Tag: Béisbol

El top 10 de peloteros cubanos que podrían firmar ahora mismo con la MLB

Tomado del blog: NotiDeportes

Las cosas habían ido cambiando tímida y gradualmente antes de este miércoles en el béisbol cubano y su proyección internacional. Pero el 19 de diciembre se concretó un acuerdo trascendental para la historia de la pelota en esa isla del Caribe: La MLB y la Federación Cubana de Béisbol (FCB) firmaron un pacto que elimina las restricciones a los jugadores cubanos para ser contratados por las franquicias de Grandes Ligas, sin renunciar a la residencia en su nación. La noticia del acuerdo alcanzado el miércoles entre la MLB y la FCB dejó un agradable sabor de boca y satisfacción entre los peloteros cubanos que participan en las Mayores. Con la firma, los peloteros cubanos asociados a la Federación de su país podrán ser contratados por cualquiera de los 30 equipos de las Grandes Ligas de Béisbol. Pero, aparte de los trasfondos, posiciones ventajosas, de control excesivo por parte de Cuba, es un paso gigante que muchos no confiaban que se pudiera dar. Es una movida que cambia el panorama de la pelota regional, pues este acuerdo puede abrir las puertas también a las ligas profesionales de República Dominicana, Puerto Rico, México (Liga del Pacífico) y Venezuela, todas con activos y control de la MLB. El convenio aclara que los peloteros con al menos 25 años y seis temporadas jugadas en la Serie Nacional, podrán gestionar su contratación directa, en tanto los que no cumplan con esos requerimientos, deberán hacerlo mediante el draft amateur. En medio de esta realidad, demos un vistazo a los diez jugadores cubanos más destacados, que se encuentran bajo el control de la FCB, y que pudieran resultar de interés para las franquicias de Ligas Mayores. Esta lista no pretende ser infalible o discriminatoria con el resto del talento que en Cuba se encuentra ahora mismo, sino una guía, una referencia. 1- Alfredo Despaigne (32 años, SoftBank Hawks)

Considerado por muchos como el mejor pelotero de la actualidad vinculado a la FCB, desde el 2014 se encuentra contratado en ligas internacionales, cuando lo hizo con los Piratas de Campeche, en México. Con mucho poder al bate, se ha asentado como pieza fundamental en la ofensiva de los Softbank Hawks, en la Liga Japonesa de Béisbol (NPB) en las últimas dos temporadas, luego de participar con Chiba Lotte Mariners. En la NPB compila hasta el momento .265 de promedio ofensivo, con 118 cuadrangulares, 364 remolques y 502 hits. Fue líder ofensivo por Cuba en el Clásico Mundial 2013. 2.Yurisbel Gracial (33 años, SoftBank Hawks) Jugador versátil. Uno de los principales referentes ofensivos de la actual generación de peloteros cubanos en la Isla. Debutó en el 2009 con los Cocodrilos de Matanzas. En 2016 recibe contrato de los Capitales de Quebec, en la Liga Can-Am (Independiente), y en el 2018 fue otra de las contrataciones antillanas de SoftBank Hawks. En la NPB muestra línea ofensiva de .292 BA, 9 HRs, 30 RBI. 3. Liván Moinello (23 años, SoftBank Hawks) En la actualidad, el mejor lanzador zurdo que se encuentra vinculado a la FCB. Debutó en el 2013 con Pinar del Río. Con bastante experiencia extrafronteras, toda vez que ha asistido a las tres últimas ediciones de la Serie del Caribe, un Clásico Mundial y unos Juegos Panamericanos. En la NPB compila marca de 9-4 en las dos temporadas en las que ha participado, con 81.1 entradas lanzadas y 93 ponches. 4. Roel Santos (31 años, Caimanes de Barranquilla) Uno de los primeros bates más efectivos en la pelota cubana en la actualidad y un excelente defensor del jardín central. También ha sido un referente en la selección nacional y, tras su experiencia en la NBP con el Chiba Lotte Mariners, juega en el béisbol colombiano, donde batea para .379 en 24 partidos. 5. Guillermo Avilés (25 años, Alazanes de Granma)

Inicialista y jardinero izquierdo con excelentes condiciones físicas. Se ha afianzado como una de las principales figuras ofensivas del elenco, así como de la selección nacional. Batea para .311 de promedio en su carrera de ocho temporadas. Posee excelente defensa en la inicial. 6. Oscar Luis Colás (20 años, SoftBank Hawks) Uno de los principales prospectos del béisbol cubano. Se ha destacado en las categorías menores por su especial capacidad de lanzar y batear con igual efectividad. Según reportes de escuchas, domina la recta, cambio, sinker y recta cortada, además del tenedor. Su velocidad oscila en las 94 millas. 7. Yosimar Cousin (20 años, Ganaderos de Camagüey) Lanzador derecho con buena velocidad y dominio. Su potencia en el brazo, condiciones físicas y juventud lo colocan entre los principales prospectos en la lomita. 8. Yariel Rodríguez (21 años, Ganaderos de Camaguey) Lanzador derecho, con experiencia en el béisbol profesional, en la Liga Can-Am (1-1, 3.13 ERA, 22 ponches). Espigado, dominante y con muy buena velocidad, se ha afianzado como uno de los abridores de su equipo en la Serie Nacional. 9. Yoelkis Céspedes (21 años, Alazanes de Granma)

Hermano del jardinero izquierdo de los Mets, Yoenis Céspedes, destaca como un gran defensor de la pradera derecha y central. Pelotero de cinco herramientas, se destaca por el bateo de contacto y la velocidad en las bases. Integrante de la selección cubana a Serie del Caribe y Clásico Mundial de 2017. 10. Raidel Martínez (22 años, Gigantes de Chunichi) Lanzador derecho con excelente velocidad y comando en sus lanzamientos rompientes. Se encuentra en su primera campaña en la NPB y, si bien no ha sido una explosión en su debut, ha mostrado dominio en los 21.2 innings que ha lanzado. Sus grandes condiciones lo colocan como uno de los principales prospectos internacionales en la actualidad.

Despaigne como una máquina de jonrones: La despareció otra vez en Japón (Videos, fotos y tabla)

Tomado del blog Mira (Joven) Cuba

El pelotero cubano Alfredo Despaigne está en modo jonrón, y esté miércoles conectó “bambinazo” por segundo juego consecutivo en la Serie de Japón, para contribuir al éxito de los Halcones de SoftBank sobre los Carpas de Hiroshima, con marcador de cuatro carreras a una.

Campeón de la anterior temporada con los Halcones, el poderoso bateador, también conocido en Cuba como el Caballo de los Caballos, cazó una recta pegada y desapareció la esférica por el jardín derecho, para poner el encuentro en ese momento, tres anotaciones a una, en el estadio Yafuoku Dome, de Fukuoka.

En el primer partido de esta Serie, en la cual se enfrentan los dos conjuntos que dominaron el Circuito del Pacífico y la Liga Central, Despaigne conectó un hit como emergente, en el segundo logró otro en cuatro visitas al home plate, y en el tercero disparó un “vuelacercas”, impulsó cuatro carreras, anotó dos y recibió igual cantidad de boletos para ser determinante en el éxito de nueve anotaciones a ocho.

Este miércoles, ante 35 mil 796 espectadores, Despaigne, quien consiguió 29 jonrones en la campaña regular, falló en tres ocasiones, dos de las cuales fueron por la vía de los ponches, y ahora tiene promedio general de 333, con seis carreras impulsadas.
Liván Moinelo en Japón

Liván Moinelo en Japón

Tomada de Béisbol Japonés

El también cubano Liván Moinelo ponchó a un rival y otorgó 2 boletos, pero no permitió hits ni carreras en una entrada de relevo, para mantener su efectividad en 0.00 durante esta etapa. El matancero Yurisbel Gracial no tuvo acción hoy.

Según el sitio Béisbol Japonés, el derecho Nao Higashihama se anotó la victoria tras permitir una carrera y 4 hits en 5 episodios completos, mientras que el cerrador Yuito Mori cosechó su segundo salvado tras retirar en fila a los 3 bateadores que enfrentó en la apertura de la novena entrada.

El fracaso fue para el también derecho Yusuke Nomura, quien concedió 3 anotaciones y 5 imparables en 4 capítulos y un tercio de labor.

La solitaria carrera de Hiroshima llegó por cortesía de un vuelacercas solitario del jardinero Seiya Suzuki, quien se fue para la calle por tercera vez en dos días.

Ahora los Halcones van delante en la Serie, dos triunfos a una, luego de 4 partidos disputados, debido a que el primero terminó empatado. El quinto juego se disputará mañana jueves.

 

Cuarto juego de Serie de Japón, estadísticas

De cómo me hice Leñadora: la culpa es de mis padres

tomado del blog Bitacora de Glenda

La culpa de todo la tienen mis padres. Boza chiflaba en el balcón con cada hit o carrera. Yo no solo imitaba la posición de sus labios, sino que con el tiempo aprendí a hacerlo. Luego mi madre me acompañó a cada juego de fin de semana, cuando regresaba de la universidad. Allí, sobre el banco de primera, nos colábamos en la peña del CIMEX, saludábamos a Joan Carlos en primera y también a los rivales.

Allí conocí a Los Gurriel, y mami “luchó” pelotas firmadas por los equipos de Santiago de Cuba, Sancti Spíritus, Guantánamo, Camagüey y Las Tunas. Mami tiene carisma para lograr lo que se propone, no hay dudas.

La culpa de todo la tienen mis padres. Por darme el dinero para aquel pulóver y gorras de Las Tunas que todavía conservo, cuando era fácil conseguir una chamarra con el equipo de tu preferencia.

Si lo soltaba desde mi casa, aquel pulóver iba solo al estadio. Allí, con mi muela de estudiante de periodismo, conocí a Pedroso, Osmani Urrutia, Hermidelio y mi amigo Henry. Jamás los traicioné, ni cuando nos gritaban “Palestinos” en el Cándido González de Camagüey.

Éramos dos o tres muchachitas y como 20 varones. Éramos el apoyo de los Leñadores en aquella temporada cuando clasificaron a play off por primera vez. El equipo salía fuera del dogout de primera antes del juego y nos daban merienda. Agradecimiento por el apoyo, o tal vez nos vieron cara de hambre, jeje.

Más de una vez Los Leñadores me dieron dolores de cabeza. Más de una vez estuve al borde del infarto, y los odié y maldecí, como hace uno con la gente que quiere bien, cuando nos hacen mal. Y más de una vez recibí improperios, insultos y burlas porque nunca he escondido que soy tunera, 100% Leñadora.

Acaban de ganar la semifinal con Industriales y yo acabo de quedarme sin saldo en el teléfono. Al no estar en el estadio, con mi gente tenía que compartir la alegría. He maldecido, he dicho malas palabras, he aplaudido y gritado en mi casa. En mi barrio deben odiarme o admirarme. Lo que sí sé es que a esta altura, ya todos en Santa Clara saben de dónde soy. Poco importa, nunca lo he escondido. Soy tunera y leñadora. La culpa de todo la tienen mis padres

El Béisbol Cubano y cómo romper un cero-hit

Tomado del blog Universo Beisbol

Erlys Casanova lanzó tremendo partido. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Si lanzar un cero-hit-cero-carrera es totalmente difícil, romper uno en las postrimerías resulta ser algo que requiere sangre fría, enfoque, ética y un poco de suerte — igual que lanzarlo, si me preguntan. Por ello, lo que aconteció en el quinto juego de la semifinal entre Industriales y Las Tunas fue sin dudas puro drama que terminó diferente a como lo hubiesen puesto en un guion de Hollywood.

Durante ocho entradas, Erlys Casanova pareció en total control de la situación: retirando bateador tras bateador, con uno o dos momentos de susto, pero induciendo rolatas, como ha sido siempre su estilo, con algo de ayuda de su defensa. Paseó y superó en pitcheo por completo a su oponente Yariel Rodríguez, quien fue muy sólido hasta que dejó el partido con un corredor en base en el octavo inning, entonces un wild pitch de dos bases — ayudado por un lapso mental del receptor Yosvani Alarcón — y un error de Yunior Paumier abrieron el marcador 4–0.

Industriales anotó primero. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Entonces, llegó el noveno inning y el primer hombre era Paumier (quien anteriormente había logrado entrar en circulación por medio de un boleto). La multitud en el Estadio Latinoamericano estaba a la expectativa, esperando el doble-cero, incluso los que no apoyaban a Industriales. El refuerzo holguinero — irónicamente, tenía que ser un refuerzo del equipo cuyo estadio local nunca ha visto un partido de este tipo — conectó el primer lanzamiento hacia la banda opuesta y la bola cayó claramente en el lado bueno de la línea de cal, suficiente para un doble y el fin de la magia.

Apoyo hacia los azules. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

¿Cómo proceder entonces? Víctor Mesa, conocido por sus malabares y sus constantes cambios de lanzador, habría ido definitivamente al bullpen, pero decidió no hacerlo: esa parte de su staff de pitcheo había sido cualquier cosa menos confiable en los últimos partidos, y la ventaja de cuatro carreras podía desvanecerse en un abrir y cerrar de ojos. Por ello, en contra de sus propias estrategias y el buen juicio de cualquiera, dejó al abridor en el partido.

Alexei Ramírez filma a su amigo con un celular. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Casanova, bajo la orgullosa mirada de su padre Luis Giraldo Casanova, y su ex compañero de equipo y ligamayorista Alexei Ramírez desde las gradas, procedió a terminar el partido, no sin permitir otro doble y dos carreras antes de tener que conformarse con una victoria completa 4–2 luego de llevar el doble cero hasta el noveno inning.

Ahora, reflexionando sobre el momento, hay muchos factores aparte de la suerte que tienen que ver con el hecho de que no haya podido lograr la inmortalidad beisbolera al lanzar el primer juego sin hits ni carreras en la historia de la postemporada cubana. Piensen en ello: Alien Mora de Ciego de Ávila, Noelvis Entenza de Cinfuegos y Freddy Asiel Álvarez de Villa Clara son predecesores de los eventos que tuvieron lugar en el juego cinco. El caso más triste es el del avileño, quien se quedó a un strike del juego perfecto antes de que el guantanamero Leonelkis Escalante rompiera el hechizo al enviar una “sábana” a los jardines, sin dudas. Dejar sin hits a la oposición en un juego de postemporada es tan difícil, que incluso luego de más de un siglo de play off en las Ligas Mayores ha habido solamente dos juegos sin hits más allá de la temporada regular: el juego perfecto de Don Larsen en la Serie Mundial de 1956 ante los Dodgers y el cero-hit del recién fallecido Roy Halladay en la Serie Divisional de la Liga Nacional en 2010 sobre los Cincinnati Reds. Doc Halladay había lanzado un juego perfecto en la temporada regular, que tuvo la marca de varios juegos sin hits, y el “juego imperfecto” lanzado por Armando Galarraga.

El doble de Paumier también fue claro, y aunque merece crédito, debemos decir que la tensión del bateador es menor, a menos que sea una situación de dos outs en el noveno. El segunda base tenía poco que perder, pues todos sus compañeros habían sido humillados una y otra vez, y ser otro que se fuera sin hits en el partido no tiene ese impacto en la psiquis del jugador. Pero para el lanzador, cuando pasa el tiempo y camina el reloj, cada bateador se torna más difícil, y lanzarle mal a uno se convierte cada vez menos en una posibilidad. Ya sin juego perfecto, y con ventaja de cuatro faltando tres outs, tal vez NO abrir con strike habría sido una buena apuesta. Pero el orgullo de un lanzador que sabe que está a punto de lograr algo que nadie más ha hecho le impide deshacerse de un bateador de contacto cuya disciplina en el plato ya le había permitido ganarse un boleto.

Yunior Paumier se para en segunda luego de romper la magia con un doble. (Foto: Reynaldo Cruz/ UB)

Ese momento fue tal vez el mejor del juego. De la misma manera que los bateadores de Las Tunas se negaron a buscar el sencillo en toque de bola luego del quinto inning, incluso tratándose de un juego de postemporada, Casanova no iba a esconderse detrás de algunos envíos fuera de la zona de strike para evitar a un bateador que podía romperle el no-hit. En vez de ello, decidió lanzarle pese a saber que podía batear… y Paumier cumplió su parte, al conectar fuerte y lograr un doble cuya legitimidad nadie podía cuestionar, al estilo de Joe Mauer — alguien que ha roto más de un no-hit-no-run en las postrimerías del partido.

Podríamos preguntarnos… ¿cuál habría sido el caso si los Industriales de Víctor Mesa hubiesen sido los que estaban en el lado opuesto del cero-hit? ¿Habría VM32 permitido que sus bateadores siguieran haciendo swing fuerte?

Game Scores de Erlys Casanova:
Normal:
79
Si lo hubiesen sacado luego del hit y la Carrera no hubiese anotado: 86
Si lo hubiesen sacado luego del hit y la Carrera hubiese anotado: 82

Directores ¿Necesariamente tienen que haber sido atletas?

Tomado del Blog Martín Dihigo
Por el amigo de la peña:
Duniesk R.Vargas

La palabra Director está definida  en el diccionario manual de la lengua española como la persona que dirige y dirigir es la acción de enderezar, guiar en un rumbo, gobernar, encaminar, pero la acción de dirigir en materia de beisbol, está llena de otras aristas, que no son recogidas, ni tan siquiera, por esa prestigiosa fuente de consulta.

La palabra director adecuada al mundo del beisbol y en especial al de esta tierra linda en forma de caimán dormido, con su inseparable isla de la juventud, está llena de tantas cosas, de tantas vicisitudes, de tantas necesidades de perfeccionamiento y  aprendizaje, que un libro sería insuficiente, para hacerle honor a esa palabra.

Ser director de un equipo de beisbol, de cualquier categoría en la Cuba de hoy, es complicado; porque en primer lugar no está sujeto a un biotipo pre-establecido, no está sujeto a una regla fija e inamovible, por eso las tendencias que  habitan en las mentes de los encargados de definir a quien le toca dirigir y a quién no, determinado equipo, terminan desembocando muchas veces en un soberbio y trasnochado error, pueden existir aciertos,  pero son los menos, muchísimos menos….

En los últimos años la tendencia  o la ¨regla¨ (como la llamaron en una conversación personal que sostuvieron telefónicamente el amigo Daimir y el entrañable Sené)  ha sido la de poner a dirigir a peloteros que fueron estrellas en nuestro beisbol nacional, como una garantía de que su conocimiento acerca del juego diario y del beisbol en sí, les garantizaría un éxito rotundo como Mánager en nuestro beisbol, por el olfato y el instinto que tienen cuando de jugar beisbol  se refiere, lo que en teoría, aparentemente,  sería correcto, ya que parecería lo más idóneo, pero como toda imperfección, precisamente se quedaría en eso… en parecería…  por eso la vida es mucho más rica, abarcadora y terriblemente mucho más severa de lo que aparenta. Un atleta de una calidad innegable, con un rico caudal deportivo, con una historia envidiable en el mundo del deporte, no es siempre la mejor opción, por lo menos…  no…  mientras no esté preparado para asumir el reto.

 

Víctor Mesa, director de Industriales. ¿El más polémico de los directores cubanos en SN y equipos Cuba, que aun no gana una SN?

 

El arte de dirigir en el beisbol,  cuando lo comparamos con  desarrollar una gran carrera deportiva, con dar grandes batazos, con lanzar innumerables juegos con calidad, nos parecería a todos algo relativamente fácil, pues bien…  ¡CRASO ERROR! Es el que cometeríamos todos si pensáramos así…

Dirigir es mucho más difícil, requiere tiempo, determinación, paciencia, capacidad de prever  lo que va a acontecer, vista panorámica para que no se escapen los detalles, esos detalles que te indican fugazmente el estado físico o espiritual de un atleta y por tanto hacia donde hay que dirigir el trabajo, hacia donde hay que enfocar los esfuerzos, para garantizar un rendimiento pleno de este atleta, esa misma vista panorámica que le permitiría estar al tanto de las deficiencias del contrario para poder aprovecharlas, para poder explotarlas a favor del equipo que dirige. El director tiene que tener la capacidad de saber escuchar, para poder asimilar lo que no conoce, lo que no sabe, tiene que partir de ese principio, tiene que saberse  hasta la saciedad las características personales de cada uno de los atletas que dirige, para precisamente poder dirigirlos. Tiene que actualizarse constantemente para no depender solamente del instinto, para poder combinar ese mismo instinto con las cosas nuevas que aprenda, tiene que saber que puede cambiar, para conocer y poder tener el valor para convivir con lo que de inmediato no puede cambiar,  para valorar la mejor forma en que convive con ello, tiene que ser lo suficientemente sabio para poder identificar las diferencias entre cada una de esas realidades. Un Director de equipo tiene que constituirse en un elemento rector que debe velar por las potencialidades de los atletas, rodeándose de un grupo de trabajo que le permita revisar esa potencialidad, más la  que existe en todo el área que representa el equipo que va a dirigir, para poder darle seguimiento, para verificar su disciplina en el juego, conocer virtudes, defectos, necesidades, e incluso voy más, (aunque esto último a quién le corresponde es a las poderosas comisiones de beisbol de cada territorio y al personal que tienen o deben tener para esto),  ese mismo  equipo de trabajo debe disgregarse por todo el territorio, apreciando, escauteando, buscando talentos, que no se han acercado a las instituciones formales del sistema deportivo, del beisbol en sí, ese mismo equipo de trabajo debería ser motivado a moverse por las bases de los áreas deportivas, que nutren a los equipos rivales, para conocer desde la base,  las debilidades de los contrarios, tanto de los pitchers como de los bateadores, tanto de los mánager, como de los entrenadores.

 

Ariel Pestano director del sub-23 de Villa Clara y del equipo Cuba de la categoría ¿Estaba preparado ya para dirigir?

 

Un buen director de equipo no puede ser esquemático, no puede basar sus decisiones en la tozudez, tiene que ser dinámico, arriesgado pero cuerdo a la vez, no debe opacar a sus atletas, como tampoco debe dejarse opacar por ellos. Un director de equipo para ser efectivo tiene que irse de las fronteras que encierra esa palabra, tiene que llegar más lejos, tiene que convertirse en la familia más allegada de ese atleta, tiene que llegar a ser severo sin dejar de ser  comprensivo, tiene que llegar a ser comprensivo sin dejar de ser severo, que aunque parece lo mismo, realmente no lo es. Tiene que despojarse de los miedos que implican el no quererse buscarse problemas, tiene que asumir los obstáculos como lo que son, una oportunidad de superarse en el día a día. Tiene que ser capaz de incentivar la unión por encima de las individualidades, para que un equipo funcione precisamente como un equipo. Existen otras razones que harían interminable esta reseña, pero las que he mostrado hasta ahora, pudieran servir de base, para demostrar, que la tendencia actual de emplear a atletas de renombre para dirigir equipos provinciales y nacionales, solo por el hecho de su extraordinaria carrera deportiva, como método de aparente estímulo, pudiera estar cayendo en un error de conceptualización y esquematismo, que lejos de ayudar a nuestro beisbol, termina afectándolo estruendosamente…

 

Rey Vicente Anglada exdirector de Industriales ¿Sera la excepción de que se puede ser estrella como jugador y como director?

 

 

Tampoco es ir hacia la otra orilla, esa de no dejar que los atletas de renombre dirijan, no,  esa no es la solución y mucho menos la esencia…  La esencia del fenómeno está dada, en que tienen  que dirigir los que estén más capacitados, los que estén más preparados, los que demuestren más vocación e interés, sin que necesariamente tengan que haber sido atletas con una rica trayectoria deportiva.

 

 

Antonio Pacheco, exdirector de Santiago, desde su debut como manager llevo a Santiago al título ¿suerte o combinación de sus estrategias y los grandes jugadores bajo su mando?

 

Pedro Luis Lazo director de Pinar del Rio ¿Le habrá quedado grande la misión encomendada por las autoridades de la provincia para esta 57 SN?
A %d blogueros les gusta esto: