Libertad

Rate this post

Libertad

niños y mar 4-001

Por: Rafael Cruz

Fuente: Turquinauta.blogspot.com

Si es sábado y hay mar, a qué estamos esperando. No importa si son las aguas de una bahía salpicada de despojos, o las limpias de la costa sur, es el mar. La maestra dijo que toda la vida surgió entre esas transparencias azules, por eso el agua salada cura las ñañaras. Pero hoy no hay que hablar de la maestra, y mucho menos de ñañaras. Es sábado y hay mar, no se puede ser más feliz. Ese muro carcomido por el salitre no nos detendrá, especialmente si hay olas suaves, peces y…es sábado.

Sabemos todo de la captura, los nombres de los pejes, no los científicos esos tan raritos. Los comunes, así como se llama la gente buena en el barrio, sin apellidos ni linajes: picúa, guasa, biajaiba. Sabemos cuanta carnada debe llevar un anzuelo para engolosinar a una guabina, o como nadar sin cansarse hasta el tronco viejo, encajado en el fondo desde el tiempos de los galeones.

Hay muchos atajos para escapar de la vigilancia, de la correa o el cuje de guayaba. Hay caminos secretos entre el mangle, los edificios ruinosos, la vieja ermita, para llegar hasta la orilla a recoger escaramujos ocultos en los peñascos mojados por la marea. Es sábado, ¡viva! allí está el mar. Tenemos la cara sucia, la ropa mojada, la felicidad. Vamos a correr por el muelle de tablas renegridas, vamos a saltar con la rodilla contra el pecho, vamos a salpicar duro para asustar a los cangrejos. somos felices, es sábado y tenemos el mar.

100_4830 100_4859 100_4828 P1450635 niños y mar 6-001 niños y mar 3-002

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario