablando de noviembre 20, Día de la Declaración de Derechos Humanos sobre la niñez, porque creo que nosotros escuchamos todas las declaraciones del Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y si hay un país donde realmente se puede decir que los niños son protegidos y en donde la niñez es muy importante es en Cuba.
 
Cuando nos referimos a los derechos humanos, tenemos que hablar de cada ser humano y de los derechos que tienen, no solo el niño, sino todos las personas, y en Cuba los derechos de cada ciudadano han sido respetados a través de todos los años, porque tenemos derecho a la educación, a la salud, al hábitat, etc.

Estamos en un país donde se viven los derechos humanos, cada día, y se viven no solamente a un nivel superior, sino en la vida cotidiana de las personas.
 
Hay muchos países que tienen leyes, pero que luego no se cumplen. Nosotros tenemos ley, Lineamientos, nuestra Constitución, pero si se cumplen.
 

Más información

A %d blogueros les gusta esto: