¿Está preparada Cuba para un millón de blogs?

Rate this post

Por Claudio Pelaez Sordo
La respuesta es sí. Así que, amigo lector, ya no tiene que seguir leyendo este post. Si lo desea puede cerrar esta página y continuar rumbo en Internet. Pero como “porque sí” no es una respuesta le doy a continuación mis razones.

Cuando me situé por primera vez frente a una computadora fue en mi escuela primaria Ignacio Pérez Zamora. Allí me divertía muchísimo animando las imágenes prediseñadas del Power Point. Ni Walt Disney me hacía competencia. También los softwares educativos ocuparon parte del tiempo.  Recuerdo aquel para aprender ortografía cuya misión consistía en liberar a una princesa llenando con la letra correcta varias palabras; si se cometía un error una voz gruesa muy retadora decía: “La princesa sigue en mi poder”. Fue de esta forma que desarrollé ciertas habilidades computacionales. De otra manera hubiese sido imposible.

Aunque los turnos de computación se tornaron los más irregulares desde la primaria hasta la universidad, ya fuera por la falta de profesores o por la escasez de recursos tecnológicos, no se puede negar que lo aprendido sirvió para conocer otras herramientas que no formaban parte del plan de clases.

¿Por qué un interés tan común en los diferentes niveles educacionales por enseñar computación? La llegada de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación no podía sorprendernos con las manos atadas en un país que siempre se ha caracterizado por la capacidad de su capital humano. Sin dudas existía una voluntad política para que la generación de nativos digitales surgiera antes de lo previsto en un país obligado a lidiar con un bloqueo económico por parte de los Estados Unidos.

Ese es el contexto donde Fidel proclama que Internet parece creado para nosotros. Llegar a la red de redes también requería de una alfabetización que no todos los cubanos podíamos asumir desde nuestras casas (hoy quizás el número de computadoras por habitantes en Cuba ha aumentado, pero en el 2005, los privilegiados de tener una PC en su casa eran los menos). Y aunque Internet parece creado para nosotros, todavía continúa sin ser de todos y para todos.

El aprendizaje de la computación ha venido aparejado de inculcar el miedo hacia Internet y de los riesgos que se corre al estar allí. Sin embargo un discurso que se pronuncie sobre todo lo que se puede hacer desde Internet y con Internet no es muy privilegiado a nivel oficial. A muchos no queda claro que Internet cada vez más se convierte en un derecho universal como parte del derecho a la información que tiene todo ciudadano en cualquier país del mundo.

Creo a veces que las instancias gubernamentales no logran entender que la vida se traslada a Internet aunque la última palabra se diga fuera de Internet. ¿Se imaginan poder comprar un pasaje hacia alguna provincia desde Internet, o resolver la mayoría de los trámites burocráticos de la vivienda mediante la red sin necesidad de hacer largas colas y evitar así la corrupción que se genera en estos espacios?¿Se imaginan que el proceso de verificación para ingresar a la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) se haga comprobando el Facebook de quienes deseen ingresar a sus filas? Deviene un proceso de abstracción muy difícil, pero es posible. Es más  ¿se imaginan al presidente de nuestro Comité de Defensa de la Revolución (CDR) mediante su perfil en Facebook rindiendo cuentas en un grupo secreto que se llame CDR # 7 donde se agrupen todos los vecinos de nuestra cuadra?

Un trovador cubano de visita en Venezuela me contaba que para lograr presentarse en bares de Caracas su sitio en MySpace lo ayudó a promocionarse ante los dueños. Diferentes contextos, diferentes objetivos. Cuba no puede llegar a gobernar electrónicamente inculcando miedo sobre Internet. Snowden y sus declaraciones sobre la NSA son muy ciertas, pero Internet no es solamente espionaje y ciberguerra.

En Internet los valores se multiplican y si nuestra hegemonía revolucionaria es tal como la proclamamos ¿a qué le tememos? ¿A un millón de blogs con sus voces diferentes, críticas y revolucionarias? Internet fue creado para nosotros y Cuba no se encuentra preparada para tener un millón de blogs. No, qué va. Soy más hiperbólico. Cuba está preparada para tener 11 millones de blogs siempre y cuando no forme parte de una meta a cumplir para una fecha prevista. Ya sabemos, y por experiencia propia, que los maratones por capricho,a cumplir para cualquier aniversario, terminan desvaneciéndose y con un efecto completamente contrario.

BOOM…

Sé el primero en comentar

Deja un comentario