57SNB: Play Ball con “ruido”

Rate this post

La Serie Nacional de Béisbol número 57 comenzó este sábado, con una victoria en extra-innings (uso de Regla Schiller) de Villa Clara sobre Granma. Pero han sido las páginas oscuras previas a la orden de “¡Play Ball!” lo que ha marcado más el comienzo de la nueva campaña beisbolera cubana: Michel Enríquez y los otros “desterrados”, más un exposé publicado por la periodista Elsa Ramos en Escambray, donde se denuncia el atraso en el pago a los jugadores de la SNB.

No ha sido suficiente todo lo que ha ocurrido con el béisbol cubano para que quienes lo dirigen (tengan que ver directamente con la decisión o no) sigan hundiendo uno de los patrimonios más preciados de la nación cubana. Independientemente de lo que pueda decirse, las cosas que suceden con la pelota cubana sí son culpa de quienes la dirigen, aunque ellos no tomen las decisiones, sencillamente porque es responsabilidad de ellos discutir ante las instancias superiores que se cumplan las cosas, y es responsabilidad de ellos defender los derechos de los jugadores.

Sin sindicato de peloteros ni una entidad que vele por sus derechos, los jugadores se ven y se verán totalmente desprotegidos, y cada vez será menos el interés que pongan en su desempeño, a menos que tengan la intención de usar el mismo para llamar la atención de los clubes de la MLB y de los inescrupulosos traficantes de personas y “manejadores” dispuestos a sacar una tajada de los ávidos aspirantes a ligamayoristas.

Pero además, poco se puede lograr sin transparencia y honestidad por parte de los directivos, capaces de culpar de los males de la pelota al exceso de tejido adiposo de los peloteros… ¿en serio? ¿Qué pensará de eso alguien como Romelio Martínez, con la más alta frecuencia de jonrones de todos los peloteros cubanos con más de 100 y tal vez con la mayor cantidad de tejido adiposo de cualquier pelotero cubano en toda la historia?

La Serie Nacional comenzó con el pie equivocado antes del lanzamiento de la primera bola… ¿encontrará su curso?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario