Category: Cultura

Luisa Pérez de Zambrana: un alma donde el sentimiento se hace poesía

Por Raiza Martín Lobo

Tomado del blog La Guantanamera

Poetisa cubana Luisa Pérez de Zambrana

Cuando hablamos de cultura y nos referimos a la de algún lugar específico, no podemos olvidar a quienes abrieron el camino para la misma, y mucho más aquellos  nombres van más allá de lo regional, para alcanzar renombre nacional e internacional.

Luisa Pérez y Montes de Oca, nació en la  finca Melgarejo cerca del poblado del Cobre, el 25 de agosto de 1835, sin embargo, por razones de la vida, la joven pasó a la historia con el apellido de su esposo. Luisa Pérez de Zambrana, que es su nombre, es una de las poetisas de las que se dice «nació con el don de la poesía» y es entre las mejores de Cuba e Hispanoamérica.

Era una hermosa joven, dulce, fina y distinguida,  de mirada  absorta y soñadora.  Era, al decir de José Martí, una pura criatura, a toda pena sensible y habituada a toda delicadeza y generosidad. De cabello  negro y ondulado en abiertas sienes, exhibía además,  unos ojos grandes portadores de una inagotable fuerza de pasión delicada y  ternura.

Así era esta santiaguera que, con solo  14 años, escribiría sus primeros versos donde se recrea el ambiente campestre donde vivió hasta la muerte de su padre.  Entonces se trasladó  hasta Santiago de Cuba, para darse a conocer  en 1852 entre los amantes de la Literatura de esa ciudad, que,  aunque no fueron definitivos, fortalecieron aún más su poesía.

Los círculos intelectuales de la época reconocieron la calidad de sus versos por la claridad del lenguaje. El Lirio, La Gota de Rocío, Noche de Luna, Al ponerse el sol, A Julia en la fuga del sinsonte o Una ofrenda a la virgen son algunos ejemplos de los cantares que hiciera a su tierra natal.

Luisa publicó un volumen de poemas que circuló entre los eruditos más famosos del país y fue leído por Ramón Zambrana ,  con quien posteriormente, contrae matrimonio.  Y es partir de este momento cuando su vida social e intelectual comienza a desarrollarse en la capital del país..

De hecho, los Periódicos La Habana, Cuba Poética, Álbum cubano de lo bueno y de lo bello, Cuba Literaria, Diario de la Marina…,  abrieron sus páginas para la publicación de su libro de poemas donde canta a su nueva vida. De ahí se derivan:  A mi esposo; Mi casita Blanca; Al campo; Canto a mi madre, y otros…

Dolor profundo cargó la poetisa en su pecho por las pérdidas de sus seres más queridos. A los ocho años de casada quedó viuda, luego vio morir a cada uno de sus hijos en plena juventud y a su hermana Lucía, también poeta y santiaguera, aciagos hechos que tuvo consecuencias en su estado de ánimo y en su obra, pues de  repente, esta romántica mujer se ve sola en el mundo.

Su obra ocupa un lugar importante en la literatura del siglo XX y se caracterizó por la sensibilidad, la  melancolía, la ternura, donde no escapan  las reflexiones religiosas y filosóficas sobre la muerte: estas dos últimas características expresadas en las elegíasLa vuelta al bosque en honor a su esposo y Dolor supremo y Martirio dedicada a sus hijos.

Más romántica que muchos de los que impusieron un sello al Movimiento literario en la poesía cubana de la época, solo se le compara con el poeta Juan Clemente Zenea. Y esto se debe a que siguió fiel a su estilo cuando el Modernismo traía sus cisnes y sus jardines cerrados.

Fue al decir de Enrique José Varona,  la más insigne elegíaca de nuestra lírica.  Por otra parte, José Martí al referirse a ella, señaló:  “Se hacen versos de la grandeza, pero solo del sentimiento se hace poesía“. Luisa Pérez de Zambrana  nunca aspiró a ser de los poetas sociales, por que sencillamente está entre las mejores de Cuba e Hispanoamérica.

La maestra Fátima y el teatro interminable

Tomado del blog Turquinauta

Sentada en el escenario, tan solo sentada, con su abanico ligeramente abierto, espantando el calor con displicencia Fátima de la Caridad Paterson Paterson se roba la atención del público. Todavía no ha dicho nada, solo el presentador dice las palabras de rigor y las decora con adjetivos excedidos que ella parece no compartir. Bajo las luces artificiales del escenario, esa mujer negra, de vestido blanco, apenas con una gota de cabello en la cabeza aun hermosa a pesar de los años y unos ojos vivaces, grandes, chispeantes se adueña de todo el aire que respiramos. Cuando termina el joven su prólogo, la Premio Nacional de Teatro 2017 sonríe tímida, como asombrada y entonces cuenta su vida. Si toda la atención era de ella antes de hablar, con sus palabras todos los corazones de los que la escuchan terminan acampando felices en su regazo.

Habla de su infancia y de su barrio, Los Hoyos, en Santiago de Cuba, habla y el orgullo por sus orígenes, por su infancia, por sus recuerdos pasean las imágenes de su tiempo por las paredes del escenario, como sombras de china, animadas, nítidas. Habla de sus orígenes en el teatro, de su escapada de la TV para anidar en las Tablas, lista con dulzura los nombres de sus amigos y sueña vívidamente sueña, todos nosotros con ella.

“Comencé trabajando en la Radio y la TV por un curso de formación de actores, Allí en el curso estuve durante 6 meses, luego pasé a la Televisión con diferentes profesores. He hecho toda mi vida profesional escribiendo y haciendo teatro”

Desde 1992 vive en Macubá, su grupo de teatro, digo vive porque ella lo dijo, “es mi vida”. Canta, baila, sabe música pero el Teatro, la enamoró para siempre y ella hace del arte escénico lo que hacen agua y sol de la semilla en suelo fértil.

“El teatro me ha dado la posibilidad de expresarme de manera mucho más completa, de hacer todo lo que he querido hacer, de cantar de bailar, es muy completo”

Pero más allá de las Tablas, del telón de fondo, de las patas que ocultan la tensión, más allá, la obra tiene algo que decir. Fátima busca y encuentra ese discurso, esa necesidad en la lucha por los derechos de las mujeres.

“Trabajo los temas femeninos porque ha sido los temas menos tratados en la dramaturgia nacional y en la internacional, El tema de la mujer es de los menos tocados en la dramaturgia contemporánea, la mujer ha sido invisible en el teatro y siento que cambiar las cosas en este asunto es una responsabilidad que tengo, que tenemos las mujeres dedicadas al teatro. En el teatro cubano hay una deuda con los temas femeninos y yo estoy tratando de poner mi granito de arena para cambiar eso. Siento que todo esfuerzo por visibilizar a la mujer no es ocioso y si muy necesario”.
“En Cuba, aun con los logras de la Revolución cubana, hay mucho que hacer en favor de la mujer y en el mundo mucho más. Hay zonas en el mundo donde la mujer es dependiente del hombre, donde es sojuzgada y no tiene los mismos derechos que el hombre. El teatro puede hacer mucho en favor de la mujer”.

Maestra le digo, porque el magisterio es su oficio, entre actores, en la dramaturgia, en la enseñanza del oficio increíble de la actuación. Cuba tiene una escuela de actuación propia.

“Cuba tiene muchos actores, las escuelas de actuación, de enseñanza artística de Cuba tienen un nivel alto, y pienso que todo es un problema de organizar y tomar conciencia de la responsabilidad de cada uno”.

Los profesionales se forman en las academias y ¿al público donde los formamos?

“La escuela, la familia y los instructores de arte quienes son encargados de sensibilizar al público, de enseñar a las personas a comprender, a amar las artes, para el teatro eso es esencial.”

Todas esas medallas, todas esas loas, tanta distinción para ella quien no se ha ido de Santiago, ni renunció a los Hoyos donde estaba la vieja casa de recibir a los amigos. Ella, la mujer que desde el escenario, solo con su voz y su vestido blanco, con sus ojos chispeantes y el abanico calmado a pesar del calor espantoso del Caribe. Fátima de la Caridad es:

“Me siento una hacedora de cultura con una responsabilidad social”.

Todo está dicho. Un beso para usted y el aplauso por su obra expuesta en un escenario de amor y ante un telón que nunca cae.

Bruno

tomado del Blog Segunda Cita
Tu existencia es la escuela dilatada
en la que rindo examen cada día.
Cada dolor –y más cada alegría–
es fracción de la deuda acumulada.
Bajo el filo exigente de esa espada
debo probar que mi cabeza es mía.
Los dioses y los hombres todavía
repiten que me fue facilitada.
Es doctrina ancestral, es mandamiento
de iglesias varias y de involuciones,
como letras de sangre sobre un muro:
naces y un ojo llena el firmamento;
piensas y saltan las inquisiciones;
ardes y eres hoguera del futuro

Arroz Frito Cubano

Tomado del Blog Sabor a la Vida

Un sabroso arroz para disfrutar en familia!! Espero les guste esta receta…Un sabroso arroz para disfrutar en familia!! Espero les guste esta receta…

Ingredientes

Arroz 3 tazasAgua 2 1/2 tazas

Aceite 3 cucharadas

Ajo (dientes) 3 u

Raíz de jengibre fresco o seco, rallado 1 cucharadita

Carne de puerco ahumado, jamón, jamonada, butifarra, mariscos, pescados, etc. 1 libra

Huevos cocinados en revoltillo o tortillas finitas 6 u

Salsa China 3 ó 4 cucharadas

Col cruda cortada en hebras finas o frijolitos chinos 2 tazas

Cebollinos bien picaditos 2 tazas

Preparación

Cocine el arroz de modo que resulte bien desgranado y déjelo enfriar bien; esto se puede hacer de un día para otro. Observe que el arroz se cocina sin sal ni grasa.Si va a usar mariscos, pescado o pollo, cocínelos primero y luego córtelos en tiras finas o pedacitos. Lo mismo debe hacer con la carne de puerco, jamón o jamonada, y con los huevos si usted los prepara en forma de tortillas. Lave y limpie bien los frijolitos y cebollinos. Si no tiene frijolitos, puede usar col cruda cortada en hebras y también otros vegetales como pimientos, pepinos, etc. y cortados en tiras.Caliente el aceite (para esta receta debe ser maíz, maní, girasol, soya, etc., pues no tiene sabor definido y no aceite de oliva, que por tener aroma y sabor característicos, cambia el sabor del arroz frito); sofría los dientes de ajos machacados y cuando se empiecen a ver dorados añada el arroz frío y comience a revolverlo hasta que usted observe que el arroz está caliente. Añádale poco a poco y mientras lo revuelve, todos los ingredientes más o menos en el mismo orden en que aparecen en la receta. Si es posible, la raíz de jengibre se debe rallar directamente sobre el arroz y siempre lo último que se añade son los cebollinos.Sírvalo caliente acompañado de salsa China adicional para que cada persona pueda añadirle más a su gusto.Ingredientes para 8 raciones.

Héroes en directo (+ Video)

por István Ojeda Bello
tomado del Blog: Cuba Izquierda
Estrechó mi mano con suavidad y en ese instante, de a lo sumo un par de segundos, no tuve tiempo de pensar en el valor de su gesto. Mirándolo en retrospectiva caí en cuenta que había tenido, quizás, mi primer y único contacto físico, directo, con la Generación del Centenario con quienes habían estado en la posta tres del Cuartel Moncada, en el desembarco del Granma, en la Sierra Maestra y hace 20 años en el retorno a Cuba de los restos del Che Guevara. No es para sentirse mejor que nadie pues se trató de algo casi formal y sin otra trascendencia como no sea la que uno le atribuye desde las lecturas, las historias, los testimonios.

Al cabo de unos años, no sabemos cuantos pero ocurrirá, no tendremos a todos esos héroes que literalmente hicieron la Revolución. ¿Cómo construimos en nuestras mentes la noción de ese heroísmo pretérito del cual no tenemos vivencia directa?

Hay quien añora haber vivido en los años 60 cuando estallaban por doquier las experiencias del cambio súbito, cuando, dicen, parecía inminente el mundo nuevo. Es una idea tentadora pero inútil porque excluye a los heroísmos posteriores y hasta los cotidianos de la contemporaneidad. Escojo entonces todos por igual. El del guerrillero que se fue a la montaña antes de ver su primera barba; el del muchacho que se jugó la vida en África y luego con el rostro atravesado por la edad enseña su diario; o el de quienes salen a trabajar en una fábrica, un hectárea de tierra, una escuela o un modestísimo puesto de refrescos y bocaditos.

El tiempo va en una sola dirección por eso desdeño la visión idílica de los heroísmos como también de Fidel, ahora que no lo tendremos ya más físicamente presente cada 13 de agosto. A él me niego a recordarlo con canciones lacrimógenas o de agradecimiento que inducen a una tristeza paralizante. Prefiero encontrarlo en el diálogo entre el impulso juvenil que quiere obtener todas las respuestas del veterano y escucha por respuesta la exhortación a continuar juntos el camino porque no hay saber terminado sino un inmenso campo de interrogantes…

(Buena Fe) Grande la tormenta, que no se anima a escampar.
En el suelo están los troncos más severos.
Anegada la sabana, se hizo río el manantial.
Tanta lluvia que ha borrado los senderos.

Viejo mapa que no nos dirá cómo llegar.
Adelante solo reina un gran fanguero.
Se adelanta un caminante y algunos salen detrás.
Tras los pasos del añoso del sombrero.

¿Acaso tú sabes la ruta?
¿Acaso ya pasaste antes?
¿Sabes de atajos y grutas?
Cuéntanos todo lo importante.
Cuéntanos todo lo importante.
Cuéntanos todo lo que sabes.
Cuéntanos todo lo que sabes.

(Silvio Rodríguez): Vengo de un tiempo de plagas y sequías.
Pero a sangre y sudor se hizo cosecha.
Más lo que se pudo que lo que se quería.
Y heme aquí, latiendo aún esta fecha. 

No me sé el camino, solo tiran de mí
los anhelos, de posibles maravillas.
Salgo a caminar pues no aprendí a dormir
mientras en el zurrón,
mientras en el zurrón,
mientras en el zurrón queden semillas.

Dime tú,
Cuéntame… Cuéntame…
Dime del sueño que acunas.
Con cuál fe llenarás tu templo
del dulzor que tendrán tus uvas.
Cuenta tú que tendrás más tiempo.
Cuéntame, que tienes más tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: