Tag: jóvenes

Remembranzas para otras mañanas con Café

Tomado del Blog Fomento en Vivo

Dayenis López Rodríguez

Aseveran los más longevos y también los especialistas, que no existe nada más rico y saludable que un buen café en las mañanas, Pero, ¿conoces la historia detrás del grano que tomas, detrás del tabaco que una vez fumaste o detrás de la fruta que hace algún tiempo ingeriste?

Tal vez fueron las manos de tus hijos o nietos quienes cosecharon ese café, o realizaron maniobras de cultivo en el tabaco y los frutales.

¿Dónde? Pues en la escuela al campo, una etapa de la adolescencia para la que no se está preparado, pero siempre es bien recibida.Cuando somos jóvenes, todo viaje a lo desconocido tiene cierto aliento a aventura. Por eso, la vinculación del estudio con el trabajo, ofrece la oportunidad para aumentar la adrenalina del cuerpo y a la vez, darse cuenta, que no todo es lo que parece.

Las historias de los estudiantes en el campo varían. Hay quienes la recuerdan como el mejor momento de sus vidas, pero hay otros que eligen borrar esa etapa.

Recuerdo y aun vivo las experiencias durante el mes de octubre del 2008 en Hoyo Corrales, tal vez uno de los sitios más intrincados del Escambray espirituano. Aunque siempre me gustó explorar no imaginaba las bellezas y secretos de mi propia localidad.

Una loma bien empinada, el agua más transparente que había visto, el canto de las aves y por supuesto, los cafetales, nos dieron la bienvenida.

Sin embargo, al anochecer, todo cambió. Los salones apenas iluminados con una pequeña planta y los típicos cuentos de horror en nuestros campos, ofrecían un halo tenebroso al ambiente.

Al otro día, no interesó recorrer kilómetros para recoger el café maduro y cumplir la norma, pendientes todos, de no tropezar con la protagonista del cuento de la noche anterior.

Las historias de nuestras escuelas al campo varían, también la añoranza por este período. Si bien es cierto que no siempre estamos preparados para ello, no lo es menos que además del trabajo fuerte, se presenta como la oportunidad perfecta para descubrir nuestra geografía, conocer lugares recónditos y maravillosos paisajes que alberga el lomerío fomentense.

Ojalá la remembranza no quede ahí y nuestros adolescentes puedan vivir los trabajos y alegrías de la escuela al campo. Al final es una etapa que no se olvida, y tal vez sea el grano de café recolectado por su hijo o nieto el que usted bebe esta mañana

Los jóvenes, una fuerza enorme

Por Yasel Toledo Garnache

tomado del blog: Mira (joven) Cuba

Escribo otra vez sobre mi generación. No lo puedo evitar. Son las 11:15 de la noche, y redacto con especial entusiasmo. Los dedos caen sobre el teclado para tatuar ideas en el documento de Word. Mi mente pasa imágenes recientes llenas de colores, acciones y sueños.

Los jóvenes estamos en todos los sectores, sonreímos a lo largo de este país de tanta historia, impulsamos proyectos, anhelamos y hacemos. Bailamos, saltamos, jugamos, corremos…, y somos protagonistas en fábricas, campos, terrenos deportivos…

Recientemente concluyó el primer campamento de verano, realizado este año en Granma, el cual incluyó el Festival Provincial de la Juventud y los Estudiantes, una fiesta de alegría, ideas, compromiso e inteligencia, confirmadora de la pujanza de las nuevas generaciones a favor de una nación siempre mejor.

Unos 150 muchachos, de los 13 municipios, compartimos durante casi una semana. Debatimos sobre temas de gran actualidad como Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, Democracia e Imperialismo, Economía y Desarrollo Sostenible, Paz y Guerra.

Las reflexiones se extendieron a pasillos y dormitorios, con la
pasión de los soñadores y fieles a la tradición de victorias de
nuestro pueblo, un David imparable en el camino de la dignidad y los éxitos, a pesar de los obstáculos.

Compartir con ellos me alimentó el alma, me emocioné y sentí como el orgullo sano de ser parte de esta generación circulaba por mis venas, todavía lo hace y seguramente así será siempre. Granma como toda Cuba tiene en esta oleada de jóvenes una fuerza enorme para lograr el progreso.

Ahora pienso en muchos: en Karel, Julio, Roselia, Moya, David,
Leandro, Anabel, Yosvany, Elennis, Carlos, Dayana, Claudia, Isbel, Alexander, Félix…, en mis colegas de la prensa, también llenas de pasión; en Gelquis, Daisbel, Michel, Yudriel, Dilber y todos los que nos guiaron desde la dirección de la UJC en la provincia, parte del piquete, en la joven Carmencita, Federico…

Podría describirlos con su entusiasmo casi excesivo y capacidad para debatir, enamorar, sembrar caña, bailar hasta la madrugada y dormir apenas tres o cuatro horas cada día. En mi mente, perduran algunos de los chistes, las “jaranas” en la guagua y el dormitorio, las sonrisas colectivas, la claridad de sus ideas…

Conocerlos y conversar sobre sus quehaceres y resultados en cada labor, escuchar sus reflexiones sobre nuestro papel en la actualidad y el futuro… fue como un diluvio de confianza y seguridad en que seguiremos conquistando victorias para todo un pueblo y convirtiendo en realidad hasta lo aparentemente imposible.

Entre nosotros, estaban trabajadores por cuenta propia, campesinos, estudiantes universitarios y de pre, artistas y profesionales de todos los sectores. Poco a poco, surgió una hermandad que ojalá mantengamos siempre mediante teléfonos, correos electrónicos y acciones colectivas.

Todos los jóvenes del país, unidos a la dirección de cada provincia y la nación y a los demás pobladores, podemos elevar los resultados e impulsar el progreso con mayor rapidez.

Hubo momentos muy especiales: la siembra de caña; el tribunal antimperialista; la noche en la Casa de las Fiestas; la visita a sitios históricos; el debate en la comisión de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, cuando sentados en círculo expresamos opiniones con valor y profundidad; el surgimiento de amores, la despedida entre abrazos…

Ya está la delegación de varias provincias para el Festival en
Sochi, Rusia, pero lo más importante será lo que hagamos todos aquí.
Confío mucho en cada joven, en nuestra voluntad, en la inteligencia del grupo, en los pasos actuales y futuros a favor de esta Cuba tan nuestra, madre grande de nosotros, de Martí, Fidel y otros héroes, impulsores de una obra que jamás deberá ser traicionada.

¿Existirá una tercera vía para Cuba?

Publicado por jorgitoxcuba
Un grupo de jóvenes conversaba sobre el futuro de Cuba en el céntrico Parque Agramonte, al margen de la wifi especulaban como sería el país 15 o 20 años más tarde. Solo que en cada grupo hay alguien con comportamiento oveja negra, y en este caso no hubo excepción, uno opinó solo cuando la discusión se puso caliente. Apenas cinco palabras: “por eso yo soy apolítico”, y continuó diciendo “yo no opino, prefiero mantenerme en el centro, ni para un lado, ni para el otro”.

Parece que ser centrista o apolítico se vende hoy como una variante, pero cabría preguntarse qué hay detrás de esta opción. ¿Podrán los jóvenes cubanos mantenerse aislados de la política del país, sobre todo si en Cuba se habla de esos temas lo mismo en la cola de la bodega que en la guagua?

Esta corriente no es nueva y a lo largo de la historia se ha manifestado en diferentes dimensiones, siempre como una tercera opción a posiciones diametralmente opuestas, entre los independentistas y los anexionistas surgió el autonomismo, al cual el propio Martí enfrentó cuando preparaba la Guerra Necesaria. Así mismo cuando ya la república neocolonial no tenía más opciones dentro de Cuba hubo quienes pretendieron impedir el triunfo revolucionario desde posiciones también centristas.

Suponiendo que hasta ese momento esas ideas habían sido espontáneas, el centrismo que hoy se nos presenta va más allá de espontaneidad. Se trata del sustento de la llamada Tercera Vía de la que habló el ex-primer ministro británico Tony Blair y de los cinco puntos propuestos por Anthony Giddens, principal teórico de esta tendencia: dominio e implicaciones de la globalización, banalización del significado de la izquierda y la derecha como posiciones políticas, individualismo como marco de los objetivos ciudadanos, descrédito de todas las mediaciones políticas, y para darle una pinta de buena opción, la integración de los problemas ecológicos a la política social.

Como dato curioso expongo que entre los principales defensores de la Tercera Vía en la actualidad están Bill Clinton, expresidente de Estados Unidos, Felipe González, expresidente de España y Juan Manuel Santos, el actual presidente de Colombia y estratégico Premio Nobel de la Paz.

La tercera vía intenta, sobre todas las cosas, desacreditar la posibilidad del cambio del orden de dominación política global sustentado en la reproducción del capital, el estado burgués en estrecha vinculación y la dependencia con ese capital, la diferencia de clases es inevitable y la sociedad beneficia a los más aptos para vencer. De esta manera se elimina toda posibilidad de contradicción y por tanto de revoluciones.

En el contexto cubano, el centrismo prevé reconciliar lo irreconciliable, apuestan a que la mejor solución para Cuba es tomar lo mejor de dos sistemas antagónicos, pretenden construir en la Isla un sistema capitalista con las conquistas del socialismo, algo que es prácticamente imposible, pues la esencia del más viejo es producir riquezas para unos pocos a costa de la pobreza de unos cuantos, más que contradictorio con la esencia de un sistema que da prioridad al ser humano por encima del capital.

Lo cierto es que esas posiciones aparentemente centristas y no confrontacionales giran el algún momento a la derecha, así lo demuestra la historia y el presente, si volvemos a la historia del parque cuando le pregunté por qué era apolítico, el joven me dio un seudoargumento: “el unipartidismo en Cuba”, sin darse cuenta cayó en su trampa, al pretender otra formación política abandonó su “apolitiicismo”. Algo muy difícil sustentar porque como concepto no existe.

El centrismo hoy en Cuba es una manera de evadir compromisos, responsabilidades y sobre todo no es una postura revolucionaria. Desde niño siempre me advirtieron que no se puede estar en la cerca, y hoy en la sociedad cubana actual es muy peligroso estar al centro, pues inevitablemente giras y ese giro es generalmente a la derecha. A Cuba no le queda otro camino que continuar la vía que eligió en 1959 y construir una sociedad alternativa, por cubanas y cubanos, desde adentro, imperfecta pero perfectible.

A solas con “el enemigo”

nancy_pelosi_habanaTomado de La Joven Cuba

Desde que nací quedó claro quién era el enemigo. Los que apoyaron la dictadura batistiana contra la que luchó mi abuelo, los que pagaron la mina de la UNITA que mató a mi padre en Angola y los que desde la otra orilla han provocado las circunstancias anormales en que vive mi país. Esa confrontación ha marcado la vida de la mayor parte de los cubanos y creó un escenario de hostilidad con poco margen al diálogo, hasta el 17 de diciembre. Más información

A %d blogueros les gusta esto: