Category: Cultura

La guerra «dracarys» de las tribus urbanas (segunda parte y final)

Tomado del blog: Letra Joven

por rodoguanabacoa

Cuando muchos avizoraban el fin del reguetón en los Siete Reinos, y la miki Daenerys parecía destinada por la providencia a conquistar el Trono de Hierro, una amenaza mortal hizo reaccionar a las tribus urbanas: el avance indetenible de los Dancing Walkers (DW). El Rey Fabré — ícono de la música popular bailable, quien había sumado a su séquito a uno de Los Ángeles, uno bonitillo ahí, de ojo azules, que rompió con la música pop — , había anunciado en su Muro — de Facebook — , que iba tras El Cuervo.

Por su parte JS, en una borrachera épica, había descargado con la famosa miki. No bastándole semejante desagravio a la cultura repa, la llevó hasta Invernalia, cosa que a Sansa ToGucci no le hizo ninguna gracia. Después de tomar mucho ron en una fiesta donde, aparentemente, todos hicieron las paces, decidieron que, antes de irle pa´ rriba a los vulgares del trap, había que acabar primero con los DW. Todo estaba previsto para lo que suponíamos sería el gran combate, hasta que el chivatón de Sam le fue con el cuento a JS que por sus venas corría también sangre miki.

Mientras, en Desembarco del Rey, Cersei Lannister, autoproclamada reina del trap, ante la lejanía de su amado Jaimaluma — quien también andaba en el fetecún de Invernalia con tremenda rubia — , no le quedó otro remedio que morir con JeiBalvin.

El gran concierto de Laura Pausini sirvió como escenario para que en plena Ciudad Deportiva de Invernalia, se enfrentaran los DW y el resto de las tribus urbanas. El Cuervo retó al Rey Fabré. Mientras transcurría la tiradera entre ellos, JS y Daenerys se pasaron la noche discutiendo con Los Ángeles — los dos leales mikis y el de los ojos azules — . Fabré se impuso sobre El Cuervo y estuvo a punto de robarse los aplausos del público. Justo en el instante en que versionaba «Normalmente», gritó con susto: «¡Niñaaa!», al ver que Arya ToDuraka saltaba sobre él y le hacía poh poh poh con una daga de acero valyrio. En aquel concierto agonizaron íconos legendarios de las tribus urbanas como Jorah, El Temba, y la joven promesa del reguetón, su prima, Lyanni, La Musa; gracias a su heroísmo murieron todos los Dancing Walkers, incluyendo al ángel de los ojos azules.

Después del concierto, y antes de partir a la última batalla, JS le contó su origen miki al resto de Los cuatro; realmente a Sansa y a Arya, porque ya El Cuervo lo sabía. Durante el avance de las tropas mikis y repas para poner fin al trap, JeiBalvin en una emboscada mató a uno de Los Ángeles y capturó a la mulatísima Missandei. Cuando finalmente la rubia miki llegó a las puertas de Desembarco del Rey, exigió el cese del trap, argumentando que la música pop había convencido a los repas para construir un futuro mejor al lado de los inmaculados mikis. Cersei le indicó a uno de sus secuaces que, de un espadazo trap-ero, le arrancara la cabeza a la mulatísima y puso fin al debate.

JS — que se sentía repa, pero se sabía miki — no quería traicionar a Daenerys, pero la rubia se arrebató. «Siempre dracarys, nunca indracarys», murmuró mientras destruía el trap de principio a fin. Bajo los muros de aquel otrora imperio musical yacieron para siempre los cuerpos sin vida de Cersei, JeiBalvin y el mismísimo Jaimaluma.

Sin el peligro del trap, la más miki de las miki, superficial entre superficiales, chica pink y reina del swing, se dirigió — con el único sobreviviente de Los Ángeles — , hacia el trono. En ese instante, JS — recordando aquel «barrio que le vio nacer» y su origen repartero de Invernalia — , sacó de su bolsillo un punzón y lo clavó en el pecho de la chica. El ángel, asustado, echó fuego por la boca, derritió el trono y salió volando de allí.

Después de aquel desenlace inesperado, representantes del Ministerio de Cultura se reunieron para elegir cuál tribu urbana reinaría en los Siete Reinos. Tyrion, único representante del trap, sugirió que fuese elegido de forma democrática; Sam, el chivato, propuso el voto directo; y el jefe inmaculado de los mikis que sobrevivieron a la debacle, juró acatar lo que decidiera la mayoría.

Los candidatos no fueron otros que Los cuatro, descendientes del inolvidable Eddy K. Lejos de todo pronóstico, eligieron a El Cuervo, cuyo único mérito radicó en esperar sentado mientras Arya ToDuraka y JS hacían el trabajo sucio contra Fabré y la miki, respectivamente. Sansa ToGucci, fiel a su formación repa feminista, declaró su independencia y lanzó su carrera en solitario.

Así, con Sansa reinando en el Norte, El Cuervo al frente de los seis reinos restantes, JS sumando adeptos entre los hombres libres de tendencias musicales y con Arya ToDuraka en un barco repleto de bocinas rumbo al nuevo mundo, garantizaron al reguetón y a la tribu repartera, su eterna presencia en la historia de la humanidad.

La gaviota

tomado del blog Segunda Cita

Silvio Rodríguez

Corrían los días de fines de guerra,
había un soldado regresando intacto;
intacto del frío mortal de la tierra,
intacto de flores de horror en su cuarto. Elevó los ojos, respiró profundo,
la palabra cielo se hizo en su boca
y, como si no hubiera más en el mundo,
por el firmamento pasó una gaviota. Gaviota, gaviota, vals del equilibrio,
cadencia increíble, llamada en el hombro;
gaviota, gaviota, blancura de lirio,
aire y bailarina, gaviota de asombro. ¿A dónde te marchas, canción de la brisa,
tan rápida, tan detenida?
Disparo en la sien y metralla en la risa.
Gaviota que pasa y se lleva la vida. Corrían los días de fines de guerra,
pasó una gaviota volando, volando
lento, como un tiempo de amor que se cierra,
imperio de ala, de cielo y de cuándo. Gaviota, gaviota, vals del equilibrio,
cadencia increíble, llamada en el hombro;
gaviota, gaviota, blancura de lirio,
aire y bailarina, gaviota de asombro. Corrían los días de fines de guerra.
Pasó una gaviota volando.
Y el que anduvo intacto rodó por la tierra
huérfano, desnudo, herido, sangrando. 1976

La guerra «dracarys» de las tribus urbanas (primera parte)

Tomado del blog: La letra Joven

por rodoguanabacoa

Los Siete Reinos de Westeros estaban unificados bajo el mando de Roberto, quien sentado en el Trono de Hierro, creía tener el control del imperio cultural de la música popular bailable.

Un día nombró como «El mío del Rey» a un temba repartero. Este legendario caballero, Eddard Stark, abrevió su nombre y empezó a firmar los papeles reales como Eddy K. Paradigma inigualable entre los reguetoneros de Invernalia, El Mío tenía muchos seguidores. Alerta de spoilers: la dinastía de Eddy K derivaría en el reinado de Los cuatro: Arya ToDuraka, Sansa ToGucci, El Cuervo y JS.

A Cersei, la primogénita de Bad Bunny — padre de los Lannister y del traptón — , siempre le gustaron mayores y por eso seguía empatada con Roberto, aunque lo tuvo que envenenar para heredar su fortuna y sentar en el Trono de Hierro a su hijo Joffrey, quien por la pobreza del lenguaje, vulgaridad innata y actitudes machistas reprochables, clasificaba como el futuro del trap en la Isla.

El Mío, había descubierto que a la Cersei le gustaba colarse sin pijamas en la cama de su hermano Jaimaluma, pero no pudo contárselo a nadie pues el Joffrey le hizo poh poh poh, acabando así su reinado musical. Tiempo después, el hijo mayor de Roberto se suicidó en defensa propia por bailar el guachineo con la punta del pie en su propia boda. Sus tíos Stannis Vanvan y Renly Calzado, armaron cierta bulla con Yeny, La melisandre — otra salsera del reparto — , pero sus temas no tuvieron mucha aceptación.

Mientras, en el otro extremo de Westeros, los mikis Targaryen pusieron un bar con Khal Drogo, líder de los dothraki, hasta que una bruja de la ONAT le echó a perder el negocio por evasión fiscal. La única sobreviviente de la redada fue Daenerys, quien con sus tres dragones color pastel grabó su primer demo de música pop. Enseguida un grupo de sponsors de la ciudad de Qarth le aconsejaron que reconsiderara el nombre de los tres dragones y ella accedió a bautizarlos como Los Ángeles.

Joffrey se casó con una hippie de apellido Tyrell y a Sansa ToGucci la obligaron a contraer nupcias con Tyrion — principal organizador del concierto de Aguas negras — . Inspirado en ambos matrimonios, Jaimaluma compuso su hit «Felices los cuatro», sin sospechar el trágico final que se avecinaba: Joffrey envenenado, Sansa raptada por el temba Meñique y violada por el emo Ramsay Bolton, la hippie explotada por vender flores sin licencia y Tyrion perseguido después de ajusticiar con una ballesta a Bad Bunny. La canción y el videoclip fueron censurados y como castigo a Jaimaluma le cortaron una mano.

De todo el piquete repartero la única aplicada era Arya ToDuraka. Había disfrutado de una infancia feliz rodeada de mascotas, primero un husky siberiano y después un perro llamado Gregor. Llevaba consigo una lista de sus tareas pendientes, practicaba deportes — esgrima, con su profe Syrio Forel — y fue la primera mujer que matriculó en el curso de Los hombres sin rostro, impartido por Jaqen H’ghar, en el cual obtuvo notas brillantes. Pese a esta correcta formación, debutó como joven promesa del reguetón en Invernalia.

El Cuervo se mantuvo en bajo perfil, compartiendo escenario con Hodor, un repa colosal. Por esas fechas, se presentó en lugares inhóspitos como el Liceo de Regla y el Anfiteatro de Guanabacoa. Allí supo de los Caminantes Bailadores (DW, por sus siglas en inglés) y de su cabecilla el Rey Fabré, quien tenía la fama de cantar música popular bailable en una tarima hasta bien entrada la madrugada, momento en que los Dancing Walkers terminaban felices y con los ojos azules producto del alcohol y de las improvisaciones de Fabré.

Por su parte, JS empezó de agregado con el grupo Gente del Muro, encabezado por el carismático Mance Rayder. Enseguida gozó de gran popularidad entre los hombres y mujeres libres que vivían más allá de la frontera. Retó en una tarima al mismísimo Fabré, y de allí surgió el popular: Aló Baby. Sus colegas repas, molestos por su incursión en la salsa, aprovecharon un momento de calentadera en el concierto y le cayeron a puñaladas.

Cuando Yeny, La Melisandre, supo que un grupito de repas había apuñalado a JS exclamó: ¿Qué cosa? y buscó una pócima que había elaborado su padrino. Con esa mezcla de sandunga, JS revivió, logró la paz entre los hombres libres y los repas del muro. Entonces se percató de que, antes de sacar del juego a sus enemigos del trap, los Lannister, tenía una batalla más urgente: acabar con Fabré y con los carnavales. Para ello se unió a Sansa ToGucci y, antes de unir a todos los repas de Westeros, decidió deshacerse de un piquetico de emos, encabezados por el cruel Ramsay.

Al cierre de este relato, los Dancing Walkers avanzaban a paso de conga; Arya ToDuraka le hacía poh poh a cada uno de sus enemigos; JS era elegido Rey del Norte, con Sansa a su lado; y Cersei se había autoproclamado la reina del trap. Por su parte, la miki Daenerys, Los Ángeles y su representante — la mulatísima Missandei — pegaban el hit «Cuéntale a él» y ganaban así el respeto de miles de mikis inmaculados. El éxito de la rubia es tal, que muchos ven cercano el fin del reguetón en los Siete Reinos y piensan que los repas están destinados al fracaso.

Continuará…

Poemas de Don Nicolás

tomado del bolg: Turquinauta

Problemas del subdesarrollo
Monsieur Dupont te llama inculto,
porque ignoras cuál era el nieto
preferido de Víctor Hugo.

Herr Müller se ha puesto a gritar,
porque no sabes el día
(exacto) en que murió Bismark.

Tu amigo Mr. Smith,
inglés o yanqui, yo no lo sé,
se subleva cuando escribes shell.
(Parece que ahorras una ele,
y que además pronuncias chel.)

Bueno ¿y qué?
Cuando te toque a ti,
mándales decir cacarajícara,
y que donde está el Aconcagua,
y que quién era Sucre,
y que en qué lugar de este planeta
murió Martí.

La Muralla
Para hacer esta muralla,
tráiganme todas las manos:
Los negros, su manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Ay,
una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte.

—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel…
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El sable del coronel…
—¡Cierra la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—La paloma y el laurel…
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El alacrán y el ciempiés…
—¡Cierra la muralla!

Al corazón del amigo,
abre la muralla;
al veneno y al puñal,
cierra la muralla;
al mirto y la yerbabuena,
abre la muralla;
al diente de la serpiente,
cierra la muralla;
al ruiseñor en la flor,
abre la muralla…

Alcemos una muralla
juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte…

Martí
¡Ah, no penséis que su voz
es un suspiro! Que tiene
manos de sombra, y que es
su mirada lenta gota
lunar temblando de frío
sobre una rosa.

Su voz
abre la piedra, y sus manos
parten el hierro. Sus ojos
llegan ardiendo a los bosques
nocturnos; los negros bosques.
Tocadle: Veréis que os quema.
Dadle la mano: Veréis
su mano abierta en que cabe
Cuba como un encendido
tomeguín de alas seguras
en la tormenta. Miradlo:
Veréis que su luz os ciega.
Pero seguidlo en la noche:
¡Oh, por qué claros caminos
su luz en la noche os lleva!

Guitarra

A Francisco Guillén

Tendida en la madrugada,
la firme guitarra espera:
Voz de profunda madera
desesperada.

Su clamorosa cintura,
en la que el pueblo suspira,
preñada de son, estira
la carne dura.

Arde la guitarra sola,
mientras la luna se acaba;
arde libre de su esclava
bata de cola.

Dejó al borracho en su coche,
dejó el cabaret sombrío,
donde se muere de frío,
noche tras noche,

y alzó la cabeza fina,
universal y cubana,
sin opio, ni mariguana,
ni cocaína.

¡Venga la guitarra vieja,
nueva otra vez al castigo
con que la espera el amigo,
que no la deja!

Alta siempre, no caída,
traiga su risa y su llanto,
clave las uñas de amianto
sobre la vida.

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.

El son del querer maduro,
tu son entero;
el del abierto futuro,
tu son entero;
el del pie por sobre el muro,
tu son entero. . .

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.

Palma Sola
La palma que está en el patio
nació sola;
creció sin que yo la viera,
creció sola;
bajo la luna y el sol,
vive sola.

Con su largo cuerpo fijo,
palma sola;
sola en el patio sellado,
siempre sola,
guardián del atardecer,
sueña sola.

La palma sola soñando,
palma sola,
que va libre por el viento,
libre y sola,
suelta de raíz y tierra,
suelta y sola,
cazadora de las nubes,
palma sola,
palma sola,
palma.

Sobre el Decreto-Ley Nro. 373 “Del creador Audiovisual y Cinematográfico independiente”

tomado del blog: Cine cubano la pupila insomne

Jun 29

Publicado por Juan Antonio García Borrero

Ramón Samada, presidente del ICAIC// Foto: Julio Gerardo Hun Longchong, tomada de http://www.trabajadores.cu/20190627/decreto-ley-373-reconoce-a-creadores-independientes-pdf/

Si algo aprendí de aquella etapa en que me desenvolvía como abogado en los tribunales, es que a los textos legales es conveniente aproximarse desde la sospecha.

A diferencia de las películas de las que uno puede opinar acabado de verlas y hacer nuestras las interpretaciones explícitas, con las leyes uno no debe olvidar que se trata de construcciones temporales respondiendo a intereses coyunturales: lo recomendable en este caso es apelar a la lectura sintomática, y tomar en cuenta no solo lo que sustantivamente se sostiene, sino también lo que se excluye o se silencia. Mañana llegarán enmiendas, negaciones, porque la vida a diario se crea y recrea…

Pero ahora mismo quisiera dejar a un lado todo lo que tenga que ver con la sospecha interpretativa, para sumarme a la alegría de aquellos que ven en la legalización del creador audiovisual y cinematográfico e independiente una gran victoria para el gremio.

De todo lo que se ha dicho en estas pocas horas transcurridas, luego de darse a conocer el documento legal, me quedo con esas declaraciones de Ramón Samada, presidente del ICAIC, donde habla del protagonismo que han tenido los cineastas en todos estos años de reclamaciones, polémicas, malentendidos, soledades intelectuales, y falta de respaldo por parte de instituciones a las que le debería haber importado apoyar ese movimiento desde el principio (estoy hablando en primer lugar de la UNEAC, desde luego).

A uno le podrán gustar más o gustar menos las películas que se están haciendo, pero lo que en lo personal no deja de impresionarme es el sentido de pertenencia a su profesión de todos aquellos que aspiran a poner la creación audiovisual de los cubanos a la altura de lo que exige el siglo XXI.

Cuando surgió el ICAIC, los que hicieron posible esa primera Ley de Cine que todavía debe ser actualizada, promediaban los treinta años de edad. Tenían los mismos sueños y ganas de transformar el mundo que los que, sesenta años después, suscribieron el Cardumen.

Por el camino lograron resistir todas esas ínfulas de reduccionismos estéticos e imperativos pedagógicos que en no pocas ocasiones quisieron imponer los grupos políticos y sus voceros. E hicieron películas hermosas y complejas.

Es obvio que con el nuevo Decreto-Ley no se está anunciando la parusía de los tiempos gloriosos del cine cubano; al contrario: vendrán nuevas pugnas, suspicacias, surgirán hermeneutas que harán de Procusto el medidor de todas las cosas y tratarán de meter a la fuerza en su lecho la realidad que se representa, y se harán películas buenas, regulares, y malas, a las que la crítica deberá tratar como se merecen.

Pero lo que fomenta mi optimismo es la vitalidad de ese movimiento que, sin ser homogéneo, se plantea la creación audiovisual como lo que es: un ejercicio de responsabilidad cívica.

Juan Antonio García Borrero

PD: Los interesados pueden descargar la disposición legal pinchando aquí:

GOC-2019-O43 Ley de Cine

A %d blogueros les gusta esto: